La marea negra que llegó a Gipuzkoa

Hace 15 años comenzó la crisis del 'Prestige' cuyo petróleo llegaría semanas después a la costa guipuzcoana

Manchas de petróleo en la playa de Ondarreta en invierno de 2002. / DV
Ainhoa Múgica
AINHOA MÚGICA

El 13 de noviembre de 2002 el petrolero 'Prestige', de armador liberiano y bandera de Bahamas, zozobra frente a las costas gallegas. Una brecha en su casco provocaría que seis días después, el día 19, se partiera en dos a 246 kilómetros de Fisterra (A Coruña). El accidente provocaría una marea negra en el mar y política y judicial en tierra que aún no ha terminado. Semanas después de invadir las costas gallegas el 'chapapote' llegaría a las vascas e incluso a las francesas. Miles de voluntarios y arrantzales se pusieron entonces manos a la obra para paliar los daños en acantilados y arenales, tratando de limpiar las manchas lo antes posible.

En Euskadi se movilizaron 250 embarcaciones con más de 2.000 arrantzales que trabajaron en largas jornadas sin descanso. Se calcula que se pudo recoger en el mar, antes de que impactara con nuestras costas, casi la mitad de todo lo vertido, cerca de 28.000 toneladas. Aún así el impacto se notó en forma de grandes manchas negras y viscosas en muchos puntos, incluso en las playas de Donostia o Zarautz. Se cumplen 15 años del inicio de aquel incidente que ha quedado en la memoria por su alto impacto en el medio ambiente y por la marea de solidaridad que desató, también en Gipuzkoa.

Cronología

Fotos

Vídeos