José Luis Posada: «Hay mucho que hacer para garantizar los derechos de las personas con discapacidad en la accesibilidad»

José Luis Posada en su visita a Donostia/Usoz
José Luis Posada en su visita a Donostia / Usoz
Arquitecto

«En muchos locales faltan ascensores, rampas y falta quitar peldaños donde no deben estar»

Iker Marín
IKER MARÍN

El Código Técnico de Edificación (CET) es la principal referencia de regulación de la edificación en toda obra nueva y en las reformas que se realicen en edificaciones existentes o que se cambien de uso. Todo arquitecto e ingeniero debe cumplir este código que se aplica a nivel estatal y que es de obligado cumplimiento y aplicación. José Luis Posadas, arquitecto actualmente jubilado y redactor principal del CET, ha estado recientemente en Donostia participando en unas jornadas profesionales organizadas por Hostelería Gipuzkoa y Fomento de San Sebastián en las que ha explicado cuáles deben ser las condiciones reglamentarias de seguridad frente a incendios y accesibilidad para las personas con discapacidad que se debe cumplir los proyectos de reforma de los establecimientos del sector hostelero.

Además Posada, que ejerció como Jefe de Área de Seguridad y Accesibilidad del Ministerio de Fomento del Gobierno de España, hizo especial hincapié en la Ley (4/12/2017) de obligatoriedad de adecuar los establecimientos a la CET, hecho que «no se ha cumplido en la mayoría de los casos en los locales antiguos» y que va a acarrear multitud de denuncias por parte de los colectivos de personas con discapacidad hacia los titulares de estos bares, restaurantes u hoteles, además de a los ayuntamientos por no hacer cumplir la ley.

- ¿El Código Técnico de Edificación en qué puntos pone el foco de actuación?

- Son seis los requisitos básicos que se deben cumplir. Vienen amparados por la Ley de Ordenación de la Edificación y son seguridad estructural, seguridad en caso de incendio, seguridad de utilización y accesibilidad, protección contra el ruido, salubridad y ahorro energético. Son obligaciones que deben hacer cumplir los arquitectos e ingenieros en las obras nuevas, reformas y rehabilitaciones. El sector hotelero están englobados los hoteles, pensiones, residencias y hostales; en la restauración los bares, restaurante, sidrerías y tabernas: y en los locales de ocio hablamos de discotecas, salas de juego y locales de reunión.

«Los colectivos de discapacitados animan a presentar demandas porque no se cumple la ley»

- Su ponencia ante los técnicos guipuzcoanos se centró en dos de estos requisitos, la seguridad en caso de incendio y en la utilización y accesibilidad. ¿Al referirse a los incendios qué aspectos específicos han de cumplirse?

- Son condiciones muy importantes los que se deben cumplir porque estamos hablando de la seguridad de las personas. Cuando nos referimos al CTE y los incendios, nos referimos en la mayoría de las veces a locales públicos. Y son muchos los requisitos que deben cumplirse con detalle. Me refiero a las condiciones de evacuación de los locales, de ocupación, distancia de evacuación, anchuras, recorridos, sectorización y compartimentación de los locales de riesgo, las cocinas, los almacenes, las instalaciones de extinción de incendios que deben haber, accesibilidad para los bomberos, la resistencia al fuego de las estructuras, las puertas cortafuegos, las salidas… aspectos que se deben cuidar tanto en los proyectos de las obras nuevas como en las reformas.

- ¿Cuál es el nivel de cumplimiento?

- España tiene en general un buen nivel reglamentario en seguridad frente a los incendios y se van cumpliendo los códigos más o menos. Aunque sí que hay aspectos preocupantes. Por ejemplo, que las puertas de emergencia no están disponibles y tener que afrontar situaciones peligrosas. Habitualmente es preocupante la actitud de los titulares de los establecimientos, que no de los proyectistas. No mantener las salidas de emergencia en condiciones es muy grave. Y esto sucede en bares, discotecas y restaurantes de este país. Sucede en muchos casos que hay salidas de emergencia andadas y con cadenas por aquello de que por ahí me pueden entrar a robar. Otro déficit está en las señales de emergencia: no se mantienen como se debería. El mayor problema al que nos enfrentamos en este sentido es el de la vigilancia para conocer si se cumplen todos los requisitos del código.

- ¿Quién es el responsable de hacer velar por el CTE?

