La joven de Irun está consciente y la Ertzaintza busca a su atacante

Vista del lugar desde donde fue arrojada la joven, desde la carretera. / DE LA HERA

La mujer de 24 años es trabajadora social en Aspace y vive a escasos metros del parque Mendibil, desde donde fue arrojada a un talud

AIENDE S. JIMÉNEZSAN SEBASTIÁN.

Todo ocurrió muy cerca de su casa, en un parque a escasos metros de donde vive. La Ertzaintza investiga ahora quién o quienes son los responsables del ataque a una mujer de 24 años, vecina de Irun, que el pasado martes fue encontrada en un talud maniatada, amordazada y en coma. La joven, que el mismo martes por la tarde había recuperado la consciencia, se encuentra bien aunque por el momento permanece ingresada en el Hospital Universitario Donostia.

El Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco mantiene la investigación abierta, aunque no se han querido aportar detalles sobre la misma ni sobre las líneas que se están siguiendo. Lo que sí se ha confirmado es que la joven vive a escasos metros del lugar en el que fue encontrada, en una calle colindante a una de las entradas del parque Mendibil, de donde se sospecha que fue arrojada al talud que baja hasta la carretera GI-636, la variante de Irun.

La joven fue hallada inconsciente y en estado de hipotermia, por lo que la policía sospecha que pudo ser abandonada en el lugar durante la madrugada del lunes al martes, y que permaneció durante horas en una zona de vegetación hasta que fue localizada. La investigación se centra en esclarecer quién está detrás de estos hechos, si se trata de una sola persona o fueron varias las que arrojaron allí a esta vecina de Irun, a la que además maniataron y amordazaron.

Más

Durante la jornada de ayer agentes de la Ertzaintza se personaron en el parque y en las calles colindantes para hablar con los vecinos de la zona, a los que enseñaron una foto de la joven por si alguno podía reconocerla y aportar datos que pudieran ayudar en la investigación.

Los vecinos que se encontraban paseando por la zona de Mendibil se mostraban consternados. «Vive en la calle de aquí al lado y la conocía de vista», decía un chico junto con unos amigos. «A mí me habían avisado de que no viniera sola por aquí de noche, ni siquiera para sacar al perro, porque es una zona muy oscura y sin vigilancia», comentaba otra mujer que paseaba con su mascota. Aunque en el parque hay una señal que indica que este cierra a las diez de la noche, los vecinos que acuden diariamente con sus canes confirmaron que siempre está abierto.

Sobre la joven, fuentes consultadas por este periódico han confirmado que se trata de una vecina de Irun de 24 años, que fue alumna del colegio La Salle de la localidad y que después realizó estudios superiores de Técnico en Integración Social en el centro Nazaret. Actualmente es trabajadora social de Aspace en el centro Arrupenea de Irun, que cuenta con un servicio de día con 23 usuarios y un espacio de viviendas para 21 personas. También le describen como una persona amante de los animales, en especial de los caballos y los canes. Tiene una perrita con la que realiza clases de adiestramento avanzado y con la que acude incluso a concursos caninos.

La Ertzaintza ha mostrado una foto de la joven a los vecinos para recabar datos INVESTIGACIÓN

La joven fue hallada en coma, maniatada, amordazada y en estado de hipotermia HORAs ABANDONADA

El Ayuntamiento ha convocado una concentración en repulsa por lo sucedido HOY A LAS 19.00 HORAS

Aunque permanece ingresada en el Hospital Donostia, está consciente y su evolución es favorable. La Ertzaintza no ha querido confirmar si la joven recuerda lo ocurrido y tampoco ha aclarado si ha aportado nuevos datos que puedan ayudar a detener a él o los responsables que la atacaron y la arrojaron desde el parque Mendibil por un talud, dejándola maniatada, amordazada e inconsciente.

Concentración hoy en Irun

Esta tarde a las 19.00 horas el Ayuntamiento de Irun ha convocado una concentración en la Plaza del Ensanche en «repulsa y condena» de estos hechos. José Antonio Santano, alcalde de la localidad, ha querido lanzar un mensaje de «tranquilidad a todos los vecinos», y ha señalado que se trata de un hecho «horroroso y que condenamos, pero afortunadamente aislado». Asimismo ha deseado a la joven irundarra una «pronta recuperación», y afirma que esperan que la investigación de la Ertzaintza «arroje datos que puedan explicar lo que ocurrió».

Fue un ciclista quien sobre las 10.30 horas de la mañana del pasado martes descubrió entre unos matorrales a la joven malherida y quien avisó a los servicios de emergencia. La mujer se encontraba en un talud al que no era posible acceder y se requirió la presencia de los bomberos forales para poder rescatarla y llevarla hasta la ambulancia, que aguardaba en la carretera que pasa junto a la ladera.

Cuando llegaron hasta la joven irundarra, esta se encontraba en coma, con las manos y los pies atados con unas bridas y con la boca tapada con cinta americana. Además presentaba síntomas de hipotermia, por lo que se cree que estuvo abandonada entre los arbustos durante varias horas.

Los profesionales sanitarios desplazados hasta el lugar trataron de reanimarla allí mismo, ya que sus constantes vitales eran muy bajas y su vida corría peligro. Tras las primeras atenciones fue trasladada al Hospital Donostia, donde ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en estado de coma. A última hora de la tarde del martes la joven recuperó la conciencia, y se encuentra bien, aunque por el momento permanece en el centro hospitalario de la capital guipuzcoana.

Fotos

Vídeos