Las lluvias de agosto obligan a retrasar el inicio de curso en un centro de Donostia

Hay goteras en numerosas aulas del centro./
Hay goteras en numerosas aulas del centro.

La ikastola Jakintza sufrió cuantiosos daños por unas inundaciones durante unas obras de reforma y abrirá el día 14, en lugar de este jueves

AIENDE S. JIMÉNEZSAN SEBASTIÁN.

La ikastola Jakintza de San Sebastián no podrá iniciar el próximo jueves el curso escolar como tenía previsto. Unas inundaciones provocadas por las fuertes lluvias a principios del mes de agosto causaron diversos destrozos en el colegio, que se ha visto obligado a retrasar el comienzo de las clases una semana, hasta el 14 de septiembre.

Durante este verano el centro había iniciado unas obras de mejora de algunos elementos de sus instalaciones, entre los que se encontraba la impermeabilización de la terraza. A pesar de que la empresa encargada de los trabajos tomó todas las medidas para cubrir la zona y que no se colara agua por la misma mientras durasen las reparaciones, unas fuertes lluvias que cayeron los pasados 9 y 10 de agosto acabaron filtrándose desde la terraza por todas las plantas del edificio, ubicado en el barrio del Antiguo de San Sebastián.

El dato

600
alumnos debían empezar este jueves el curso escolar en la ikastola Jakintza, pero los chavales tendrán una semana más de vacaciones, hasta el día 14.

El agua inundó numerosas estancias del colegio, en el que estudian unos 600 escolares, destrozando mobiliario, suelos, puertas y diferente material escolar. Tal y como señala un comunicado del órgano máximo de representación de la Ikastola Jakintza publicado en la página web del centro, «los destrozos provocados por el agua filtrada son grandes». A través de una galería de fotos se puede observar el estado en el que quedó el colegio después de las inundaciones, «que han provocado daños desde la primera planta».

«Los techos y las paredes de la mayoría de las aulas del tercer piso están dañadas, así como los corchos, mesas, sillas, estanterías y mucho material (libros, cuentos, juegos...)», continúan explicando desde el colegio. Asimismo, muchas puertas de las clases «se han hinchado con el agua», y hay «mucha humedad», presente en las paredes de las aulas, en el tapizado de algunas sillas y hasta en los uniformes de la tamborrada, que también se han visto afectados. En el comunicado, publicado el pasado 31 de agosto, el colegio afirma que «varias baldosas de los pasillos han comenzado a caerse y hay goteras y suciedad por todas partes». El gimnasio, la sala de música, el despacho de dirección y diversos almacenes han sufrido daños.

Seguridad

Ante esta situación el órgano máximo de representación de la ikastola emitió el pasado jueves un comunicado a las familias informando de que «siguiendo el consejo de la Delegación de Educación os comunicamos que el curso escolar se retrasará una semana, empezando dicho curso el día 14 de septiembre». Dicho órgano mantuvo ayer una reunión con miembros del Departamento de Educación del Gobierno Vasco y el Ayuntamiento de San Sebastián -entre ellos la concejala de Educación, Miren Azkarate-, ya que la financiación de las obras del colegio corre a cargo de ambas instituciones.

Asimismo, en la tarde de ayer tuvo lugar una asamblea dirigida a los padres de los alumnos, en la que se dio cuenta de las últimas novedades. El servicio de comedor permanecerá cerrado el mes de septiembre y la grúa colocada en el centro del patio para acometer las obras en la terraza se mantendrá, en un principio, hasta el día 30 de este mes.

Un inicio de curso accidentado para los padres de los alumnos de Jakintza, que tendrán que adaptar sus horarios ante el retraso del comienzo de las clases. Los únicos contentos con esta noticia son los pequeños, que alargarán sus vacaciones.

Fotos

Vídeos