- El Estado lo que hace es la reglamentación pero la competencia de la vigilancia es de los ayuntamientos. Y me refiero tanto a las inspecciones cuando el local está abierto, en su vida útil, como la vigilancia de los proyectos de obra. Durante la fase previa de apertura de un bar, por ejemplo, también hay que hacer un seguimiento el proyecto y vigilar que se cumpla el CET y otras reglamentaciones que puedan haber de rango municipal y autonómico. Y eso es competencia de los ayuntamientos. El problema en muchos lugares es la falta de personal suficiente para esta tarea. Los técnicos municipales suelen ser responsables de supervisar proyectos, muy competentes, pero se encuentra habitualmente con problemas de dotación de personal. Inspeccionar y vigilar las instalaciones requiere de mucha gente y a veces eso no sucede.

- Porque la picaresca existe.

- Claro. Hasta que se acaba la obra el responsable del proyecto es el arquitecto. Y el que firma el fin de obra se hace responsable de que se cumpla la reglamentación. A partir de ahí el responsable es el titular de la actividad. Y es en ese momento cuando comienzan muchos problemas. A partir de abrir pueden empezar a hacer uso inadecuado de las instalaciones, empieza el mundo de las reformas no controladas. Por ello la necesidad de la vigilancia.

- ¿Hay diferencias en los controles en las diferentes Comunidades Autónomas?

- Sí, sí que las hay. Hay administraciones mejor dotadas que otras y eso redunda en que no se vigila igual en todo el Estado. En Gipuzkoa, por ejemplo, la situación es buena en comparación con otros lugares. A primera vista las cosas están razonablemente bien.

- En cuanto a la utilización y accesibilidad en los locales, ¿cómo estamos?

- Euskadi está muy bien en ese sentido. La CAV, además de la reglamentación estatal, tiene su propia ley de accesibilidad que es muy exigente, completa y muy avanzada, tanto a nivel urbano como de establecimientos. En Euskadi estáis muy por encima de la media estatal.

- No obstante hay una Ley, con fecha de 4-12-2017, que marcaba la fecha límite para adecuar los establecimientos a las exigencias reglamentarias del código. ¿Cuál es la situación a día de hoy?

- Los edificios nuevos, los que se estén construyendo ahora mismo, se debe respetar esa Ley. El problema está en los edificios de antes de diciembre de 2010, que es cuando entró en vigor el Código Técnico en materia de accesibilidad. Hay un mandato de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad que señala que la edificación existente se debe adecuar, ponerse al día, en todo lo que sea susceptible de ajustes razonables. En este sentido, esos establecimientos y edificios deberían estar ya adaptados.

- ¿Y?

- Se ha hecho bastante poco y ahora es cuando van a empezar los problemas. Los colectivos de personas con discapacidad, sobre todo Cermi que opera a nivel nacional, están empezando a atacar al Gobierno y a los ayuntamientos porque este código no se ha cumplido de forma adecuada. Y estos colectivos van a animar a los particulares a presentar demandas y reclamaciones porque ya saben que tienen un derecho legal que no se ha cumplido. En Euskadi, en líneas generales, el código se cumple en edificios nuevos pero los antiguos no cumplen.

«Es preocupante que las puertas de emergencia no estén disponibles en situaciones de emergencia»

- ¿Cuáles son los requisitos que no se cumplen?

- Faltan ascensores, rampas y falta quitar peldaños donde no deben estar. Hay muchísimo que hacer para que las personas con discapacidad tengan todos sus derechos garantizados. Y no solo hablo de personas en sillas de ruedas, hablo de personas con discapacidad visual y auditiva que tienen un hándicap para usar los edificios y locales, tanto del sector publico como del sector privado. Sabemos que hay en muchos casos un problema económico para no hacer frente a las reformas pero es urgente hacerlo.

- ¿La Ley prevé sanciones económicas?

- Por supuesto. La Ley contempla y regula las infracciones y regula las cantidades que se pueden imponer por faltas graves. Incumplir requisitos de accesibilidad que tenían que haberse cumplido es una falta grave. Y entonces las Ley establece un baremo de sanciones que se gestionan tanto a nivel de Comunidades Autónomas como a nivel estatal. Pero multas y denuncias va a ver, porque el plazo finalizó en diciembre y por ejemplo, la Cermi y la ONCE sé que se están moviendo en este sentido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos