Las lluvias de noviembre acercan el nivel de los embalses de Gipuzkoa a la normalidad

Las lluvias de noviembre acercan el nivel de los embalses de Gipuzkoa a la normalidad

En dos semanas han caído 224 litros en Añarbe, 181 en Hondarribia y 135 en Igeldo Actualmente solo cuatro de las nueve infraestructuras del territorio están en situación de alerta o prealerta

JAVIER PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

Las lluvias de los últimos días han supuesto un alivio para los embalses de Gipuzkoa. El nivel de las reservas de agua del territorio ha experimentado en los quince días transcurridos de noviembre un notable incremento. Ninguna de las presas está ya en situación de emergencia, si bien todavía cuatro permanecen en alerta o prealerta. La situación en las cinco restantes es de normalidad y lo positivo es que aún continúan recibiendo aportes de los ríos y regatas de los que se nutren. Las lluvias darán un respiro en los próximos días y aun cuando mañana y pasado pueden caer algunas gotas en la costa, no se prevé la irrupción de otra depresión hasta el miércoles de la semana que viene.

La culpa de la recuperación de los embalses la tienen los sucesivos frentes de lluvia que desde que comenzó el mes han descargado cantidades importantes y hasta han dejado las primeras nevadas de la temporada. El observatorio del aeropuerto de Hondarribia lleva totalizados nada menos que 181 litros por metro cuadrado y supera ya la precipitación media de todo el mes que es de 177.

También ha llovido de forma copiosa en Donostia, donde el observatorio del monte Igeldo ha registrado 135 litros y se queda a 26 de la media histórica del centro meteorológico que es de 161 litros.

En Bilbao, por su parte, han caído 126 litros y se encuentran también cerca de la media del mes (146).

En Vitoria ha precipitado bastante menos. No obstante, se llevan medidos 37 litros cuando lo normal es que en todo el mes se recojan 83.

Estas lluvias han hecho que el nivel de los embalses haya experimentado un ascenso que en algunos casos ha sido importante. Fuentes de la Mancomunidad de Aguas del Añarbe señalan que en las dos primeras semanas de noviembre han recogido en el pluviómetro de la estación nada menos que 224 litros por metro cuadrado, lo que supone el 89% de los 253 que se miden en un mes de noviembre medio. No obstante desde esta infraestructura, que abastece a la comarca de San Sebastián, precisan que el registro está «todavía lejos» de los de noviembre de 1975, en el que cayeron 551 litros, o el de 1974, con 550, o incluso el de 2013, en el que se recogieron 496.

Como consecuencia de estas precipitaciones, en noviembre se han embalsado en Añarbe 5,8 millones de metros cúbicos, «un volumen suficiente para satisfacer la demanda de agua de casi ocho semanas en el ámbito de los diez municipios de la mancomunidad», precisan las fuentes citadas.

De esta forma, se ha pasado de disponer de un volumen al comienzo del mes de noviembre de 28 millones de metros cúbicos (75,2%) al actual de 33,8 millones, con lo que su porcentaje ha subido nada menos que 15 puntos y se sitúa en el 90,7%, un valor notablemente superior al de hace un año (73,8%) y al de la media de los últimos cinco años (75,9%).

Mejoría en el interior

Pero no solo el Añarbe ha aumentado de nivel. También lo han hecho las restantes presas del territorio. A primeros de mes dos de ellas estaban en situación de emergencia. Eran Urkulu, en Aretxabaleta, y Lareo, en Ataun. Tras las recientes lluvias, ambas han salido de la zona roja. La primera, ha alcanzado el nivel de alerta y se encuentra al 56% de su capacidad. No obstante, el año pasado por estas mismas fechas se hallaba en una mejor situación, al 63% de su capacidad.

Subida espectacular en Lareo

La presa de Lareo, por su parte, que abastece exclusivamente a Ataun, ha subido de manera espectacular. Hace solo tres semanas permanecía al 38% y a fecha de ayer el nivel casi se había duplicado (63%).

Dos también son los embalses que se encuentran en prealerta: Ibai Eder y Arriaran. El primero, ubicado junto a Azpeitia y que suministra a una población de 68.600 habitantes, está al 55%, nueve puntos por encima del nivel que tenía el año pasado por estas mismas fechas. El segundo, que abastece al Goierri, se encuentra al 49%, prácticamente igual que en 2016.

Por su parte, son tres los embalses del territorio que gozan de mejor salud. La situación de los tres es de normalidad. Aixola, en Eibar, permanece al 93%, mientras que Barrendiola, en Legazpi, se encuentra al 76%, e Ibiur, al 65%.

Mención especial merece la presa de Endara, perteneciente a la Mancomunidad Aguas de Txingudi, que está a rebosar. Su nivel, según informa la Confederación Hidrográfica del Cantábrico en su página web, es del 102%.

Pese a la mejoría observada, los embalses todavía tienen capacidad para acumular mucha más agua. No obstante, de momento, no se prevé que llueva de manera persistente. Si bien el viernes por la tarde y primeras horas del sábado puede llover en la costa, no se espera la entrada de un frente hasta mediados de la semana que viene.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos