La Gran Recogida de Alimentos: Desde un kilo de arroz a bonos de 500 euros

Los alimentos recogidos van llenando el almacén de Oiartzun. / Arizmendi

El engranaje solidario funcionó a la perfección en toda Gipuzkoa. La comodidad de las aportaciones económicas no restó protagonismo a la entrega en mano de productos. «Nunca sabes si un día vas a ser tú el que lo necesite»

A. L.SAN SEBASTIÁN.

La Gran Recogida se ha convertido en una fecha familiar para la solidaridad guipuzcoana. La experiencia de anteriores campañas puso ayer las cosas fáciles, pese a una meteorología que no invitaba a salir a la calle. Un año más, y ya van cinco, en todos los rincones de Gipuzkoa se repitió el gesto de entregar una bolsa llena de productos. Los bonos de dinero también facilitaron el trabajo. El caso fue ayudar. «Nunca sabes si un día vas a ser tú el que lo necesite».

Irun

Decenas de voluntarios se repartieron ayer por seis supermercados e hipermercados de Irun y volverán a hacerlo hoy. «Es una campaña que la gente conoce bien y en la que se vuelca», explica Ramón Muñoz, voluntario que lleva muchos años colaborando. Él se encargó del punto de recogida del Super Amara de la avenida Iparralde junto con otros compañeros. Las enormes cajas colocadas allí se fueron llenando de comida «porque la gente es muy generosa, y mañana -por hoy- habrá aún más donaciones», informa . Pero Muñoz incidió en que «es importante que haya con qué cocinar esa comida. Siempre falta aceite en los repartos, así que me gustaría hacer un llamamiento a cooperativas, de Navarra, de Aragón, de Andalucía, para que echen una mano y completen las donaciones. Sabemos que ha sido un año difícil para las cosechas, pero sería importantísimo que hicieran un pequeño esfuerzo compartido».

Eibar

«¡Que rebose!» pedía Ángela Benegas en el BM de Eibar. Era la primera vez que el supermercado se sumaba a la recogida pero no para una voluntaria de 81 años agradecida por la respuesta recibida. «La gente se está portando muy bien, está colaborando cada uno dentro de sus posibilidades». A su lado una gran caja se encontraba ya al límite y tocaba cambio para comenzar a llenar una nueva. Con ella estaban Iratxe Garay, de Eibar, y Pili Elexpe, de Ermua. Ambas forman parte de asociaciones que trabajan en el terreno de la cooperación. «Desde Ermua estamos a un paso y merece la pena» apuntaba Elexpe, mientras Garay remarcaba la buena acogida, tanto a la hora de donar comida y artículos de primera necesidad como con los bonos que hacen una aportación en metálico, informa . «Se ve que la gente está informada sobre la campaña y la verdad es que estamos muy agradecidas por la respuesta».

«Suele faltar aceite en los repartos. Las cooperativas podrían completar los donativos», piden en Irun

Los voluntarios subrayan la comodidad de los bonos, ya que permiten comprar productos todo el año

«Agradecemos todas las colaboraciones. Cada persona aporta en función de sus posibilidades»

Zarautz

Los zarauztarras no se amedrentaron por el mal tiempo. Eso sí, la recogida se realizó en el interior de los establecimientos en lugar de en las entradas, para resguardarse del frío y, a ratos, de la nieve. Voluntarios de Nagusilan, de la sección de balonmano de Zarautz Kirol Elkartea y particulares echaron una mano, informa . «La gente ya conoce la campaña. La mayoría entregan alimentos no perecederos, pero también hay quienes dan un bono de ayuda económica», decía Amaia Olaskoaga, que repartía información. Otro de los voluntarios, Juantxo Larrañaga, resaltaba la generosidad de los participantes. Habían recibido un bono de 500 euros y otro de 300 euros, que servirán para ir comprando lo necesario a lo largo del año, «aunque no desmerecemos otras muchas aportaciones de menor cantidad». «La gente se porta muy bien, está concienciada para ayudar a los más necesitados», resaltaba el soraluzetarra y vecino de Zarautz, Julián Ucin.

Tolosa

El grupo de voluntarios del supermercado Eroski de la avenida de Navarra conformado por Jesús Mari Beldarrain, Pedro Ruiz y José Luis Elizegi, veteranos en esta iniciativa, realizaron el primer turno de trabajo de la mañana. Aunque costó coger ritmo, a medida que avanzaron las horas se retomó la actividad de otras ediciones, informa . «Se necesita un poco de todo», aunque este año se ha hecho hincapié en alimentos infantiles, pañales, aceite... Es el tercer año que se han puesto en funcionamiento los bonos de comida, cada vez más utilizados. «No caduca, nos ayuda a aligerar el trabajo posterior, y es más cómodo. La gente nos agradece el trabajo», señaló Beldarrain.

Errenteria

Los voluntarios trabajaron intensamente en el supermercado de Eroski en el Centro Comercial Niessen, informa . «Entre los dos días pasarán un total de 30 personas que irán rotando en turnos de cuatro horas, desde las 9 hasta las 21 horas. Hoy, además, colaborarán numerosos escolares del colegio Hijas de la Cruz», contaba Norberto Ortega que agradecía las aportaciones de productos, como azúcar, cacao, o aceite, pero resaltaba la importancia y comodidad de los bonos. «Gracias a esas donaciones económicas podemos comprar en cada momento el producto más necesario». María Luisa, vecina de Errenteria, no dudó en colaborar con leches, galletas y legumbres, dijo. «Creo que estamos obligados a ayudar a las personas necesitadas».

Arrasate

En el Supermercado BM del barrio San Andrés de Arrasate Dorita Murgía y Josefina Letona fueron dos de las voluntarias a pie de cajas, informa . Como otros años, las legumbres fueron los alimentos más donados, y los productos infantiles, los menos habituales, aunque muy necesarios. «Dono porque creo que hay gente que está muy necesitada y en algún momento de nuestra vida nos puede pasar a cualquiera», decía José Luis Sagasta, que se sumó a la campaña como acostumbra a hacer todos los años. Rakel Pérez se acercó con sus hijos Eneko y Julen a depositar alimentos. «Todos los años hacemos nuestra aportación».

Azpeitia

En el supermercado Eroski de Sanjuandegi, Iñaki Alberdi y Lurdes Arrieta, recibían ayer a los clientes con una sonrisa en la boca y la mano tendida con una bolsa. «Casi todos llegan ya sabiendo que este fin de semana es la recogida», decía Iñaki, que lleva ya tres años colaborando, informa . A su lado, Lurdes, que colabora por segundo año, aseguraba que en esta ocasión «la gente ha optado más por los bonos de ayuda económica». Es el caso de Loli Sáenz y Maribel Cabanillas. «Nunca sabes si te puede pasar a ti por lo que es importante ayudar a la gente necesitada», decía Loli.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos