José Luis Fernández Barbón: «Un agujero negro es como un pozo en el espacio del que no se puede salir»

José Luis Fernández Barbón, durante una conferencia reciente./DV
José Luis Fernández Barbón, durante una conferencia reciente. / DV
José Luis Fernández Barbón (Doctor en Física Teórica)

«La idea de Einstein de que el espacio se retuerce es fundamental para que tu GPS funcione correctamente», sostiene el investigador científico

IGNACIO VILLAMERIELSan Sebastián.

Continuando con el ciclo de conferencias 'Qué sabemos de...' el Centro de Física de Materiales (centro mixto UPV-CSIC), presenta esta tarde a las 19.30 a José Luis Fernández Barbón, y su charla 'Los agujeros negros y los límites del espacio tiempo' en la sala de conferencias Ruiz Balerdi de Tabakalera, con entrada libre hasta completar el aforo. Fernández Barbón es doctor en física teórica por la Universidad Autónoma de Madrid y trabaja como investigador científico del Instituto de Física Teórica CSIC/UAM.

-¿Qué son los agujeros negros?

- Buscando un eslogan simple para explicarlos podríamos decir que son como espacios vacíos retorcidos.

- Me quedo igual.

- En la teoría de Einstein se dice que el espacio es deformable, y la deformación se produce como resultado de la concentración de energía. Si tienes mucha energía en un sitio, el espacio es como que se dobla, se contrae. Y el agujero negro es la situación extrema en la que la contracción se vuelve irreversible. Como si fuera una especie de pozo. Una catarata de la que no puedes salir.

- ¿Qué ocurre dentro de ellos?

- No se sabe muy bien lo que pasa. Lo que sí sabemos es que la noción que tenemos del espacio y el tiempo se rompe. La forma en la que el agujero negro interacciona con el entorno se entiende bastante bien con la teoría de Einstein. Hay muchos objetos astrofísicos que solo se pueden explicar si se asume que hay un agujero negro. Y ahora, con el descubrimiento de las ondas gravitacionales, se puede decir que la existencia de los agujeros negros se ha confirmado totalmente porque se cree que estas ondas son producidas por dos agujeros que colisionan.

- ¿Qué se sabe de estos agujeros?

- Ahora sabemos bastante. Tienen una larga historia pero durante gran parte de ella eran especulativos. Una especie de objetos que vivían en las ecuaciones matemáticas de la teoría de Einstein, pero que mucha gente opinaba que no eran reales porque son unos objetos bastante peculiares, extremos diría yo.

-¿Qué hay dentro de ellos?

- Opino que hay un muro temporal. El tiempo se para, pero es un terreno de la física muy especulativo y en el que no hay consenso. Además es imposible hacer un experimento dentro de ellos.

-¿Qué impacto tiene esto en la vida cotidiana?

- Ninguno. Es simplemente saber que el universo es sorprendente. Los límites extremos de la ciencia nos ponen de manifiesto lo fascinante que es el mundo real.

- Entonces, utilidad práctica ¿poca?

- Si buscamos la utilidad práctica, no tiene. Pero las teorías en las que se basa esto sí. La idea de Einstein de que el espacio se retuerce es fundamental para que el GPS de tu móvil funcione correctamente, por ejemplo.

- ¿De qué va a hablar en la charla?

- Del descubrimiento de las ondas gravitacionales, que es el tema que se llevó el Premio Nobel de este año. Voy a utilizar eso como hilo conductor para hablar de los agujeros negros. También trataré cuál es el futuro de la investigación en este campo.

- ¿Cuál cree que es ese futuro?

- Básicamente, cómo se podrán utilizar los detectores de ondas gravitacionales para darse cuenta de colisiones de agujeros negros que puedan estar muy lejos. Y a lo largo del siglo XXI creo que se cartografiarán todas las colisiones de agujeros que ha habido hasta ahora.

- ¿Esas colisiones tienen alguna incidencia en la Tierra?

- No, ninguna. Simplemente tienen incidencia en nuestra comprensión de las leyes de la física. Cuantos más datos tengamos mejor podremos comprobar en detalle si las teorías de Einstein funcionan de verdad. Por otro lado, se supone que hay un agujero negro en el centro de nuestra galaxia y probablemente seamos capaces de verlo cuando mejoren las técnicas de instrumentalización.

- Según las películas de ciencia ficción, si te metes en un agujero negor desapareces. ¿Esto es así?

-Sí, bueno, digamos que la palmas (risas), porque el interior del agujero negro se supone que es bastante 'fastidiadillo'.

- ¿Vendría a ser una especie de basureo de la galaxia?

- Sí, o como una planta de procesamiento de basura. En el sentido de que todo lo que se traga lo aplasta. Tiene pinta de que es como una especie de túnel, que cuando entras tienes la sensación de que se alarga y se achica. No eres capaz de salir porque la entrada se aleja cada vez más de ti. Hasta donde sabemos, cualquier cosa que entra queda reducida a partículas elementales.

- ¿Qué me puede decir del planeta nuevo que se ha descubierto recientemente?

- No sé, ya se han descubierto tantos que he perdido la cuenta...

- Sin embargo dicen que este podría albergar vida.

-En el tema de los planetas lo que se busca siempre es alguno que pueda albergarla, pero por vida se entiende la microbiana (bacterias). Pero yo creo que ninguno de los planetas que se han descubierto recientemente puede albergar vida inteligente.

- ¿Por qué opina eso?

- Porque o son demasiado calientes o demasiado fríos. Además, para que haya vida inteligente necesitas una situación muy estable durante muchos millones de años, como pasó en la Tierra. Y para eso hace falta una estabilidad en las condiciones que no es fácil de conseguir. Por ejemplo en nuestro planeta tenemos la luna, que es un satélite bastante grande, y hace que el eje de la Tierra esté estable. Si no lo estuviese tanto, habría unos cambios climáticos mucho más bestiales y habría también extinciones máximas. Aunque tampoco soy experto en ese tema.

- Volviendo con los agujeros negros entonces, ¿cree que representan las piedras filosofales de los fundamentos de la física?

- Sí, porque dentro de ellos los límites del espacio tiempo dejan de funcionar y no sabemos lo que le pasa exactamente. Así que al presentarse una situación así nos encontramos ante una crisis de fundamentos. No es que tengamos un problema técnico, es que no tenemos ni idea de lo que pasa. De ahí que, entender el funcionamiento de un agujero negro, sea algo así como el reto más grande que puede haber desde el punto de vista de la física. No hay que olvidar que estamos hablando de cosas que están a millones de años luz, sobre las cuales no podemos hacer un experimento directo. Se trata además de un conocimiento puro. Es decir, que no tiene ninguna aplicación práctica inmediata.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos