Juzgan a una mujer acusada de coaccionar a sus vecinos en Irun

Imagen del exterior del Palacio de Justicia de San Sebastián. /DV
Imagen del exterior del Palacio de Justicia de San Sebastián. / DV

La Fiscalía de Gipuzkoa le imputa un delito de daños y una falta de coacciones, por los que pide una multa de 6.200 euros

J. PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

Los vecinos estaban ya hartos de ella. Sus vidas estaban supeditadas a las coacciones y molestias que venían sufriendo: ruedas pinchadas, ruidos, golpes en la puerta... Y todo para incomodarles. Dos años después de aquellos episodios que generaron gran tensión en la comunidad, la presunta autora deberá sentarse en el banquillo de los acusados. La Fiscalía de Gipuzkoa le imputa un delito de daños y otro de coacciones, por los que solicita una multa de 6.200 euros. El juicio se celebrará en un juzgado de lo Penal de Donostia.

Este proceso tiene su origen en unos hechos que, de acuerdo al escrito de conclusiones provisionales redactado por la Fiscalía Provincial de Gipuzkoa, se iniciaron en abril de 2015. Sobre las 14.20 horas del día 2, la acusada, de 35 años, pinchó los cuatro neumáticos de un Peugeot, propiedad de una vecina suya que permanecía estacionado en la calle Prudencia Arbide de Irun.

En los instantes posteriores, la mujer, con el «ánimo de contravenir la propiedad ajena», arrojó una piedra contra la luna delantera del citado vehículo y, seguidamente, con el mismo objeto golpeó insistentemente el parabrisas hasta que finalmente terminó por romperlo.

Como consecuencia de este ataque, el vehículo sufrió desperfectos que fueron valorados en 1.113 euros, una cuantía que fue abonada por la compañía aseguradora Lagun Aro con la que la titular del vehículo tenía suscrita una póliza de responsabilidad civil.

Pero este no fue el único episodio presuntamente protagonizado por la acusada. El escrito del ministerio público detalla que, en una fecha no determinada, pero anterior al 12 de abril del mismo año, la acusada, «con la intención de perturbar la calma y paz de sus vecinos», llevó a cabo «insistentes actos tendentes a molestarles».

De esta manera, golpeó reiteradamente la puerta y la ventana de la vivienda de unos vecinos y, asimismo, llegó en una ocasión a aporrear la puerta y a saltar fuertemente sobre el piso de su vivienda «con el objetivo de incomodarles».

Situación insostenible

La situación se hizo ya tan insoportable que un juzgado de Irun se vio en la necesidad de dictar un auto mediante el cual se imponía a la acusada una medida cautelar con la prohibición de que se aproximara a sus vecinas y a sus hijos, a una distancia inferior a cien metros del «domicilio, lugar de trabajo u otro frecuentado por ellos».

Le acusan de pinchar las cuatro ruedas de un coche, y de estampar una piedra contra el parabrisas

Tras los sucesos, el juez dictó medidas cautelares que le prohibían acercarse a sus vecinos

Asimismo, se le impedía comunicarse con cualquier medio audiovisual, verbal o escrito durante el tiempo que durase la tramitación de la causa. Esta resolución se mantuvo en vigor seis meses, momento en el que fue parcialmente modificada.

La Fiscalía considera que los hechos protagonizados por la acusada son constitutivos de un delito de daños, por el que solicita una multa de 6.000 euros. Asimismo, imputa a la mujer una falta de coacciones leves, por la que demanda otra sanción penal de 200 euros.

El juicio por estos hechos tendrá lugar en los próximos meses, en el Juzgado de lo Penal número 5 de Donostia.

Fotos

Vídeos