Las momificaciones se producen en ambientes secos

«La momificación es básicamente un proceso de desecación rápido del cuerpo. Pierde agua y al hacerlo no hay putrefacción porque las bacterias no pueden desarrollarse. Así, el cuerpo se reduce, pero mantiene la integridad. Este tipo de situaciones normalmente se dan en condiciones de calor seco», explica el forense Luis Miguel Querejeta, jefe del Servicio de Patología del Instituto de Medicina Legal de Donostia. El médico señala que en algunos domicilios y locales se dan las condiciones para que este fenómeno se produzca. «Si la habitación está cerrada, si hay calefacción central o alguna otra fuente de calor se pueden dar momificaciones de partes distales, de la cara...», afirma

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos