Mutriku, más cerca de Gipuzkoa gracias a la nueva carretera hacia Deba

En otoño de 2018 arrancará la obra que mejorará la carretera que une Deba con el municipio

GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

Los últimos kilómetros de la costa oeste de Gipuzkoa se van a poder transitar de manera más cómoda y segura a partir del invierno de 2019, y no solo en el interior de un vehículo, también a pie. Mutriku va a estar más cerca de Deba -y del conjunto del territorio- desde entonces, gracias a una carretera mejorada que va a ver ampliado el ancho de su calzada hasta los tres metros y que suavizará las curvas y los puntos más problemáticos del recorrido. Contará, además, con su paseo peatonal, como pide el paisaje de la zona.

En plenas fiestas de Mutriku, la Diputación hizo un regalo a los vecinos del municipio al dar a conocer los detalles del proyecto de mejora de la carretera por la que, sí o sí, deben pasar para conectarse con el resto de Gipuzkoa. Eso sí, se tendrán que conformar de momento con los fotomontajes. Las obras no arrancarán hasta otoño del año que viene debido a la larga tramitación que requieren al tratarse de una zona de costa.

La cifra

11
Millones se prevé que cueste la obra de mejora de la carretera Deba-Mutriku, cantidad inferior a las manejadas por los proyectos que planteaban una alternativa por Kalbario-Sasiola-Astigarribia.
11
Mejoras del proyecto
Curvas
Se suaviza la de Ipitxarri y se evitan las de la punta de Alkolea con un túnel de 80 metros.
Aparcamientos
Se habilitarán varios durante el recorrido, hasta generar unas 18 plazas.
Paseo
Transcurrirá en voladizo en los sitios donde no haya espacio en la explanación actual.

La diputada de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide, explicó ayer cómo se van a mejorar los giros más peligrosos. El primero partiendo desde Deba, el de la curva de Ipitxarri, será suavizado robando un trozo al monte de manera que se abre el ángulo de un giro hasta hoy muy cerrado. En la misma zona, se procederá a acometer acciones de sostenimiento del monte.

Más arriba, llegando ya a Mutriku, se encuentra el punto más conflictivo: el de la punta de Alkolea, con otra curva cerrada con carretera estrecha. Esta vez, la solución será cavar un túnel antes de que la carretera gire a la derecha hacia el mar y evitar así el sinuoso curveo. Tendrá una longitud de 80 metros, rectos todos ellos, de manera que a su salida se deja a la derecha el tramo de carretera que hoy se desvía hacia el mar en su trayecto hacia Mutriku.

Ésta será la actuación más delicada del proyecto, «complicada desde el punto de vista de la orografía de la zona pero muy beneficiosa sobre todo desde el punto de vista de la seguridad», apostilló la diputada foral. Será también uno de los trabajos que más eleve el presupuesto de un proyecto que, a falta de su proceso de licitación y adjudicación, se ha cuantificado en unos once millones de euros.

Además de suavizar la primera curva a izquierdas y evitar por completo el rodeo final a la derecha del camino más recto para acceder a Mutriku, el proyecto contempla sujetar el talud del monte que queda en medio de estos dos puntos y renovar su vegetación. La carretera que va subiendo hasta el último municipio de la costa guipuzcoana también quedará salpicada por pequeños aparcamientos que podrán dar cabida a unos dieciocho vehículos, una necesidad que se venía evidenciando con el auge de turistas por la zona.

Una de las actuaciones más atractivas para el ciudadano será la habilitación de un paseo peatonal que unirá la playa de Ondarbeltz de Deba con la entrada de Mutriku. Tendrá una anchura de dos metros y transcurrirá en voladizo en los sitios donde no haya espacio en la explanación actual. Similar al que une Zarautz y Getaria.

«Vamos a ganar espacio hacia la costa para construir un paseo peatonal que marcará un hito en la movilidad de esta zona. Además de la mejora en la conectividad y seguridad vial, queremos poner el acento en la calidad de vida de la ciudadanía. Con este nuevo paseo, los vecinos y vecinas de estas poblaciones podrán disfrutar de los paisajes de nuestra costa de una forma saludable», subrayó el diputado general, Markel Olano.

«Equilibrio territorial»

Su comparecencia en la presentación del proyecto denota el caracter prioritario que el Gobierno foral ha concedido a la mejora de esta carretera. Olano adelantó que esta obra centrará el esfuerzo inversor de la Diputación el año que viene junto con la actuación en la Ronda Sur de Irun, y lo argumentó desde la perspectiva del «equilibrio territorial». Destacó que «la reforma del trazado permitirá mejorar de forma sustancial el acceso de los y las mutrikuarras tanto a la rotonda de Gipuzkoa como al Hospital de Mendaro», haciendo alusión a la red de alta capacidad del territorio y al centro sanitario de referencia de la comarca. Confesó que «ahora mismo, desde el punto de vista de las infraestructuras viarias, Mutriku no está debidamente conectada con el resto del territorio y Gipuzkoa tenía una deuda con este municipio».

Queda saldada. O eso fue al menos lo que transmitió su alcalde, Joxe Ángel Lizardi, «contento por que se cumple aquello que hemos pedido durante tantos años. Se cumple una ilusión para Mutriku, que psicológicamente se sentía lejos de Gipuzkoa. La obra nos va a dar un valor añadido como municipio. Ahora, con el proyecto redactado, los vecinos se lo van a creer por fin».

No será todo bonito. Oiarbide se refirió a las afecciones para el tráfico. Durante los 14 meses que duren los trabajos, se regulará el tráfico mediante el paso alternativo, pero durante un intervalo de unos cinco meses la carretera estará completamente cerrada y se tendrá que utilizar la alternativa de Kalbariogaina.

Más

Fotos

Vídeos