La muerte de un vecino de Zumaia eleva ya a 14 las víctimas en carretera este año

Un agente de la Ertzaintza toma medidas para confeccionar el atestado, ante el cadáver de la víctima, cubierto por una sábana. / PEÑALBA

El suceso ocurrió en la curva de Iraeta, tras colisionar el turismo del fallecido contra un todoterreno, cuyo conductor resultó grave

JAVIER PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

Las carreteras de Gipuzkoa se cobraron ayer una nueva vida. Un hombre de 70 años, vecino de Zumaia, murió como consecuencia de las graves lesiones que sufrió tras colisionar el automóvil que conducía contra un todoterreno en Zestoa. Su muerte hace que se eleven a catorce las personas fallecidas en lo que va de año en siniestros ocurridos en la red viaria del territorio.

En los prolegómenos del inicio de las vacaciones estivales y el arranque de las operaciones salida, con campañas de concienciación dirigidas a frenar la sangría de víctimas de las carreteras, Gipuzkoa contabilizó ayer un nuevo fallecimiento.

El siniestro, según fuentes del departamento de Seguridad, tuvo lugar a las tres y cuarto de la tarde, en una curva a la derecha en bajada existente a la altura del barrio de Iraeta, una vez dejado atrás la desviación a Ibañarrieta.

La víctima mortal tenía 70 años y el herido de gravedad es un vecino de Zestoa, de 53

El mes de febrero es hasta el momento el más trágico, con cinco personas fallecidas

En circunstancias que la Unidad de Tráfico de la Ertzainza investiga, un Citroën Xsara, con placas de matrícula de San Sebastián que circulaba en sentido Azpeitia, colisionó frontalmente contra un todeterreno Toyota Land Cruiser que transitaba por el carril opuesto.

A consecuencia del impacto, el conductor del turismo, de 70 años, con domicilio en Zumaia, sufrió lesiones de extrema gravedad. Al lugar acudieron varias unidades asistenciales que prestaron a la víctima las primeras atenciones médicas. Sin embargo, pese a los esfuerzos de reanimación al que fue sometido, el conductor no pudo recuperar el pulso y falleció en el mismo lugar del suceso.

Su cuerpo quedó cubierto por una sábana hasta la llegada del furgón fúnebre que trasladó el cuerpo al Instituto de Medicina Legal de Donostia, donde hoy por la mañana le será practicada la autopsia.

Por su parte, el conductor del todoterreno, de 53 años, vecino de Zestoa, sufrió heridas de carácter grave y fue evacuado en una ambulancia al Hospital Donostia. Fuentes consultadas indicaron que, entre otras lesiones, tenía una pierna fracturada.

Tras el impacto, el Citroën Xara quedó cruzado en el carril de adelantamiento de subida existente en dicho tramo, mientras que el Land Cruiser quedó con las dos ruedas del lado derecho subidas sobre la valla metálica que delimita la carretera.

Nada más producirse este accidente y hasta el término de las labores de retirada de los vehículos por varias grúas, la carretera quedó totalmente cortada. Agentes de la Guardia Municipal de Zestoa y de la Ertzaintza desviaron el tráfico por el alto de Meaga, situado en la GI-2633 y por la N-634 a la altura de Zestoa. Debido al siniestro, en la zona se produjeron algunas retenciones que fueron de escasa consideración.

La Ertzaintza ha iniciado las primeras diligencias para la elaboración del correspondiente atestado, con el objetivo de esclarecer las causas que originaron el suceso.

Con el fallecimiento del vecino de Zumaia son ya catorce las personas que han perdido la vida en las carreteras en lo que va de 2017. El comienzo del año fue uno de los peores que se recuerdan. Entre enero y febrero, hubo seis víctimas en Gipuzkoa y ocho en Euskadi. El primer mes se contabilizó un siniestro mortal. Sucedió el día 10. Un vecino de Soraluze de 80 años perdió la vida en una colisión ocurrida en Elgoibar.

Febrero fue mucho más trágico. El siniestro más grave tuvo lugar el día 11, en la AP-8, a la altura de Usurbil, donde un vehículo ocupado por seis jóvenes que regresaban a Bilbao tras pasar una noche de fiesta en Donostia accedieron a la autopista en sentido contrario y tras recorrer varios kilómetros colisionaron contra una ambulancia. En el suceso murieron un marroquí de 23 años y una joven brasileña.

Junto a estas muertes hay que añadir los fallecimientos de un vecino de Azkoitia, de 58 años, el 13 de febrero en la AP-8, en Itziar, cuando señalizaba una avería de su coche, así como la de un motorista de León de 38 años, que murió el día 16. También en febrero murió un transportistas donostiarra cuyo camión volcó en Ikaztegieta.

En marzo murieron cuatro personas, tres en un siniestro en Azkarate, y otra en la carretera del golf de Hondarribia.

El mes de abril registró otros dos fallecimientos, uno en Deba, donde una mujer de 43 años perdió la vida el día 20, después de que el vehículo en el que viajaba de copiloto se estrellase contra un edificio en el casco urbano. Un día más tarde, un motorista murió en una pista en Anoeta. En mayo falleció el conductor de otra moto en la carretera N-634 en Mendaro.

Más

Fotos

Vídeos