El retraso en Jakintza enfrenta al centro y a las instituciones

Rueda de prensa de representantes de la Ikastola Jakintza/Michelena
Rueda de prensa de representantes de la Ikastola Jakintza / Michelena

El centro denuncia que el Ayuntamiento de Donostia y el Gobierno Vasco no han puesto los recursos suficientes y estos responden que sí tomaron medidas

DV

El retraso de la apertura del curso en la ikastola Jakintza de Donostia por inundaciones ocurridas en el mes de agosto, en plena fase de obras en el centro, ha enfrentado este viernes al Órgano Máximo de Representación del colegio público por un lado, y al Gobierno Vasco y el Ayuntamiento de Donostia, por otro, como responsables de la obra.

Los desperfectos provocados por la obra han obligado a aplazar el inicio de las clases hasta el 14 de septiembre y solo con horario de mañana hasta octubre. Educadores y padres del centro han denunciado en rueda de prensa que ni el departamento de Educación, ni el Ayuntamiento «han hecho el esfuerzo necesario para arreglar los desperfectos, y tampoco han puesto los suficientes recursos para mejorar la situación, de cara a que se cumpliera el objetivo de comenzar el curso el día 7».

Por su parte, en un comunicado conjunto, Gobierno Vasco y Ayuntamiento han señalado que «se tomaron medidas desde el día siguiente de conocer que había entrado agua en el edificio de la ikastola Jakintza, sita en la calle de la Escolta Real, para hacer frente a su solución». Sin embargo, los representantes del colegio recordaron que ya el 5 de agosto la entrada de agua causó desperfectos que no se comunicaron hasta la siguiente incidencia, también por el agua, del día 11. Posteriormente, los días 22 y 28 también hubo inundaciones, según el centro.

Las instituciones han explicado que las lluvias tuvieron lugar en plena fase de renovación de la terraza, pero que para el día 30 esta parte se había renovado prácticamente en su totalidad, por lo que su protección era más sencilla, pero que la tromba de ese día fue mucho más fuerte. También han señalado que «hemos ultimado un calendario de actuaciones para poder dar comienzo al curso el día 14 de septiembre, servicio de comedor incluido, a través del cual se garantizan las condiciones de seguridad e higiene de los alumnos, profesores y demás trabajadores del centro».

Tal y como ha recordado el Órgano de Representación Máximo del centro, «el principal responsable de la obra es el Ayuntamiento donostiarra, ya que adjudicó el contrato de la obra», mientras que la financiación corresponde al departamento de Educación del Gobierno Vasco (60%) y al consistorio (40%). Además de exigir la reparación de «los grandes desperfectos», padres y educadores pidieron que «se aclare quién o quiénes son los responsables» de la situación.

Fotos

Vídeos