«Ahora moverme entre Irun y Gros me lleva dos horas al día»

A. C. SAN SEBASTIÁN.

Las obras iniciadas el pasado año en el tramo Astigarraga-Irun para adaptar el ancho de vía y colocar un tercer carril, o hilo, que permita a los trenes de ancho UIC (el de la alta velocidad), circular desde San Sebastián a la frontera de Hendaia han provocado un importante trastorno a los usuarios que a diario cogen dos o hasta cuatro trenes para desplazarse entre las localidades que jalonan la línea. Marisa es una de esas usuarias que esperaba «ilusionada» que a partir de septiembre las obras en el túnel de Gaintzurizketa terminaran y que se acabara el trasiego de transbordos entre trenes y autobuses que ahora tiene que hacer a diario para moverse entre el barrio Ventas de Irun, y Gros, donde trabaja. «Me come casi dos horas al día», se queja.

Marisa, que trabaja para FCC en un colegio donostiarra, se queja de la supresión de frecuencias, de los «continuos» ajustes de horario que Renfe hace en sus cercanías y del trastorno que a ella «y a muchos otros usuarios nos supondría que las obras se alargaran» aún más. «A mí me suprimieron los dos trenes que me venían bien para ir y volver de trabajar, y ahora cuando salgo, si pierdo el de las 21.45 horas directo, el siguiente ya hace transbordo a Euskotren en Pasaia y tardo el doble», denuncia.

Esta usuaria constata que desde hace unos días ya no se ve actividad en el túnel -donde se trabajaba 24 horas en cinco turnos- pese a que queda algún vigilante y algún foco en el lugar donde se ha quedado parada la tuneladora. Adif tenía previsto terminar en torno a julio los trabajos en el túnel de Gaintxurizketa y recuperar para final de año la doble vía que provoca estos trastornos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos