Muere en Donostia mientras era reducido por agentes de la Ertzaintza

Una persona permanece en los soportales del número 16 de la calle Bertsolari Txirrita, donde tuvieron lugar los hechos./ARIZMENDI
Una persona permanece en los soportales del número 16 de la calle Bertsolari Txirrita, donde tuvieron lugar los hechos. / ARIZMENDI

La autopsia desvela que el fallecido no presentaba golpes ni traumatismos que justifiquen la muerte del varón, de 39 años

J. PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

Un varón de 39 años y nacionalidad marroquí perdió ayer la vida en una vivienda de San Sebastián cuando era reducido por varios agentes de la Ertzaintza, cuya presencia había sido requerida como consecuencia de un episodio violento que el propio fallecido había protagonizado poco antes con dos mujeres que residían en el mismo inmueble. En el momento en el que los policías trataron de contenerle, el hombre perdió la consciencia y entró en parada cardiorrespiratoria. Las maniobras de reanimación a las que fue sometido no fructificaron y la víctima falleció. La autopsia desveló que la víctima no presentaba golpes ni tampoco traumatismos que justificasen el fallecimiento.

Los hechos, según fuentes del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco, tuvieron lugar en torno a la una menos diez de la madrugada. Una mujer estableció contacto telefónico con el Centro de Coordinación de Emergencias para informar de que había un varón en su domicilio que se estaba comportando de forma «muy violenta». Detalló que dicha persona le dirigió diversas amenazas, no solo a ella sino también a otra mujer que se hallaba en el piso.

La cifra

6 agentes
de la Ertzaintza que intervinieron en los hechos ocurridos en el barrio donostiarra de Larratxo tuvieron que recibir asistencia sanitaria por las lesiones sufridas como consecuencia de las patadas y golpes que recibieron al tratar de reducir a la persona, que se mostraba muy agresiva.

La comunicante indicó que el autor del altercado era una persona a la que había alquilado una habitación de su casa a petición de un conocido suyo. Desveló asimismo que, al parecer, en los momentos previos a lo acontecido había comenzado a consumir varios tipos de droga dentro del inmueble y que transcurrido un tiempo desde la ingesta empezó a mostrarse «muy agresivo» con las dos mujeres.

Tras el aviso, agentes de la Ertzaintza se desplazaron al domicilio, situado en el número 16 de calle Bertsolari Txirrita, en el barrio de Larratxo. Al llegar, los policías hallaron en el piso al varón, las dos mujeres y a un segundo hombre, hermano del primero.

«Muy agresivo»

La persona que posteriormente falleció, según las fuentes citadas, se mostró «muy agresivo», y se enfrentó a los ertzainas, a uno de los cuales llegó a agredir. Dada la situación, los policías intentaron reducirle, pero el agresor respondió con golpes y patadas. En un momento dado, mientras intentaban frenar las acometidas del hombre, los policías observaron que el agresor había perdido la consciencia e intentaron reanimarle. Mientras unos le practicaban un masaje cardiopulmonar, otro policía solicitó la presencia de una ambulancia medicalizada. Los sanitarios desplazados al lugar retomaron las maniobras de resucitación, aunque los intentos fueron infructuosos.

Los agentes fueron requeridos ante un episodio agresivo por parte de la víctima

Una vez se certificó la defunción y se informo de lo sucedido a la autoridad judicial, se procedió al levantamiento del cadáver y a su traslado al Servicio de Patología Forense, donde se practicó la autopsia. Fuentes del Instituto de Medicina Legal de la capital guipuzcoana confirmaron a este periódico que el varón fallecido no presentaba ningún golpe ni traumatismo que justificara la muerte. Por lo tanto, señalaron que es necesario aguardar a que se conozcan los resultados de otra prueba complementaria y estudios forenses para determinar la causa final del óbito. En este sentido, según otras fuentes consultadas, la muerte pudo tener su origen en el consumo abusivo de sustancias estupefacientes o en la ingesta de algún producto similar con una composición tóxica. No obstante, todas estas circunstancias solo se conocerán en cuanto finalice el trabajo de investigación de los médicos forenses.

Seguridad del Gobierno Vasco indicó que seis de los agentes que intervinieron en los hechos tuvieron que recibir asistencia sanitaria por las lesiones sufridas durante el desarrollo del altercado. Igualmente, precisaron que la Ertzaintza había incoado el correspondiente atestado para trasladar los hechos a la autoridad judicial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos