Roselló: «Si no planificas lo que comes, es probable que tengas carencias y excesos nutritivos»

Roselló, en el Palacio Miramar de Donostia. / LOBO ALTUNA
María José Roselló, profesora experta en dietética

«Nuestros antepasados pasaban días sin comer gracias a las reservas de minerales que tenían en sus huesos. Ahora comemos más y peor»

AMALIA IBARGUTXISAN SEBASTIÁN.

«El conjunto de huesos, cartílagos y tendones que construyen nuestro cuerpo y nos permiten movernos, puede verse dañado por múltiples factores. Uno de los desencadenantes más importantes es una dieta insuficiente». Así empezó María José Roselló, profesora de la Universidad de Andorra, su ponencia sobre dietética, en el marco de los Cursos de Verano de la UPV/EHU, donde se centró en detallar las propiedades de minerales como el calcio, el magnesio, el yodo o el silicio.

-¿Cuál es la importancia de seguir una dieta que no provoque carencias nutricionales?

-Si a través de la dieta no les das a tus huesos los nutrientes que necesitan, tendrás huesos frágiles prematuramente. Es decir, si durante la infancia y la época de crecimiento no hemos hecho un buen aporte de minerales, corremos el riesgo de tener huesos débiles, 'vacíos'. Ese hueco será más propenso a romperse, y la artrosis y el dolor afectarán antes a las articulaciones. Hasta los 25 años, los huesos se están formando, después lo que queda es trabajo de mantenimiento. La dieta provee a los huesos del calcio necesario para que estén saludables, pero también para guardar el calcio que pueden llegar a requerir otras funciones del cuerpo humano. Los huesos son la parte del cuerpo más mineralizado. Son la estructura que nos sostiene y una reserva mineral para cuando el organismo lo necesite. El esqueleto es una reserva para la vida.

-Lleva muchos años acudiendo a los cursos de verano, ¿el de la dietética es un campo que va ganando adeptos?

-Tenemos una expectativa de vida muy larga que da lugar al desarrollo de muchas enfermedades que antes no se daban. Nuestro reto es aprender a utilizar los recursos de los que disponemos para vivir mejor. Uno de ellos es la alimentación, pieza clave en muchas culturas y países cuyos habitantes son nonagenarios, como empiezan a ser los nuestros. En Japón, por ejemplo, la longevidad está estrechamente relacionada con su dieta rica en nutrientes y baja en calorías. Lo que debemos buscar es vivir más, sí, pero sobre todo, vivir bien todos esos años. Los dolores osteo-articulares merman la calidad de vida porque son muy invalidantes. Pierdes fuerza en las manos, no puedes abrocharte un botón o abrir un bote.

-¿Las dolencias más comunes han cambiado?

-Antes se empezaba a trabajar muy joven, por lo que muchos de nuestros mayores sufren artrosis y dolencias similares, derivadas del excesivo trabajo físico. En un futuro próximo, estarán causadas por comer mal y no tener una dieta adecuada. Tenemos más recursos y calidad de vida, pero seguimos fallando. Debería haber mucha más información sobre los alimentos en los colegios, explicar su composición y cómo nos afecta su ingesta. Debemos dar el paso y explicarles a los niños de qué va realmente comer, lo que es la alimentación. Hay momentos que nos llevan a tomar la decisión de alimentarnos bien. A algunos les pasa cuando empiezan a hacer deporte, a otras cuando se quedan embarazadas... Adquirir buenos hábitos durante la infancia es lo mejor, pero siempre hay tiempo para aprender. Y hay que aprender.

-¿Comemos para alimentarnos o para saciarnos?

- Aquí hay un interés general por la nutrición, tal vez por el peso que tiene la gastronomía en la cultura. Pero, en general, comemos para saciarnos. Nuestros antepasados pasaban días sin comer porque tenían reservas en los huesos, con las que sobrevivían. Hoy en día comer es fácil, está a mano constantemente, pero lo hacemos mal. Ya no existe la planificación, que es lo que nos permite regular el organismo para no tener excesos ni carencias, porque no tenemos el tiempo que se le dedicaba a la organización.

«Debemos dar el paso y explicarles a los niños de qué va realmente comer, lo que es la alimentación»

«En países con habitantes nonagenarios, la longevidad está estrechamente relacionada con la dieta»

-El de las dietas es un debate actual y muy extendido.

-Sí. Hay mucha mala información, verdaderas mentiras circulan al alcance de cualquiera. Hay que huir de estos discursos alarmistas y los falsos. Sin embargo, también la hay buena y cada vez somos más conscientes de que la base de un organismo saludable es la alimentación. Y hacer ejercicio.

-¿Hay alguna falsa creencia que la gente te repita?

-Que no se puede comer fruta de postre y que la leche es malísima para los humanos. Nada de esto es verdad. Depende del historial de cada uno.

-Parece que, cada vez más, la gente decide seguir su propia dieta. Vegetarianos, veganos, crudiveganos... Cada vez se reivindican más.

-Hay gente que abusa de la carne, de las dietas monótonas de menú de macarrón y pechuga de pollo. Es verdad. Hay que volver a la verdura y la legumbre, pero siempre informándose al respecto y sin hacer caso a todo lo que pone en internet.

Fotos

Vídeos