Maika Arbizu: «Le pillé al Rey Mago dejando la escoba y me hizo mucha ilusión»

Con una escoba y un recogedor, Maika Urbizu cazó a los Reyes Magos entrando en su casa/Arizmendi
Con una escoba y un recogedor, Maika Urbizu cazó a los Reyes Magos entrando en su casa / Arizmendi

E. V.

Con solo seis añitos, Maika Arbizu presenció una imagen que no ha podido olvidar. «Un Rey Mago dejándome una escoba y un recogedor. Le vi por la noche y a la mañana siguiente ahí tenía mi regalo. Me encantó», exclama esta donostiarra afincada en Málaga desde hace cuarenta años. Cuenta que, habitualmente, los regalos que recibían eran reciclados. «Mi madre servía a familias de mucho dinero de San Sebastián, así que las muñecas que ya no querían, mi madre y mi tía las cogían, les cosían un vestido y así les ayudaban a los Reyes Magos a cumplir su tarea». Cada año, la escena se repetía: madrugar cuanto más mejor e ir a ver qué les habían dejado sus Majestades de Oriente. Y si algún hermano seguía dormido, corrían a despertarle. Si tuviera que escoger un regalo, se quedaría con «aquella muñeca negra que mi tía le hizo un vestido blanco con puntillita. ¡Anda que no fardaba yo con ella!»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos