Legazpi exigirá en una reunión con Adif «medidas urgentes» en el apeadero donde falleció una joven

Imagen del apeadero de Legazpi en el que la joven fue arrollada el pasado 30 de diciembre. / LIMIA
Imagen del apeadero de Legazpi en el que la joven fue arrollada el pasado 30 de diciembre. / LIMIA

La alcaldesa ofrece toda la colaboración municipal para una «solución inaplazable» para la infraestructura, una demanda de hace años

CRISTINA LIMIA LEGAZPI.

El Ayuntamiento de Legazpi exigirá a Adif y Renfe la toma de «medidas urgentes» en el apeadero de la localidad, donde el pasado 30 de diciembre perdió tristemente la vida Idurre Aldabaldetreku, de 18 años tras ser arrollada por un tren. La alcaldesa, Koldobike Olabide, ha enviado una carta a ambas entidades del transporte ferroviario, en la que «en nombre del consistorio y de un pueblo conmocionado por la tragedia, exige acciones urgentes para que hechos como estos no vuelvan a ocurrir jamás». Asimismo, ofrece toda la colaboración del Ayuntamiento en la búsqueda de una solución que, insiste, «no puede demorarse más».

En respuesta a la misiva, el presidente de Adif, Juan Bravo, ha concertado una reunión con la primera edil legazpiarra, que viajará a su encuentro en Madrid el próximo miércoles, 10 de enero. Será la segunda reunión que ambos mantengan en torno a la situación del apeadero de Legazpi. «La mejora de esta infraestructura es una demanda de la localidad desde hace años. Ya en 2008, el Plan de Movilidad de Legazpi recogía la necesidad de realizar una tercera vía de tren en este apeadero, que actualmente se compone de dos vías, con dos andenes laterales y un paso a nivel. La citada tercera vía actuaría como apartadero, evitando el cruce de andenes de las personas tanto que van a coger el tren sentido Vitoria, como de las que se bajan del tren de Cercanías procedente de Donostia», describe la alcaldesa. «La situación actual del cruce de vías es el principal problema del apeadero, aunque el pasajero que llegue espere a que su tren se marche para cruzar las vías, existe un momento determinado en el que, si viene otro tren, el que se marcha y el que llega se solapan y no hay visibilidad, de forma que ni los peatones ven al tren que llega, ni el maquinista del mismo ve a los peatones que están pasando por el paso», señala Olabide.

«Cuando entramos en el Ayuntamiento, en el año 2015, nos encontramos con que Adif había aprobado un proyecto de recrecido de andenes para el apeadero, basado en poner a la misma altura el tren y el andén a fin de propiciar la accesibilidad de personas en sillas de ruedas, carritos de niño... Consideramos que ese recrecido está bien, pero era urgente dar una solución al cruce de vías, de modo que contactamos con Renfe, responsable de la explotación del servicio de Cercanías, desde donde nos remitieron a Adif, encargado de las infraestructuras ferroviarias», narra la alcaldesa.

En mayo se produjo la primera reunión tras la cual los técnicos de Adif realizaron un estudio

Tras varios encuentros con Renfe, Olabide explica que mantuvo una primera reunión con el presidente de Adif, Juan Bravo, el pasado 17 de mayo. «Nuestro objetivo era que tomara conciencia del peligro existente, ya que no hay un núcleo poblacional de la envergadura de Legazpi que tenga un apeadero en esta situación. Le trasladamos a su vez que el 'aforo de estaciones' realizado por Renfe en 2015, a través del que cada dos años se contabilizan los usuarios, dio como resultado que el apeadero de Legazpi era utilizado por 525 personas al día, un número que había crecido en un 16% desde 2013», señala la primera edil.

«En la reunión Adif se comprometió a enviar a sus técnicos para realizar un estudio de la zona y así sucedió al cabo de pocos días. Desde entonces, tenemos conocimiento de que el tema se estaba trabajando y que requería una solución compleja, existiendo varias alternativas posibles», informa.

Un pueblo roto por el dolor

Legazpi despidió a Idurre Aldabaldetreku el martes, mediante un acto civil celebrado a las cinco de la tarde en el recinto cerrado de la plaza. Allí, cientos de personas arroparon a la familia de la joven de 18 años, muy apreciada en la localidad. Alumna de Haztegi Ikastola, Idurre acababa de iniciar sus estudios de enfermería en la Facultad de la Universidad del País Vasco.

La tristeza se ha instalado en el municipio desde el pasado 30 de diciembre, tras el accidente que le costó la vida. Los hechos se produjeron sobre las 20.30 horas. Según informó el Departamento vasco de Seguridad, la joven falleció como consecuencia de las graves lesiones sufridas tras ser arrollada por un tren. El atropello se produjo cuando la joven, que se había bajado poco antes de otro tren de Cercanías procedente de Donostia, se encontraba cruzando de uno de los andenes del apeadero al otro. En ese momento, atravesaba el lugar un tren que se dirigía de Madrid a San Sebastián, atropellando a la legazpiarra. Como consecuencia del arrollamiento, Idurre fallecía de manera instantánea, sin que las unidades asistenciales desplazadas al lugar pudieran hacer nada por reanimarla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos