Las dos juzgadas por los 600 kilos de cocaína en un velero en Zumaia niegan cualquier relación

La madre y la exesposa del principal acusado, han declarado en la tercera sesión del juicio

EFESan Sebastián

Las dos mujeres que están siendo juzgadas en San Sebastián, junto a otros seis acusados, por el cargamento de casi 600 kilos de cocaína intervenido en 2011 en un velero en el puerto de Zumaia, han negado este martes que el dinero de sus cuentas proceda de tráfico de drogas.

Ambas mujeres, la madre y la exesposa del principal acusado, han declarado en la tercera sesión del juicio por estos hechos que se sigue en la Sección Primera de la Audiencia de Gipuzkoa contra ocho personas a las que el fiscal acusa de integrar una organización internacional dedicada al narcotráfico.

El Ministerio Público demanda penas que oscilan entre los 3 y los 27 años de prisión para los procesados por distintos delitos contra la salud pública, participación en organización criminal y blanqueo de capitales, según cada caso.

Durante la sesión del juicio celebrada esta mañana, la madre del supuesto jefe de la organización ha sido preguntada sobre una suma de 295.000 euros que habrían sido ingresados poco a poco en sus cuentas entre los años 2006 y 2013, así como sobre otros cerca de 350.000 euros invertidos en mobiliario e inmuebles durante el mismo período.

La mujer ha respondido que, salvo una herencia que había percibido de su madre, el resto de sus ganancias procedían de la peluquería que regenta en Bilbao y, en ningún caso de ninguna actividad ilícita relacionada con la droga realizadas por su hijo, como le había cuestionado el fiscal.

«He trabajdo como una mula desde muy joven»

La acusada ha justificado asimismo sus ingresos porque, según ha dicho, ha trabajado "como una mula" desde muy joven, en ocasiones "dándole la vuelta al reloj", en un negocio en el que llegó a tener a otras seis personas junto a ella, además de a su propio hijo que cortaba el pelo y afeitaba a los clientes varones.

Esta procesada ha negado asimismo haber adquiridos bienes, coches e inmuebles con dinero procedente del narcotráfico y ha afirmado que su hijo "jamás" le dio cantidad alguna para ingresar en sus cuentas.

La exnuera de esta mujer y exesposa del principal acusado ha rechazado también que su marido metiera cantidades en metálico en su cuenta bancaria, y ha justificado los ingresos registrados en ella como pagos que percibía en metálico por los trabajos que desempeñaba ocasionalmente cuidando niños y como asistenta del hogar.

Ha justificado también un ingreso de 14.000 euros que figuraba en esta cuenta como un pago que le hizo un cliente cuando trabajaba como "dama de compañía".

Esta mujer también ha explicado que los viajes que hizo junto a su entonces esposo a Colombia fueron por motivos vacacionales para visitar a su familia, ya que ella es natural de este país suramericano y su madre se encontraba enferma.

Declara otro acusado

En esta misma sesión, han declarado un hombre acusado de realizar unas transferencias desde su cuenta para comprar el barco "Catelejo", algo que ha negado ya que, según ha dicho, lo que él hizo fue prestar su cuenta bancaria a un "amigo" llamado Jonathan, quien le pidió este favor porque tenía que hacer unos pagos y no podía hacerlo con sus propias cuentas dado que tenía "problemas con su mujer" y le "quitaban" todo el dinero.

Este hombre ha dicho que sólo conocía al principal acusado porque era de su barrio, aunque después, a raíz de este asunto, ha entablado amistad con él. También ha descartado cualquier relación con el tráfico de drogas. Mañana continuará el juicio con las declaraciones de los primeros testigos.

Fotos

Vídeos