Gipuzkoa aumenta en 100 millones su gasto social en la última década, con un crecimiento del 36%

El proyecto presupuestario ha sido entregado a la presidenta de las Juntas, Eider Mendoza, por parte del propio diputado general y el diputado de Hacienda y Finanzas, Jabier Larrañaga /Sara Santos
El proyecto presupuestario ha sido entregado a la presidenta de las Juntas, Eider Mendoza, por parte del propio diputado general y el diputado de Hacienda y Finanzas, Jabier Larrañaga / Sara Santos

El proyecto de Presupuesto foral de 2018 asciende a 857 millones, 18 más que en 2017, y crece por tercer año

GAIZKA LASA

Como toda familia, la que forman los contribuyentes de Gipuzkoa ha hecho su previsión de cuánto dinero tiene y cuánto va a poder gastar. Al hacerlo, de manera automática, el primer cálculo ha consistido -como en toda familia- en detallar cuánto va a poder destinar a su mayor y más apremiante necesidad. La hipoteca o la universidad de los hijos de cualquier hogar es, en el caso de la Diputación de Gipuzkoa, la política social: el conjunto de servicios que debe atender la demanda de una sociedad en proceso de envejecimiento en la que las cifras de dependencia no dejan de crecer. Pues bien, esa primera y urgente cuenta que ha realizado la institución foral para el ejercicio del año que viene concluye que el territorio podrá gastar 376.924.740 euros en este frente, 13 millones más que la cifra que el año pasado marcó un récord histórico.

Dejando a un lado la incontestable lógica de que cuanto más se tiene más se puede gastar -la dotación ha sido más importante cuanto mayores han sido los ingresos-, la serie histórica del presupuesto foral para Política Social refleja lo que se ha encarecido en Gipuzkoa mantener los niveles de bienestar de aquellos colectivos con más necesidades.

En una década, el dinero destinado a este apartado ha aumentado en 100 millones de euros. La redonda cifra impone, pero lo que evidencia una mayor necesidad del gasto social es el porcentaje de este capítulo respecto a la cifra global sumando todos los departamentos. En el proyecto de Presupuesto foral para 2008 trazado por aquel primer Gobierno de Markel Olano, la Política Social acaparaba 276,6 millones de euros, pero suponía poco más del 35% del total de la previsión de gasto.

Este martes, el mismo diputado general ha reiterado una idea fuerza de su segunda legislatura al frente del Gobierno foral. «Queremos situar Gipuzkoa entre los territorios europeos con menor desigualdad y, para ello, es fundamental seguir invirtiendo en nuestro sistema de protección social». Y eso supone gastarse casi la mitad del total de lo disponible en servicios sociales: el 47,48%.

El porcentaje ha vuelto a ser este martes objeto de reproches políticos. Mientras que el diputado general ha destacado que es el mayor de la historia de la Diputación, EH Bildu le ha recordado que durante los ejercicios de 2013, 2014 y 2015, bajo su mandato, fue superior al 48%. En cualquier caso, la Diputación pedirá a cada guipuzcoano 525 euros para garantizar los servicios sociales, un 3,66% más que el año pasado.

Más información

El crecimiento en el apartado social ha sido posible gracias a un proyecto de Presupuesto expansivo que mejora sus números por tercer ejercicio consecutivo, lo que evidencia, ha señalado Olano, «el fortalecimiento de la economía», que permite mayores niveles de recaudación. En este sentido, la Diputación ha reeditado con estas Cuentas su compromiso con la promoción económica, a la que volverá a destinar otros 50 millones de euros en 2018, igual que lo hiciera en 2016 y 2017. En eso, y en la lucha contra el fraude fiscal -que ve aumentada la partida en dos millones de euros- la institución foral no ha hecho sino reforzar su línea de actuación.

Las claves

Evolución
Es el tercer ejercicio consecutivo en el que el Presupuesto foral crece; un 2,2% este año
Política social
La Diputación destinará a gasto social lo equivalente a 525 euros por habitante
Promoción económica
Tal y como ocurriera en 2016 y 2017, se destinarán 50 millones de euros al impulso económico
Etorkizuna Eraikiz
Los ejes de la nueva agenda política del futuro acaparan por primera vez 10 millones
Tramitación
El debate y votación de la norma foral tendrá lugar en el Pleno del día 22 de diciembre

Pero si por algo ha querido el Gobierno foral distinguir el proyecto de Presupuesto presentado este martes es por su orientación hacia el objetivo de «empezar a construir la Gipuzkoa del futuro». Olano ha explicado que «los asuntos de esta legislatura están bien encaminados y con el Presupuesto de 2018 queremos dar soporte a los principales proyectos recogidos en Etorkizuna Eraikiz», herramienta con la que el Ejecutivo ha querido impulsar una nueva agenda política en el territorio con iniciativas como la de desarrollar un centro de ciberseguridad industrial o un centro avanzado y de referencia en el ámbito de la atención al envejecimiento en Pasaia. El apartado habilitado para enfocar los ejes del futuro se llevará 10,4 millones de euros.

Críticas de Bildu y Podemos

El proyecto presupuestario ha sido entregado este martes a la presidenta de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Eider Mendoza, por parte del propio diputado general y el diputado de Hacienda y Finanzas, Jabier Larrañaga, tras su aprobación en el Consejo de Gobierno. La votación de la Norma Foral -con la aprobación garantizada por la mayoría absoluta de PNV y PSE- tendrá lugar en el Pleno del 22 de diciembre. Hasta entonces, las demás formaciones tratarán de pulir las Cuentas a través de sus enmiendas. Este martes mismo, EH Bildu y Podemos han manifestado sus discrepancias con el proyecto conocido.

Desde la coalición soberanista, su portavoz Xabier Olano ha centrado su mensaje en que «Gipuzkoa tendrá que entregar el próximo año 104 millones de euros más al Estado en concepto de Cupo». Ha considerado «desproporcionado» que de los 4.868 millones que recaudará la Hacienda foral, 351 pasen a manos del Gobierno español, lo que supone un 42,2% más que el año pasado, aportación que vinculó al acuerdo sobre el Cupo alcanzado por PNV y PP. Olano también ha censurado que «se intensifica la carga fiscal sobre las personas trabajadoras, mientras se reduce la aportación de los más ricos», lo que ha acompañado con el dato de que el Impuesto sobre la Renta y el IVA aportan un 36% y un 41% de los ingresos, respectivamente, mientras que el de Sociedades supone un 6,24% y el de las Grandes Fortunas, un 1,48%.

Hilando con esta crítica, Podemos ha apuntado a «la necesidad de acometer una reforma fiscal en profundidad» y ha señalado que «la realidad es que el presupuesto actual de Políticas Sociales sigue siendo insuficiente, lo que obliga a incrementar los ingresos vía impuestos para poder atender a todas las necesidades del territorio».

Por otros derroteros van los recelos del PP. Su portavoz en las Juntas Generales, Juan Carlos Cano, ya ha advertido de que mirará «con lupa» el proyecto de presupuestos para comprobar si está «contaminado por la situación de Cataluña» y ha añadido este martes de que votará en contra si es así.

Presupuestos Diputación de Gipuzkoa 2018

Fotos

Vídeos