Una mujer francesa de 64 años, primera ahogada este verano en las playas de Gipuzkoa

El cadáver de la bañista, junto a dos policías y el marido de la victima, de espaldas. / ANTXON ETXEBERRIA
El cadáver de la bañista, junto a dos policías y el marido de la victima, de espaldas. / ANTXON ETXEBERRIA

La víctima fue rescatada por dos surfistas en Zarautz que hallaron su cuerpo flotando en una zona de bandera amarilla

J. PEÑALBA/A. ETXEBERRIA SAN SEBASTIÁN.

La temporada de playas no ha podido tener peor final. Una mujer falleció ayer ahogada en aguas de Zarautz en la que, probablemente, fue la última jornada de sol y temperaturas agradables de este periodo estival. A partir de hoy, el tiempo cambia: llegan lluvias y se desploman los termómetros, de forma que muchos arenales echan la persiana. Su muerte es la primera que registra este año en verano en las playas guipuzcoanas.

La víctima, de 64 años y que pasaba unos días en Hendaia, desde donde se había trasladado a Zarautz, fue hallada sobre las dos y media de la tarde, en estado de inconsciencia, flotando a la altura de la zona de Muskaria. El cuerpo fue descubierto por dos surfistas que lo trasladaron hasta la orilla. Ya sobre la arena, los socorristas de la Cruz Roja practicaron las maniobras de reaninación cardiopulmonar oportunas en estos casos. A su vez, informaron de la situación al Centro de Coordinación de Emergencias-112, cuyos operadores desplazaron al lugar dos ambulancias, una ellas medicalizada.

Testigos de los hechos indicaron que las labores de resucitación del personal sanitario se prolongaron por espacio de casi tres cuartos de hora. Sin embargo, el esfuerzo realizado no dio el resultado deseado y la víctima falleció en el lugar del suceso.

El cadáver quedó cubierto con una sábana hasta la llegada de un médico forense que, tras efectuar un primer reconocimiento dio las instrucciones para que fuese trasladado al Instituto de Medicinal Legal de Donostia, donde hoy por la mañana se le practicará la autopsia. La necropsia permitirá determinar con absoluta certeza la causa del muerte y también establecer si la víctima pudo sufrir alguna indisposición previa mientras se bañaba.

En el momento del suceso el marido de la fallecida se encontraba de paseo por el malecón

Los mismos testigos indicaron que los surfistas hallaron el cuerpo en un espacio de bandera amarilla, si bien se desconoce en qué zona se introdujo la mujer al agua. En el momento de los hechos, la playa zarauztarra tenía áreas acotadas con banderas rojas y amarillas, debido al oleaje existente. «Había corriente en algunas zonas y es muy posible que esta persona se haya visto arrastrada por una de ellas», indicó otro bañista a este periódico.

El marido, testigo

Según las primeras investigaciones, la mujer fallecida se había desplazado a Zarautz acompañado por su esposo que, al parecer, optó por dar un paseo por el malecón mientras ella se daba el chapuzón. Si embargo, tras el rescate del cuerpo, el esposo, visiblemente afectado por la situación, se aproximó hasta el punto en el que el personal sanitario trataba de reanimar a su mujer. La desolación se adueño de él al comprobar que nada se podía hacer.

Agentes de la Ertzaintza y la Policía Local de Zarautz se desplazaron a la playa y permanecieron junto al marido hasta que se procedió a la retirada del cuerpo.

El fallecimiento de esta mujer de nacionalidad francesa se produce tres días antes de la finalización de la temporada de playas en Zarautz. El domingo será el último día en el que este arenal mantenga desplegado al personal de salvamento, de ahí que la muerte de la bañista causase también consternación entre los socorristas.

Zarautz, que cuenta con una de las playas más peligrosas para los bañistas, llevaba ya varios años sin registrar víctimas por ahogamiento dentro de la temporada veraniega. No obstante, sus aguas han sido escenario de diferentes episodios graves como el acontecido el 6 de octubre de 2014, cuando dos hermanos de Pamplona, de 44 y 46 años, Andrés y Javier Guibert Valencia, encontraron la muerte mientras surfeaban entre las grandes olas que rompían en la playa. Uno de ellos había perdido la sujeción que le ataba a la tabla sobre la que navegaba y el otro acudió a su rescate, pero los embates del mar pudieron con ellos.

La muerte ayer de la ciudadana francesa es la primera que se produce este año. En 2016, hasta estas mismas fechas se habían contabilizado cuatro. En el País Vasco, en los últimos siete meses y medio se han ahogado seis personas -un 1,8% más que en 2016-, todas en playas vizcaínas.

Hasta mediados del mes pasado, en todo el Estado habían fallecido por este motivo 339 personas, lo que supone un 14,53% más que en el mismo periodo del año pasado -con 43 óbitos menos- y un 40,08% más que en 2015, cuando se registraron 242 muertes.

Fotos

Vídeos