Menéndez : «Tenemos que trabajar para eliminar el eslogan de que la justicia es lenta»

María Aranzazu Menéndez./MIKEL FRAILE
María Aranzazu Menéndez. / MIKEL FRAILE
María Aranzazu Menéndez, secretaria Coordinadora Provincial de Gipuzkoa

La donostiarra asume el cargo como un «reto ilusionante» y se marca como objetivo principal la implantación de la nueva oficina judicial

AIENDE S. JIMÉNEZSAN SEBASTIÁN.

Con la misma ilusión que el día que piso el primer juzgado. Así reconoce la donostiarra María Aranzazu Menéndez asumir su nuevo puesto como Secretaria Coordinadora Provincial de Gipuzkoa. Ingresó en el Cuerpo Superior Jurídico de Secretarios Judiciales en febrero de 1994 y, desde entonces, ha desempeñado su cargo en los juzgados de Primera Instancia e Instrucción de Monzón (Huesca), en el nº3 de Durango y nº1 de Tolosa, en el Social 1 de Sabadell, en el Penal nº 2 de Bilbao y Primera Instancia nº2 de Donostia.

- Después de una trayectoria de casi 25 años 'a pie de calle', pasa a los despachos. ¿Cómo asume el reto?

- Con muchas ganas, con mucha ilusión y con la responsabilidad de hacer las cosas bien. Estoy deseando empezar a trabajar. Cuando hace un año supe que quedaba libre la plaza de Secretaria Provincial de Gipuzkoa, sentí que era mi momento. Creo que tengo muchas cosas que aportar, porque llevo mucho tiempo trabajando en la administración de justicia, y he estado en diferentes órdenes jurisdiccionales y he trabajado tanto en pueblos como en capitales. Por supuesto, tengo mucho que aprender. Me siento como cuando llegué a mi primer juzgado, que sabía la teoría y entonces tenía que empezar a ponerla en práctica, y era como volver a empezar. Tengo el recuerdo de esa sensación de emoción que también estoy sintiendo ahora.

- ¿Cuáles son las características y las principales funciones de su nuevo cargo?

- Es el puesto responsable de todos los letrados que la administración de justicia tiene en el territorio. En cuanto a las funciones, son muchas, pero hay cinco fundamentales. Por un lado, el Secretario Provincial se encarga de la transmisión a los letrados de cualquier circular o de instrucciones de servicio que vengan de parte de órganos superiores, también del Ministerio de Justicia. Otra función es la colaboración y relación con las administraciones públicas, principalmente con el Departamento de Justicia del Gobierno Vasco, que es con quien trabajamos mano a mano, y a través del cual se va a implantar la nueva oficina judicial. También está la parte de emitir licencias y permisos para los letrados, la de cubrir los servicios cuando un letrado esté ausente, y las funciones de representación, que son muy protocolarias, donde me gustaría potenciar la figura del secretario para la relación con otros operadores jurídicos. Y por último, la que es para mí la más importante, la gestión y organización de la nueva oficina judicial.

- Es el gran reto al que se enfrenta el sistema judicial en Euskadi.

- Desde luego. El trabajo ya está iniciado, y yo cojo el relevo con la intención de poder aportar mi granito de arena. Es un reto muy importante porque supone una modificación de la organización y el concepto que el ciudadano tiene de lo que es la administración de justicia. Es una nueva gestión de los juzgados con la idea de racionalizar el trabajo y ganar agilidad, eficacia, eficiencia y responsabilidad en la gestión. En lo que me compete, soy consciente de que tenemos que implicar a todos los operadores jurídicos, -letrados de la administración de justicia y al resto de funcionarios-, para que el resultado sea óptimo.

- ¿Hay una fecha prevista para consumar esa nueva organización?

- No podría decirlo. La nueva oficina judicial ya está implantada desde hace años en lo que llamamos partidos judiciales pequeños, que son los pueblos, y el último paso es implantarla definitivamente en Donostia. El Gobierno Vasco ya ha elaborado un proyecto de orden por el que se crean los servicios comunes y una resolución detallada de la organización de la nueva oficina. No podría dar una fecha, pero lo más importante es conseguir materializarla y que sea un éxito que funcione. Estamos haciendo prediagnósticos, análisis... un trabajo muy exhaustivo para que cuando sea una realidad, lo sea con garantías.

«Estamos trabajando para que la nueva oficina judicial sea un éxito y funcione con garantías»

«El ciudadano tiene que sentir que la administración de justicia es un servicio que está a su disposición»

- ¿Qué van a suponer esos cambios para el ciudadano?

- Lo que se persigue es lograr una homogeneización en la prestación del servicio. La idea es que la respuesta en la tramitación de los procedimientos sea la misma independientemente de quién se encargue de la gestión. El ciudadano tiene que sentir que la administración de justicia es un servicio que está a su disposición, y cada vez que una persona pasa por el juzgado tiene que tener la sensación de que el sistema funciona. Al final somos un servicio público, y a lo que tenemos que tender es a mejorar en el servicio que ofrecemos, incidiendo no solo en una respuesta rápida, sino de calidad.

- Ha mencionado la rapidez. ¿Cuál es la situación actual de la justicia en Gipuzkoa en ese aspecto?

- Aunque siempre haya habido la percepción de que la justicia es lenta, y puede que en determinados ámbitos jurisdiccionales pueda dar esa impresión, creo que en los veinte años que yo llevo trabajando hemos mejorado mucho. La evolución ha sido buena, y considero que con las nuevas reformas podemos conseguir eliminar ese eslogan, al menos en Gipuzkoa.

- La digitalización contribuirá en buena medida a mejorar la rapidez de la gestión en la justicia.

- Y se está trabajando en ello. Los avances en los sistemas de gestión informáticos han sido fundamentales para mejorar la administración de justicia y tenemos que seguir por ese camino. Ya se utilizan notificaciones telemáticas sin papel para procuradores, y el objetivo final es que cualquier ciudadano que quiera conocer algo referente a sus asuntos lo pueda hacer de forma telemática. Respecto al famoso expediente digital, se están dando pasos, pero es un proceso que requiere mucho esfuerzo y mucho trabajo y que va a llevar más tiempo.

- Por último, ¿un deseo?

- Contribuir a que la administración de justicia funcione de la mejor manera en Gipuzkoa. Cuando pase el tiempo quiero tener la satisfacción de que he aportado algo, por poco que sea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos