Llega el calor tras el fin de semana

Las playas volverán a estar concurridas el fin de semana ante el buen tiempo que se pronostica. / LOBO ALTUNA

Hoy podría caer sirimiri antes del amanecer, pero la situación mejorará a lo largo del día

JAVIER PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

El fin de semana se presenta veraniego por los cuatro costados. Eso sí, al más puro estilo del Cantábrico: con alguna nube que otra y máximas agradables. Sin embargo, la entrada a partir del lunes del viento sur provocará un notable ascenso de los termómetros. Será una pequeña ola de calor, ya que se prolongará casi dos días. En ese tiempo, los termómetros pueden llegar hasta los 36 grados en los valles del interior de Gipuzkoa.

Mientras media península se achicharra a causa de las altas temperaturas, la cornisa cantábrica ha esquivado una vez más la bofetada de calor. Los 47 grados alcanzados días atrás en Córdoba o los 46º de Sevilla y algunas otras poblaciones de Extremadura contrastan con los cielos predominantemente cubiertos del norte, de los que incluso se han desprendido algunas gotas de sirimiri, y temperaturas máximas de entre 20 y 23 grados. Todo un lujo.

Más información

En las horas venideras, las condiciones serán cada vez más estivales. Según la predicción efectuada por Iñigo Caballero, jefe de la Unidad de Estudios y Desarrollos de Aemet en el País Vasco, hoy no se descarta un breve sirimiri antes del alba. «No obstante, a lo largo de la mañana se irán abriendo claros en todo el territorio, para quedar los cielos prácticamente despejados después del mediodía», afirma.

Las temperaturas máximas se darán a primeras horas de la tarde y se situarán entre los 22º y los 24º. El viento soplará flojo del norte durante toda la jornada y será más intenso al mediodía y en las horas vespertinas por el efecto de la brisa diurna.

Mañana, los cielos permanecerán prácticamente despejados desde el «orto hasta el ocaso, con una baja posibilidad de brumas al amanecer que se disiparán rápidamente», afirma Caballero. Las temperaturas mínimas no variarán respecto a las de hoy, si bien las máximas experimentarán un ascenso. La subida será de «moderada a notable» en el Alto Oria, «moderada» en el resto de los valles interiores de Gipuzkoa y «ligera» en el litoral, por el efecto atemperador de las brisas marinas, señala el meteorólogo. De esta manera, se esperan entre 28 y 30 grados en el interior, mientras que en el litoral rondarán los 26º-27º.

Los vientos soplarán flojos con predominio del nordeste, con brisas marinas en el litoral al mediodía y primeras horas de la tarde.

Subida del mercurio

Con el cambio de semana, las temperaturas volverán a subir. El lunes los cielos amanecerán despejados y permanecerán así hasta pasado el mediodía. Por la tarde, habrá nubosidad de evolución, más desarrollada sobre las sierras de Aralar y de Aitzkorri, y no se descarta que se pueda producir algún chubasco tormentoso.

Las temperaturas mínimas registrarán un ascenso moderado y, en las máximas, la subida será «notable», debido al viento sur flojo que ya el mismo lunes se dejará sentir. De esta manera, se alcanzarán entre 31 y 33 grados en la costa y, al menos, los 34º a 36º en las poblaciones de los valles del interior.

El martes, la situación tenderá a inestabilizarse. Durante la primera mitad del día, los cielos irán cubriéndose progresivamente con nubosidad de tipo alto y medio. Por la tarde habrá «nubosidad de evolución» y es posible que se den chubascos tormentosos que caerán repartidos de manera irregular. Las temperaturas máximas no experimentarán cambios o, en todo caso, descenderán ligeramente respecto a las del lunes.

Todo indica que la situación cambiará el miércoles, aunque existe cierta incertidumbre. La llegada de un frente atlántico ocasionará un descenso térmico que será ligero en las temperaturas mínimas y moderado en las máximas. Iñigo Caballero precisa que el jueves podría ser una jornada lluviosa.

Fotos

Vídeos