El método de la pestaña sirvió para robar en 52 casas de Zumaia y Zarautz

Su objetivo era encontrar dinero en efectivo y oro, no artículos electrónicos que podrían ser más difíciles de transportar, para poder pasar desapercibidos

Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZ

Este año ha sido especialmente alarmante el número de robos de viviendas registrados en diferentes localidades de Gipuzkoa, afectando especialmente a Irun, Hondarribia, Zarautz y Zumaia. Ya en los meses de marzo y abril se empezó a denunciar una ‘ola’ de robos en ambos municipios de Urola-Kosta.

Los ladrones utilizaban el sistema de la pestaña para poder detectar viviendas vacías, y después accedían con alguna llave maestra. Su objetivo era encontrar dinero en efectivo y oro, no artículos electrónicos que podrían ser más difíciles de transportar, para poder pasar desapercibidos.

Tras meses de investigación y numerosas denuncias, el pasado mes de julio la Ertzaintza logró desarticular la banda que perpetró 52 robos en Zumaia y Zarautz entre los meses de febrero y abril. Los responsables eran tres varones georgianos de 23, 26 y 28 años afincados en Bizkaia. Los golpes se producían siempre en días laborales y preferentemente entre las 11 y las 13 horas, o entre las seis y ocho de la tarde, un horario en el que hay más ausencias en las casas. Todas las viviendas asaltadas fueron pisos, y las cerraduras fueron manipuladas sin causar graves daños. En una misma jornada llegaron a cometer hasta tres robos. La Ertzaintza estima que el valor de lo sustraído por esta banda ronda los 50.000 euros.

En agosto otra banda especializada en robos en viviendas fue desarticulada en Irun. Los miembros de la misma, cuatro jóvenes de 20, 24 y dos de 22 años de edad, fueron sorprendidos ‘in fraganti’ por un dispositivo policial preventivo cuando trataban de entrar en un domicilio de la localidad.

La Ertzaintza cree que era un grupo perfectamente estructurado y que actuaría repitiendo siempre idéntico ‘modus operandi’, con un reparto de funciones claro entre sus miembros a la hora de perpetrar los actos delictivos.

La alerta también saltó en Zumarraga y Oñati, donde la Ertzaintza alertó en junio de que había recibido varias denuncias de ciudadanos que habían sido víctimas de hurtos en sus domicilios, después de que dos varones les engañaran y se introdujeran en sus viviendas haciéndose pasar por empleados de Hacienda o del Catastro.

Más

Fotos

Vídeos