60 litros de lluvia en apenas tres días

El viento se llevó por delante varios paraguas./AYGÜES
El viento se llevó por delante varios paraguas. / AYGÜES

Los chubascos provocaron balsas de agua y dificultaron el tráfico en Gipuzkoa. Las condiciones meteorológicas mejoran a partir de esta tarde y se anuncia un fin de semana soleado

JAVIER PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

Los intensos chubascos de ayer lo complicaron prácticamente todo. La lluvia fue la indudable protagonista de la jornada. Los cielos descargaron con ganas, como hace algún tiempo no se veía. No fue el débil sirimiri que a muchos tanto incomodó en el mes de julio. El mal tiempo, además de las molestias que causó en determinados colectivos y gremios, dificultó la circulación por la red de carreteras del territorio, donde se registraron varios accidentes con heridos, algunos de ellos de consideración.

Fueron una madrugada y un día pasados por agua. La sucesión de chubascos dejó registros de lluvia notables, especialmente en la costa y en las localidades más próximas al litoral. El punto donde más lluvia se acumuló fue en el entorno del Añarbe, donde en los tres últimos días se llevan medidos 60 litros por metro cuadrado. Del total, 35 se contabilizaron en apenas doce horas, entre las 00.00 y las 12.00 de ayer. El martes se recogieron 16,6 litros y el miércoles 8,5 más. La suma de agua caída en estas últimas 72 horas supone el 68% del total de la precipitación que se registró el pasado mes de julio, en el que se recogieron 87,2 litros.

También llovió de manera importante en Hondarribia, donde desde el miércoles se llevan totalizados 41,6. litros. Por su parte en el observatorio del monte Igeldo se han recogido durante el mismo periodo 40,1 litros.

El frente que barrió la cornisa cantábrica perdió intensidad según avanzó hacia el interior, donde las cantidades de lluvia no fueron tan elevadas. En Azpeitia se midieron 6 litros, por 3 en Elgoibar y 2,8 en Beasain. Más al interior todavía precipitó menos. En Vitoria solo cayó medio litro.

Lluvias como las de ayer en la costa resultan relativamente normales en esta época del año. El 8 de agosto de 1992 se recogieron en Igeldo 52 litros y más lejos todavía en el tiempo, el mismo día del mes agosto pero de 1994 se registraron 67 litros en apenas veinticuatro horas.

Balsas de agua y accidentes

Las lluvias provocaron numerosas balsas de agua en carreteras y ciudades. En la capital guipuzcoana muchos sumideros terminaron por taponarse con las hojas desprendidas, lo que generó grandes charcos, como el que se produjo frente a la parroquia del barrio del Antiguo. Las incidencias, ninguna de ellas de gravedad, fueron solventadas por el personal de saneamiento municipal.

Las carreteras también sufrieron los efectos de las adversas condiciones. Además, algunas vías de la red secundaria sufrieron las consecuencias del viento, que en algunos puntos rozaron los 50 kilómetros por hora. Las rachas provocaron la caída de algunos árboles y ramas en los términos municipales de Oiartzun, Getaria y Aia así como en la subida a Artikutza.

Se formaron balsas de agua en carreteras y ciudades, al taponarse los sumideros de agua

Una mujer fue rescatada por los Bomberos tras una colisión en la carretera N-1 en Beasain

La meteorología adversa, asimismo, dificultó la circulación y estuvo en el origen de varios accidentes de tráfico. Uno de ellos tuvo lugar en la N-1, a su paso por Beasain, donde los bomberos rescataron a una mujer que había quedado atrapada tras una colisión entre dos vehículos.

Fuentes del Departamento vasco de Seguridad informaron de que el siniestro tuvo lugar a las nueve y cuarto de la mañana, en el kilómetro 418, tras una colisión en la que se vieron implicados un turismo Kia Sportage y una furgoneta Volkswagen California. La ocupante del primero de los vehículos quedó atrapada, por lo que fue necesaria la intervención de los bomberos forales. Tras el rescate, la víctima fue evacuada en una ambulancia al hospital de Zumarraga.

El accidente provocó el corte total de la N-1, en sentido Vitoria, hasta las diez menos veinte de la mañana, momento en el que se habilitó un carril. Diez minutos después se procedió a abrir totalmente la vía. A partir de ese momento comenzaron a remitir las retenciones que llegaron hasta Ordizia.

Pasadas las doce y media del mediodía, la N-1, a la altura de Idiazabal, fue escenario de otro accidente, tras salirse de la calzada un Alfa Romeo 158 que circulaba en sentido Vitoria. A resultas del percance, los dos ocupantes sufrieron lesiones de consideración y fueron trasladados al hospital Nuestra Señora de la Antigua de Zumarraga.

Motorista herido

El tercero de los siniestros destacados de la jornada tuvo lugar sobre la una y media de la tarde, en la avenida Doctor Beguiristain, en la subida al Hospital Donostia desde el barrio de Amara, donde entraron en colisión una motocicleta y una furgoneta de matrícula inglesa. Las primeras investigaciones han permitido establecer que el vehículo extranjero se incorporó a la vía desde la gasolinera situada a la derecha, según se asciende y comenzó a circular hacia Amara. El motorista, que en aquel momento se dirigía hacia el complejo sanitario, no pudo evitar el impacto y sufrió diversas lesiones. Sanitarios desplazados atendieron al herido, de 30 años, que fue evacuado al servicio de Urgencias del hospital.

Tras el mal tiempo de ayer, las condiciones meteorológicas tienden a mejorar. No obstante, todavía hoy los cielos se mantendrán cubiertos e incluso podrían caer algunas gotas en forma de sirimiri. Por la tarde cesarán las lluvias y es posible que se abran algunos claros. Mañana lucirá el sol y se producirá una subida generalizada de las temperaturas, hasta los 23 grados. Las lluvias desaparecerán y el viento será flojo y variable. El domingo, el mercurio ascenderá hasta los 25º en la costa y 30º en Álava.

Las cifras

13,8 grados
fue la temperatura mínima que ayer se registró en el observatorio del monte Igeldo. En Hondarribia se midieron 15,7º, por 14 grados en Bilbao y 12º en Vitoria.
35 litros
e lluvia se midieron ayer en la presa del Añarbe, que abastece de agua a Donostialdea, entre las doce de la noche hasta las doce del mediodía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos