La borrasca 'Ana' se deja sentir en Gipuzkoa

El sauce de la plaza donostiarra que lleva el mismo nombre ha sido derribado por el fuerte viento. / AMANDA CORTÉS

En Zarautz las rachas de viento alcanzaron los 141 kilómetros por hora, mientras que en Ordizia llegaron a los 112,2 km/h. Se activa para hoy la alerta naranja para la navegación y el aviso amarillo por impacto de olas en la costa vasca

SONIA ARRIETASAN SEBASTIÁN.

Gipuzkoa soportó anoche los efectos de 'Ana', la profunda borrasca que barre la cornisa cantábrica y que ha dejado vientos superiores a los 140 kilómetros por hora. Aunque los zarpazos no causaron daños de relevancia en nuestro territorio, sí que provocaron numerosas incidencias que obligaron a intervenir a los bomberos hasta en 20 ocasiones.

SOS Deiak ha contabilizado 333 incidentes en Euskadi aunque ninguno ha revestido especial gravedad. La mayoría han sido provocados por caídas de ramas y cascotes de fachadas y desplazamiento de contenedores en la vía pública. En Alava ha habido 123 incidentes,en Bizkaia 111 y en Gipuzkoa 90.

En Zarautz, las rachas de viento alcanzaron los 141,5 km/h, mientras que en Ordizia se llegaron a los 112,2 km/h. La fuerza del viento también se hizo notar en Santa Clara (99,5 km/h), puerto de Pasaia (95,8 km/h), Zegama (92,1 km/h) o Getaria (87,1 km/h). Con todo, la mayor parte de las incidencias fue consecuencia de caídas de árboles, derribo de contenedores y multitud de elementos desplazados en la calzada

En San Sebastián, la Policía municipal realizó un total de 16 intervenciones a lo largo de noche: árboles caídos, contenedores y mesas y sillas de terrazas desplazadas, balsas de agua y un pequeño desprendimiento que tuvo lugar en la carretera de Igeldo antes de llegar a Leku Eder y que se saldó sin mayores consecuencias. Entre los árboles caídos, el más destacado fue el sauce de la Plaza de El Sauce, en el barrio de Amara. Además, el viento también tumbó árboles en el paseo de Arriola, el camino de Agiti, el paseo de Arrapide y la calle Bertsolari Xalbador.

En un comunicado, el concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Martín Ibabe, ha señalado que «a lo largo del día de ayer se adoptaron una serie de medidas preventivas en función de la previsión de alerta naranja, y afortunadamente la borrasca ha pasado sin generar grandes incidencias en la ciudad». El Paseo Nuevo permanece cerrado a vehículos por riesgo de oleaje y tras la pleamar de las 11:00 horas se analizará su reapertura.

Las fuertes ráfagas de viento no provocaron problemas destacados en la red principal de carreteras, aunque sí incidieron en la secundaria. De hecho, la caída de un árbol obligó al corte total de la GI 2632 a la altura de Elgeta, incidencia ya solucionada.

Ráfagas de categoría huracanada

Las fuertes rachas de viento no se dejaron sentir hasta entrada la noche. A las 21.00 horas, el departamento de Seguridad del Gobierno Vasco activó la alerta naranja ante el riesgo de que se pudieran registrar ráfagas de categoría huracanada, es decir superiores a 120 kilómetros por hora. En Orduña llegaron anoche a 167km/h. Hasta ese momento, sin embargo, la normalidad reinó de forma generalizada y aunque se midieron algunas rachas de velocidades medias, sus consecuencias apenas se percibieron. Una prueba de ello es que entrada la tarde, ni los bomberos de Donostia ni tampoco los forales habían realizado salidas de emergencia de relevancia.

El pórtico de la ermita Kalezar.
El pórtico de la ermita Kalezar. / USURBILGO UDALA

Los únicos efectos apreciables que desencadenó el viento antes de la activación de la alerta naranja fueron caídas de ramas y elementos arquitectónicos de algunos edificios. En Usurbil, parte del pórtico de la ermita de Kalezar cedió, sin causar heridos. En las calles Nagusia y Urdaneta de Ordizia, donde se llegaron a medir rachas de 112 kilómetros, varios elementos estaban a punto de desprenderse de las fachadas, mientras que en Mutriku, Altzo, Beizama, Legazpi, Errezil o Urretxu se produjeron caídas de árboles y piedras sobre la calzada.

El árbol caído en una plaza de Azpeitia.
El árbol caído en una plaza de Azpeitia. / @eetxeberria

En Azpeitia, el viento quebró un árbol en la calle Enparan, que cayó encima de un coche aparcado sin causar heridos. Y en Oñati, en la carretera provincial GI-2630, dos árboles cayeron a la carretera sobre un turismo. Su conductor no resultó herido.

Las cifras 5 metros

es la altura de ola significante que se puede alcanzar a partir del mediodía, lo que ha obligado a activar el aviso naranja pero solo para la navegación.

Nieve 600 metros

es la cota a la puede nevar a partir de la próxima noche, como consecuencia del descenso de las temperaturas que se espera.

La noria que se levanta junto al mercado navideño de Donostia permaneció parada como medida de seguridad.
La noria que se levanta junto al mercado navideño de Donostia permaneció parada como medida de seguridad. / PEDRO MARTÍNEZ

En Donostia, el Ayuntamiento decidió no encender la iluminación navideña. Además, la noria situada al inicio del paseo Federico García Lorca permaneció parada. Los contenedores de basuras fueron sujetados y, en función del impacto del viento en la primera línea de costa, no se descartaba cerrar el acceso al Paseo Nuevo. El viento también tiró un árbol en la plaza del Sauce en Amara.

Las adversas condiciones meteorológicas obligaron a cancelar o desviar 16 vuelos con salida desde el aeropuerto de Loiu. Según fuentes de Aena, el primero de los servicios cancelados se produjo a las 18.30 horas con destino a Estambul, al que posteriormente se sumó un vuelo a Munich, otro a Manchester, dos a Londres y a Portugal. En Hondarribia, donde la racha máxima fue de 56 kilómetros por hora, no se registraron problemas y las compañías operaron con normalidad.

La entrada del viento sur hizo que las temperaturas fueran asimismo elevadas para la época. En el observatorio del aeropuerto de Hondarribia se midieron 18,1 grados de máxima, mientras que en Igeldo el mercurio subió a 16 grados.

Pronóstico

Hoy
A medida que pasen las horas el viento del suroeste tenderá a soplar del oeste y perderá fuerza en el interior. Al final del día cambiará al noroeste y aún será intenso en la costa.
Mañana
En la primera mitad, la cota de nieve estará por debajo de 1.000 metros, llegando a rondar los 600 metros de madrugada, pero las precipitaciones no serán abundantes y se limitarán a la vertiente cantábrica

Los valores fueron similares en el interior de Gipuzkoa, con 16,1º en Beasain, 15,9º en Ordizia y 16º en Azpeitia. Algo más fresca fue la jornada en Zumarraga, donde el mercurio se detuvo en 13,4º.

Hoy la borrasca pierde fuerza. La alerta naranja ha quedado desactivada a las tres de la pasada madrugada, con lo que el nivel ha pasado a ser amarillo. No obstante, todavía se pueden medir vientos fuertes que en las zonas expuestas podrían superar los 100 kilómetros por hora, en tanto que en las otras rondarán los 80 kilómetros. El aviso amarillo por vientos se mantendrá hasta las doce de la noche.

Riesgo desde el mar

En las próximas horas, el mar cogerá protagonismo, tanto que la Dirección de Atención de Emergencias y Meteorología ha activado el aviso naranja para la navegación en las dos primeras millas, donde la altura de ola significante será de 3,5 metros, si bien para el mediodía se situará sobre los 4-5 metros. El impacto en la costa, no obstante, será menor, de ahí que sólo se active el aviso amarillo. No obstante, debido a las características del oleaje se pueden producir salpicaduras y rociones en los paseos próximos al mar y en los malecones. Ante esta situación, el personal de los puertos deportivos de Gipuzkoa permanecerán en alerta por si se produce alguna incidencia.

Además, pueden darse complicaciones en las carreteras, ya que se anuncia un descenso de las temperaturas a última hora de la tarde que originará nevadas entre los 600 y 700 metros de altitud. Por lo demás, la jornada de hoy estará condicionada por los cielos nublados. Será una día lluvioso, aunque por la mañana la precipitación irá a menos momentáneamente. Las temperaturas experimentarán un descenso y la situación irá cogiendo aspecto invernal.

Mañana, durante la primera mitad del día, la cota de nieve estará por debajo de 1.000 metros, llegando incluso a rondar los 600 metros de madrugada, pero las precipitaciones no serán abundantes y se limitarán por lo general a la vertiente cantábrica.

A partir de la tarde, la cota de nieve irá rápidamente en ascenso y la lluvia remitirá en todas partes.

El viento será «recio» del oeste, aunque al final de la jornada pasará a ser del suroeste y perderá un poco de fuerza en el interior.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos