Una mujer que guardaba las llaves de su vecina le roba joyas valoradas en 9.000 euros

La Audiencia de Donostia y un juzgado de la capital condenan a la autora a 9 meses, y le aplican la atenuante por ludopatía y la agravante por abuso de confianza

J. PEÑALBA SAN SEBASTIÁN.

Tenía plena confianza en ella. Tanta que incluso le había dejado la llave de su casa para que pudiera acceder a ella cuando fuera necesario. Pero como dice el refrán: 'Donde hay confianza...' La Audiencia de Gipuzkoa ha confirmado la condena de nueve meses de prisión impuesta por un juzgado de lo penal donostiarra a una mujer que sustrajo las joyas de una vecina que le había facilitado una copia de la llave. El valor de la piezas ascendía a nueve mil euros. A la acusada le ha sido aplicada la agravante de abuso de confianza y la atenuante de alteración mental derivada de la adicción que tenía al juego.

La acusada residía en el mismo edificio que la víctima, en la capital guipuzcoana. Una lo hacía en la segunda planta y la otra, en la tercera. La resolución dictada en primera instancia por la titular del Juzgado de lo Penal número 5 de Donostia, señala que como consecuencia de la relación de amistad existente entre ambas mujeres, la acusada disponía de una copia de las llaves de la vivienda por si en alguna ocasión era necesario acceder a ella en su ausencia.

De esta forma, en fechas que no se han podido determinar pero que en todo caso son posteriores al junio de 2012, la acusada accedió a la casa de su vecina de donde sustrajo diversas joyas. Según la sentencia, la mujer se apropió, entre otros efectos, de un reloj, brillantes, pulseras elaboradas con preciados metales así como de varios anillos, uno de los cuales tenía circonitas y piedra azul.

La resolución judicial precisa que, salvo este último anillo que se desconoce si fue o no vendido, la acusada llevó los restantes efectos a establecimientos de compra de oro, plata y alhajas, donde le abonaron diferentes sumas. De las distintas transacciones realizadas, la mujer percibió 6.665 euros.

La acusada alegó durante el juicio que la totalidad de la joyas vendidas, al margen de dos que tenían inscritas iniciales que identificaban a los hijos de la titular, eran de su «exclusiva propiedad» y que, por lo tanto, no las cogió del domicilio de su vecina. No obstante y aun cuando un perito fue incapaz de asegurar que las piezas sustraídas fueran las mismas que la acusada decía que eran suyas, la magistrada se pronuncia en favor de las tesis de las acusaciones tanto fiscal como particular. Y lo hace en base al contenido de diferentes declaraciones, entre ellas las de dos agentes de la Ertzaintza que, según dijeron, la denunciante y su hija reconocieron de pleno las joyas y otorgaron total credibilidad a las manifestaciones. La magistrada, además, destaca que aun cuando a la víctima del robo se le expusieron otras joyas, no las reconoció como suyas, «lo cual pudiera servir para dar una pista sobre la existencia de un ánimo de perjuicio y, por lo tanto de incredibilidad».

«Prueba plena»

Estas consideraciones, junto a otras recogidas en la sentencia, llevan a la juez a manifestar que existe «prueba plena» de la comisión de los hechos que son descritos por las acusaciones.

En el caso concurre la atenuante de «anomalía o alteración mental». Un estudio forense permite concluir que la acusada presentaba un trastorno de «control de impulsos en el área del juego, ludopatía», lo que repercutía en su vida personal y social. Esta circunstancia lleva a la juez a considerar que las facultades de la acusada estaban limitadas.

El juzgado aprecia, además, una segunda circunstancia, esta vez agravante, ya que considera que abusó de la confianza que su vecina había depositado en ella. Por ello, le impone una pena de nueve meses de prisión y la obligación de devolver 9.225 euros correspondientes al valor de la joyas. El fallo que ha sido ratificado íntegramente por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. El tribunal asegura también que los hechos denunciados «han quedado acreditados» dada la «prueba de cargo existente en contra de la acusada».

Fotos

Vídeos