Juego de turistas en el trono de Zumaia

Numerosos fans de la serie visitan a diario la playa de Itzurun, escenario de la última temporada

Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZZumaia

En la playa de Itzurun, junto a la orilla, Martí, Ariadna y Aina consultan su móvil y observan el entorno a la vez, como buscando algo. «¿Es esta la playa de la Khaleesi?», preguntan. Estos barceloneses son seguidores de Juego de Tronos, la serie que tiene enganchado a medio mundo y que ha elegido Euskadi para grabar muchas de las escenas de la última temporada, cuyo último capítulo se ha emitido esta madrugada. La playa de Zumaia es, precisamente, el lugar donde se erige la fortaleza de Daenerys Targaryen, uno de los personajes centrales de la superproducción y que encarna la actriz británica Emilia Clarke.

Los efectos especiales provocan grandes cambios en los paisajes originales. En el caso de Itzurun, hacen que sobre el arenal se alce el gran castillo de Rocadragón. «Claro, eso nos ha descolocado y no teníamos claro si era aquí o no», confesaban los catalanes. Una rápida consulta en internet les despejó cualquier duda: estaban pisando territorio ‘Juego de Tronos’.

Lo cierto es que la costa de Zumaia tiene una presencia muy destacada en la última temporada de la teleserie. El flysch, los acantilados, la playa, el mar, las cuevas... Todas ellas aparecen en cada capítulo. Y como ya ha ocurrido con otras localizaciones como Sevilla, Peñíscola o Girona, la localidad guipuzcoana ya ha empezado a notar el ‘boom’ turístico que genera formar parte del mundo de Juego de Tronos.

Desde que el pasado 17 de julio se emitiera en todo el planeta el primer capítulo de la séptima temporada, son muchos los fans de la serie que han aprovechado las vacaciones de verano para visitar algunas de las nuevas localizaciones. Así lo atestigua Juan Mari, que desde hace 48 años regenta la heladería López situada en la entrada de la playa de Itzurun. «Desde ese día se ha notado que viene mucha más gente por la serie». ¿Por qué lo sabe? «Porque no vienen con bañador y toalla. Solo con una cámara de fotos».

De hecho, el día que la cuadrilla de barceloneses está en la playa no hace buen tiempo. Sin embargo, en la arena decenas de turistas pasean y toman fotografías. Martí, Ariadna, Aina y otras dos amigas están de vacaciones por el norte de la península, y los tres primeros, fans de la serie, han empujado a sus compañeras a visitar escenarios de la misma. Para hacer su experiencia más ‘friki’, se animan a posar emulando una de las escenas que tuvieron lugar en la playa de Itzurun. «¿Quién hace del enano?», pregunta uno de ellos. La solución, un agujero cavado en la arena para tratar de conseguir el mayor realismo posible.

Como los catalanes, muchos aprovechan su paso por Euskadi para descubrir los paisajes de Juego de Tronos. La familia de Joan, de Alicante, ha pasado por Asturias, Cantabria, La Rioja y el País Vasco. Gracias a un documental sobre la serie descubrió Zumaia y su flysch, «y nos ha traído a todos a verlo», decía su madre, que reconocía que la visita había merecido la pena. «El paisaje es precioso». Joan reconoce ser un ‘friki’ de la serie. Para su visita a Itzurun se puso un colgante con los tres dragones de ‘Khaleesi’ que en la serie sobrevuelan la playa zumaiatarra. «Me vi las seis temporadas en dos semanas, en plenos exámenes. No sé como, pero aprobé todo», afirma.

«Caos» en Gaztelugatxe

Otra familia alicantina pasea por la arena. Aitor y Paula son los que ven la serie. Sus padres, Toñi y Luis, están encantados de poder pasar unas vacaciones con sus hijos, aunque sea Juego de Tronos el que marque el itinerario. «Al final ellos ya son mayores, y es difícil que quieran irse una semana con sus padres. Así que hay que buscar alicientes que les motiven. Además, así no están todo el día dando la lata», afirma guasona la madre.

Antes de visitar Itzurun, los alicantinos pasaron por San Juan de Gaztelugatxe, escenario también de la serie. «Lo de allí es un auténtico caos. Hay quienes aparcan a varios kilómetros y llegó un momento en la subida que nos molestábamos entre todos», confiesa esta familia.

Por el momento, Zumaia esta siendo ‘conquistada’, pero no ‘asediada’ por los turistas. El Ayuntamiento ya tomó la determinación de establecer zonas de aparcamiento para residentes y poner OTA en las plazas más cercanas al casco histórico y la playa. Tanto en la entrada al pueblo como en las calles principales se han colocado señalizaciones para que los visitantes que acuden en coche estacionen fuera del centro, con el objetivo de evitar colapsos. Asimismo, varias personas identificadas con chalecos aportan información a los turistas sobre dónde poder aparcar y cómo dirigirse hasta la playa.

Para Zumaia, la atracción turística que genera Juego de Tronos no ha hecho más que empezar. El reto es que tanto visitantes como zumaiatarras puedan convivir en sintonía, bajo la protección de tres dragones que ya forman parte del paisaje -ficticio- de la costa de Zumaia.

Más sobre 'Juego de Tronos'

Fotos

Vídeos