El marido de Sofía Tato sale de prisión tras evidencias forenses a su favor

Sofía Tato murió el pasado 24 de agosto en Arroyo de la Luz por las heridas causadas con arma blanca presuntamente por su marido./EFE
Sofía Tato murió el pasado 24 de agosto en Arroyo de la Luz por las heridas causadas con arma blanca presuntamente por su marido. / EFE

Cámara, encarcelado desde agosto, cuando presuntamente asesinó a la guipuzcoana, fue liberado el viernes y está a la espera del juicio

S. LORENZO/ I. VILLAMERIEL

Santiago Cámara, el vecino de Arroyo de la Luz acusado de matar a su mujer, la guipuzcoana Sofía Tato, está ya en libertad e intenta rehacer su vida en el pueblo donde convivía con ella y las dos hijas de ambos. Según su abogado defensor, Emilio Cortés, en la decisión para la puesta en libertad del acusado han sido decisivos los informes de los forenses y de la Guardia Civil. Los primeros indican que Cámara es un hombre centrado y no violento. El segundo expone que la herida de Santiago Cámara es anterior a la de Sofía Tato y que toda la sangre presente en la cama era del acusado. Mientras continúe la fase de instrucción, Santiago Cámara deberá presentarse en un juzgado los días 1 y 15 de cada mes.

Sofía Tato, que nació en Villabona y tenía 42 años, murió el pasado 24 de agosto por las heridas causadas con arma blanca presuntamente por su marido, también de 42 años. Cámara, encofrador de profesión y aficionado a la caza, presentaba varios cortes en cara, cuello, brazos y piernas. Además de una herida de 3 centímetros en la región torácica.

Según la investigación, la muerte de Sofía se produjo a causa de una puñalada en el pecho, alrededor de las siete de la mañana. 93 días ha estado ingresado Santiago Cámara en el centro penitenciario de Cáceres, desde el 30 de agosto al pasado viernes 1 de diciembre. Su abogado, Emilio Cortés Bechiarelli, insistió en ese tiempo en que su cliente decía la verdad cuando señalaba que se había defendido.

«Su mujer tenía un guante de látex en la mano derecha con la que habría empuñado el cuchillo. Cámara tenía 16 heridas entre cortes y cuchilladas, y ella sólo una, la que le mató», señaló el letrado. «Él estuvo varios días ingresado en la UCI, y cuando se recuperó la autoridad judicial ordenó su ingreso en prisión», recordó.

Cortés subraya que Santiago Cámara está en libertad después de que se demostrara por parte de la Guardia Civil «que sus heridas fueron las primeras en producirse y que no eran debidas a autolesiones». Por otro lado, está el informe de los forenses que señala «que es una persona calmada y no propensa a la ira». Otro de los datos revelados en estos meses es que el matrimonio tenía cita en el banco para la misma mañana en que Sofía Tato murió.

Fuentes de la investigación desvelaron que la fallecida habría vaciado una cuenta corriente que tenía de forma conjunta con su marido, en la que inicialmente había 100.000 euros. El mismo día del crimen tenían una cita con la entidad bancaria tras pedirles explicaciones a ella. Al parecer, en esa reunión, Santiago Cámara se iba a enterar de que su mujer había vaciado la cuenta corriente de la pareja, «que Sofía había dejado con unos 830 euros tras haber hecho varias transferencias a Nigeria, Ghana y Benín», según las mismas fuentes.

Santiago Cámara está en libertad desde el pasado viernes y su intención es ir poco a poco normalizando su situación. Espera que dentro de unos días, «cuando lo diga el psicólogo», pueda estar viviendo con sus dos hijas pequeñas.

La vivienda en la que ocurrió el crimen, el número 10 de la calle Escobar, permanece cerrada. Él se encuentra ahora viviendo en una finca de su familia, en las afueras de Arroyo de la Luz. Mantiene su trabajo en una empresa de encofrados del pueblo cacereño, en donde están deseando «que vuelva a trabajar». «Es buena persona y buen trabajador. Muy centrado. En el informe del psicólogo le pusieron un 10», indica su jefe.

Cámara está ahora a la espera del juicio, que podría celebrarse a mediados del año próximo, según fuentes cercanas a la investigación, y en él se determinará si mató a su mujer en defensa propia.

«Una hija de Villabona»

El presunto asesinato de Sofía causó una gran conmoción en Villabona, su localidad natal. Al día siguiente, la plaza del Ayuntamiento de la localidad congregó a medio millar de personas que quisieron solidarizarse con la familia de la víctima. El Consistorio decretó dos días de luto, durante los cuales las banderas ondearon a media asta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos