El menú se paga en Bitcóin

Aritz Ansola, a las puertas de su restaurante, en Hernani/VIñas
Aritz Ansola, a las puertas de su restaurante, en Hernani / VIñas

Aritz Ansola y Libe Salaberri confían en atraer nuevos clientes, porque «hay más gente de la que imaginamos con moneda virtual»

ELENA VIÑAS

Puede parecer una moda pasajera nacida al abrigo de las nuevas tecnologías o una simple excentricidad, pero Aritz Ansola augura que en un plazo de apenas cinco años pagar la cuenta en divisa virtual será "de lo más normal". Por ese motivo, él y su mujer, Libe Salaberri, responsables del restaurante Sansonategi de Hernani, han decidido adelantarse y convertir el suyo en el primer establecimiento hostelero del País Vasco en aceptar las criptomonedas para el abono de cualquiera de los platos que conforman su menú.

El Bitcóin, esa moneda no física que entró en funcionamiento hace cerca de una década, así como las denominadas Ethereum y Litecoin, son tan válidas a la hora de abonar el ticket final de una comida o cena en este restaurante especializado en la celebración de bodas, todo tipo de eventos y menús enfocados a grupos, como los euros en cualquier otro local de sus mismas características.

"Creemos en la necesidad de reinventarnos como negocio y como empresarios. Por ello hay que tener presente todo lo que ocurre en nuestro alrededor", señala Ansola, quien afirma que el dinero virtual "ha venido para quedarse". "Es por ello que hemos querido dar un paso al frente y desmarcarnos de la competencia con una iniciativa que estamos seguros que en breve se va a extender a muchos otros servicios", explica.

Para que la transacción se haga efectiva, los clientes han de disponer de una aplicación en su teléfono móvil que les permita realizar el pago introduciendo un código. El sistema se caracteriza por la rapidez. "Puedes transferir dinero en muy pocos minutos de aquí a, por ejemplo, Estados Unidos, aunque eso sí, los pagos siempre han de ser exactos y no se pueden hacer devoluciones. Las comisiones son mínimas, pero tienes que pagar unos impuestos cuando cambias de la criptomoneda al euro", indica el responsable de Sansonategi.

Ansola admite que este modo de pago puede provocar cierta desconfianza, "porque no es algo que se pueda palpar". Pero recuerda que ocurrió lo mismo "cuando empezamos a pagar con tarjetas de crédito nuestras compras o más recientemente, con el móvil". "Pasó igual con las compras a través de internet. ¡Qué miedo nos daba al principio! En cambio, hoy en día estamos enganchados", manifiesta.

El hecho de que este tipo de monedas no se encuentren en la actualidad reguladas por ningún gobierno ni por entidades bancarias también plantea incógnitas, por no hablar del valor irregular del Bitcóin que puede pasar de las cuatro cifras a alcanzar cinco en muy pocas semanas.

Clientes potenciales

A pesar de que aún no han estrenado este nuevo servicio de cobro en el restaurante Sansonategi, tanto Aritz Ansola como Libe Salaberri confían en atraer a nueva clientela, dado que "hay más gente de la que imaginamos con criptomonedas, por ejemplo en Donostia, y vamos a darles la oportunidad de utilizarlas".

Ya ha habido alguna experiencia previa, como la de un puesto de artesanía de la Feria de Santa Lucía de Zumarraga, que el pasado mes de diciembre permitió pagar en moneda digital. Alrededor de una decena de negocios repartidos por todo el País Vasco cuentan hoy en día con esta opción. Desde despachos de abogados a una firma de informáticos, pasando por cerrajeros y una tienda especializada en la venta de productos electrónicos, entre otros.

Y la cifra promete seguir creciendo en pocos años. "Ahora mismo sabemos de otro restaurante en Valencia que admite Bitcóin, aunque aún no ha recibido ningún cliente que quiera pagar en criptomoneda, y otro más en Madrid, que sí ha logrado atraer a un grupo de gente que se reúne periódicamente para hablar del Bitcóin y pagar en dicha moneda", apunta Ansola.

Con esta iniciativa, en Sansonategi no sólo aspiran a ser pioneros en el País Vasco en la integración de las criptomonedas como método alternativo de pago, sino también "adaptarse a lo que el contexto demanda, algo de gran relevancia para cualquier negocio".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos