Julio, un mes muy seco, pese a sus 17 jornadas de lluvia

Los cielos nubosos que han predominado en julio han dejado muy poca lluvia, una circunstancia que embalses como el de Ibai Eder lo está acusando. / LOBO/MICHELENA

Solo se han recogido 46 litros en Hondarribia y 51 en Igeldo, cuando lo normal es que llueva de media entre 80 y 85 litros

JAVIER PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

Cálido y muy seco, por un lado; y, por otro, escaso en horas de sol y con muchos días de precipitación, nada menos que diecisiete en Igeldo. Así ha sido en lo meteorológico, por paradójico que pueda resultar, el mes de julio que ya es historia. Ha sido un periodo de contrastes, con máximas que han rozado en algunas jornadas los cuarenta grados y otras en las que justo se han alcanzado los quince. Es, de alguna manera, la tónica de este verano, en el que a los días de gran calor les suceden otros con temperaturas que más bien resultan otoñales o de comienzos de primavera. Y esta será también la tónica para los próximos días. No se esperan grandes variaciones, por lo menos hasta que arranque la Semana Grande donostiarra.

Julio ha dejado registros que merecen ser analizados. El mes ha tenido un comportamiento especialmente extraño en el capítulo de pluviosidad. Según datos facilitados por Margarita Martín, delegada de Aemet en Euskadi, julio ha sido «muy seco» en el centro meteorológico de Igeldo, donde solo se han recogido 51,2 litros, cuando la media del mes es de 88. Lo sorprendente, sin embargo, es que de las 31 jornadas ha llovido nada menos que en 17. Eso sí, en gran parte de ellas los acopios de agua se han situado por debajo de un litro. El causante de esto no ha sido otro que el sirimiri, un fenómeno que ha cobrado protagonismo, aun cuando muchos le daban por desaparecido. En Hondarribia, por su parte, se han recogido 46 litros, en quince días de lluvia, cuando la media es de 80.

Más información

En la presa del Añarbe ha llovido 87,2 litros cuando de media caen 115. De los 31 días, ha llovido en 16, aunque en 4 de ellos la precipitación ha sido también por debajo de un litro. Precisamente, la escasez de precipitación empieza a tener su incidencia en el estado de los embalses de Gipuzkoa, cuyos niveles no dejan de caer.

En Bilbao, con los 40,1 litros recogidos se ha quedado solo en «seco», ya que la media del mes es de 60 litros. Vitoria es la única capital en la que se ha llegado a la normalidad pluviométrica. Se han recogido 26,3 litros y lo normal es que caigan 26,9. Conviene recordar que veinte de los litros medidos se midieron en una jornada, en el transcurso de una tormenta.

Nublado y muy cálido

Además de muy seco, julio ha estado marcado por la presencia de nubes en el cielo. Basta con examinar las horas de sol acumuladas para verificar este dato. En Igeldo se han contabilizado 165 cuando lo normal hubiera sido 207. En Hondarribia se han totalizado 172 y la media del mes es de 206. En Bilbao y Vitoria, el número de horas también se ha situado por debajo de lo esperado, con 147 (la media es de 189) y 221, veinticuatro por debajo respectivamente.

Los datos

38,6 grados
fue la temperatura máxima que se alcanzó en julio en un centro de Aemet en Euskadi. Se midió el día 18, en Hondarribia
51 litros de lluvia
se han recogido el mes pasado en el observatorio del monte Igeldo, pese a que ha llovido diecisiete días
15 grados
fue la temperatura máxima que se midió el día 1 en Igeldo
Pronóstico para los próximos días.
La tónica será similar a la de estos días: nubosidad, alguna llovizna pero no demasiada, y temperaturas muy suaves tanto en las máximas como mínimas

Pese a la reiteración de días de lluvia y bajo número de horas de sol, julio ha sido «cálido» en los observatorios de Igeldo y Hondarribia, y «muy cálido» en el de Vitoria y aeropuerto de Loiu. Las cifras constatan estas afirmaciones. La temperatura media del mes pasado en el centro meteorológico donostiarra ha sido de 19,1 grados, cinco décimas por encima de la media de julio que es de 18,6º. Más alta fue todavía la media en Hondarribia. Los 21,3 grados del pasado julio le sitúan ocho décimas por encima de los 20,5º que constituyen la temperatura de un julio normal.

Donde más ha apretado la canícula ha sido en Álava y Bizkaia. En este último territorio, la temperatura media del mes pasado ha sido de 21,1 grados cuando lo normal es que en este periodo se alcancen 19,8º, de manera que este año se ha observado un incremento de 1,3 grados. Por su parte, en Álava la media ha sido de 19,9º y lo habitual es que se midan 18,5º.

La temperatura máxima se dio durante el golpe de calor que se recogió a mediados del mes. La temperatura máxima registrada en la red de observatorios de Aemet se midió el 18, en Hondarribia, con 38,6 grados. Aquel mismo día en Igeldo se alcanzaron 34,4º, mientras que en Vitoria se midieron 35,6º. En Bizkaia, la jornada más calurosa fue la del día 17. Entonces, el mercurio ascendió hasta 38,4 grados.

Las altas temperaturas de aquellas dos jornadas trajeron además noches tropicales. La madrugada del día 18 fue insoportable. Diferentes puntos de Gipuzkoa registraron las temperaturas mínimas más altas, no ya de la comunidad autónoma sino de «casi» toda la península. Ni en Extremadura, Andalucía, ni tampoco en Castilla-La Mancha soportaron tanto calor. Los 27,2 grados que se midieron a las «7.00 Z» (09.00 hora oficial) en Errenteria o los 26,7º que se alcanzaron en el observatorio del monte Igeldo solo fueron superados por una localidad: Valcarlos, en el Pirineo navarro. Allí el mercurio subió hasta los 27,4 grados, dos décimas más que en Errenteria.

Aquella noche, en el interior del territorio, el calor aflojó algo, pero tampoco mucho. En Aretxabaleta se midieron 25,2º, por 24,3º en Elgoibar, 23,6º en Beasain, 22,1º en Zumarraga y 20,4º en Elgeta.

Los 26,7 grados de Igeldo le posicionaban en el duodécimo lugar entre las mínimas más altas en un mes de julio de los últimos 89 años. Hasta el momento, la noche más cálida había sido precisamente la del año pasado. La madrugada del 19 de 2016, el mercurio se detuvo en 29,9º.

Pero el calor tampoco duró mucho. A lo largo del mes hubo jornadas en las que fue necesario abrigarse y bien. El día que más frío hizo fue el 1. Los termómetros se plantaron en 15 grados de máxima en Igeldo, mientras que la mínima de aquella jornada en el observatorio fue de 11,6º. En Hondarribia la temperatura fue de 17,5º y en Bilbao, de 18,9º. En Vitoria, por su parte, en la jornada más fresca, que fue también la del día 1, se registraron 15,3º. Aquella madrugada se contabilizaron 9,7 grados, un valor impropio para la fecha.

La misma tónica

Los pronósticos para los días venideros anuncian una situación similar. «El tiempo de la primera quincena de agosto va a ser una continuación de lo que hemos tenido hasta el momento. Se prevé nubosidad, alguna llovizna pero no demasiada, y temperaturas muy suaves, tanto en las máximas como mínimas», afirma Margarita Martín.

Tras el tránsito esta pasada noche de un frente que habrá dejado algo de precipitación, hoy entra de nuevo el anticiclón. «Con él estaremos hasta el viernes que atraviesa otro frente, que dejará más agua y bajarán también las temperaturas. Esta situación, con algún altibajo, podría mantenerse durante el fin de semana. El lunes continuaremos con vientos del oeste-noroeste, con temperaturas bajas... En suma que hasta finales de la semana que viene no ascienden las temperaturas. El 10, 11 y 12 empezará a hacer calor nuevamente», afirma Martín.

Fotos

Vídeos