1,2 millones para la rehabilitación preventiva de estructuras

G. L. SAN SEBASTIÁN.

El departamento foral de Infraestructuras Viarias quiere aplicar un control sistemático sobre esos mismos puentes que con tanto mimo ha vigilado mientras pasaban los megatrucks de los últimos meses. Por eso ha sacado a licitación un contrato de rehabilitación preventiva de estructuras, dotado con un presupuesto de 1,2 millones de euros para dos años, prorrogables a otros dos.

Durante los dos próximos años, técnicos realizarán inspecciones en los más de mil puentes de la red viaria del territorio y la empresa adjudicataria realizará reparaciones de manera sistemática sin la necesidad de realizar un proyecto concreto ante un determinado desperfecto, con la consiguiente agilidad administrativa. Desde la dirección de Carreteras se señala que «de esta manera no se actúa a base de encargos y no se espera hasta que se detecte un daño en una estructura, sino que ya existe una programación de trabajos».

El objetivo no es otro que el de evitar o retrasar la aparición de problemas que tendrían una resolución más complicada y una cuantía económica muy superior. La diputada foral de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide, ya avanzó tras el primer consejo de gobierno de noviembre que «la inversión en mantenimiento, por la que estamos apostando en nuestro departamento, supone un ahorro de recursos al evitar la progresión de los deterioros».

Este contrato se incluye dentro del programa de la Diputación titulado 'Inversiones Urgentes, Prevención y Reparación', al que el Presupuesto foral para 2018 destina 15,2 millones de euros, casi un millón más que el año pasado. Dentro del mismo bloque se incluyen 7 millones a la rehabilitación sistemática de firmes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos