Cola de 11 kilómetros de tráileres, el segundo día de la huelga

Retenciones en la AP-8 sentido Francia/Fraile
Retenciones en la AP-8 sentido Francia / Fraile

Las retenciones se han prolongado durante toda la tarde

DVSan Sebastián

Si una imagen vale más que mil palabras, las colas registradas ayer en la AP-8 a la altura de Irun en dirección Baiona sirvieron a la Diputación de Gipuzkoa para armar el mejor discurso sobre la escasa incidencia del paro de transportistas. El carril derecho de la autopista colapsado de camiones sustentaba la valoración de la institución foral sobre una «escasa repercusión» de la huelga.

Ocurrió el martes, primer día de movilización, y se repitió ayer de manera más acentuada. Las colas de vehículos pesados en el peaje de Irun certificaron una densidad de tráfico de transportistas que contrastaba con la celebración de un paro que llamaba a no transitar por las carreteras de Gipuzkoa. El martes las hileras de tráileres llegaron a los seis kilómetros y ayer se alcanzaron retenciones de hasta once kilómetros, según confirmaron fuentes del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco. Las cifras pusieron en bandeja a la Diputación la conclusión de que «se demuestra que el flujo de camiones se mantiene durante estos días».

La ubicación del tapón de camiones dejaba al descubierto el desmarque de la huelga de muchos transportistas. Diferente hubiera sido si se hubiera producido en la salida de Behobia hacia Francia, con camiones que para evitar cruzar Gipuzkoa procedieran de la N-121-A. Pero la aglomeración afectó a los transportistas que se incorporaban a la AP-8 desde el interior de Gipuzkoa, bien desde la misma autopista de pago o desde la N-1, gratuita aún hasta el próximo martes, día 9.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos