Iosune Irazabal: «En la FP vasca nos adaptamos a las necesidades del entorno con rapidez»

Iosune Irazabal, la primera mujer que preside Ikaslan Gipuzkoa./JUANTXO LUSA
Iosune Irazabal, la primera mujer que preside Ikaslan Gipuzkoa. / JUANTXO LUSA
Iosune Irazabal, presidenta de Ikaslan Gipuzkoa

«Cuando una empresa tiene una necesidad que no estaba reglada se crea un programa para dar respuesta a ese nicho que estaba sin cubrir»

TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

Ikaslan Gipuzkoa ha cumplido veinticinco años. Nació englobando a catorce centros y ahora cuenta con 25. Aunque se define como la Asociación de Institutos Públicos de Formación Profesional, realmente se trata de una asociación de directores de esos centros, porque al ser públicos no pueden asociarse. Las bodas de plata han coincidido con la llegada a la presidencia de Iosune Irazabal, directora del Miguel Altuna LHII de Bergara, la primera mujer en ocupar el cargo.

- ¿Cuál es la función de Ikaslan Gipuzkoa?

- Contamos con 8.182 alumnos y somos muy dispares porque abarcamos todas las familias profesionales: técnicas, sector servicios, agrario, marítimo pesquero. El principal objetivo de Ikaslan es aunar fuerzas y sinergias para impulsar la red pública de la Formación Profesional. Tenemos desde la formación básica hasta los ciclos superiores, sin olvidar que actualmente están implantando programas de especialización.

- ¿Está cambiando la percepción que se ha tenido siempre de que la FP era una salida para los malos estudiantes?

- Todavía tenemos que avanzar y desmitificar la Formación Profesional. Las empresas y el sector servicios necesitan personal cualificado, que dé respuesta a sus necesidades actuales. No tiene nada que ver con lo que existía hace unos años. Los puestos de trabajo han evolucionado mucho y con ellos la FP. La competitividad de las empresas está unida a la cualificación que tienen sus trabajadores, por eso nuestro alumnado tiene que tener una buena formación. Las empresas están contentas con las personas que les llegan desde nuestros centros y eso está consiguiendo que se empiece a visualizar la FP como una buena opción de futuro. No podemos estereotipar. Es cierto que durante muchos años fue así.

- ¿Pero se trata de una buena alternativa para los jóvenes que no tienen muy claro lo que quieren estudiar?

- Es una buena opción para todos. La FP tiene salidas muy diferentes. Son estudios prácticos con los que se adquieren las bases para una profesión. Antes de decidir, los estudiantes deben conocer la FP y el sistema universitario, y entonces tomar la decisión en función de las características de la persona. Son opciones diferentes, con sus cualidades y particularidades. No hay que olvidar que después de hacer una formación profesional se puede pasar a la universidad.

- ¿Son muchos los que dan ese salto?

- En los últimos años en las tres universidades vascas UPV, Deusto y Mondragon están ofreciendo el modelo 2+3, un grado superior de FP de dos años, más tres cursos del grado universitario. Además, últimamente tenemos universitarios que al acabar vienen a FP porque no encuentran trabajo o quieren darle otra perspectiva a sus estudios, darle un valor añadido con una parte más práctica. En todas nuestras aulas tenemos universitarios. Es bidireccional. Somos complementarios.

- ¿Por qué la Formación Profesional es el estandarte de calidad de la educación vasca?

- Porque sabemos adaptarnos a las necesidades del entorno con rapidez. Cuando comenzó la crisis se implantó el sistema dual. Más tarde llegaron las nuevas tecnologías y también fuimos por ese camino. La FP es un sistema vivo y aunque es complicado crear nuevos títulos porque para ello dependemos de Madrid y la burocracia ralentiza mucho el proceso, adaptamos los contenidos en nuestros ciclos formativos. A parte de eso, en los últimos años se están impulsando los programas de especialización. Cuando una empresa tiene una necesidad que no está reglada dentro de los currículos se crea un programa para dar respuesta a ese nicho que hasta entonces no estaba cubierto.

- ¿Y que tiene para que también sea un referente en Europa?

- Por ejemplo, aunque la formación dual ya se practicaba en muchos países europeos, nosotros concebimos nuestro propio sistema. Además, contamos con el modelo combinado de FP que trabaja en el ámbito de la innovación, tanto tecnológica, con los tkgunes, nodos y áreas de especialización, como la metodológica, el ámbito del emprendizaje y el de la internacionalización.

«Todavía tenemos que desmitificar la FP. Las empresas necesitan personal cualificado»

«Hay que olvidarse de profesiones de hombres y profesiones de mujeres y pensar en personas»

«La FP es algo más que encontrar trabajo, es una formación práctica que te aporta un oficio»

- También fueron pioneros en dar importancia a las competencias trasversales de los alumnos.

- Hace unos días tuvimos el congreso de Ikaslan en Tabakalera y una de las ponencias fue 'Saber escuchar'. Eso es lo que hace nuestra Formación Profesional, sabe escuchar y lo hicimos cuando las empresas del entorno nos dijeron que los nuevos trabajadores, además de tener conocimientos técnicos, debían tener competencias trasversales. Cuando sabes escuchar también debes saber dar respuesta. Desde la viceconsejería se planteó dar cabida a esas competencias y así fue como se empezaron a trabajar las nuevas metodologías, especialmente la colaborativa. No concebimos una formación profesional que no esté ligada al sector productivo.

- ¿Tienen capacidad para actuar con rapidez ante los nuevos oficios que van surgiendo?

- Sí, un ejemplo de contenidos que antes no estaban en el currículum y ahora sí son los programas de especialización de ciberseguridad, procesos de forja, fabricación avanzada. En un campo un poco más amplio nos encontramos con la impresión 3D, robótica, realidad virtual, incluso se está formando a buceadores que sean capaces de soldar bajo el mar... Más que aparecer nuevos oficios, se están adaptando las profesiones a las necesidades, creando nuevos contenidos. Antes se hace una labor de campo para ver cuáles son las necesidades de las empresas. Cada centro está muy arraigado a su entorno, somos muy locales. Esa cercanía nos permite recibir la información muy pronto y actuar. Además tenemos Tknika que nos permite experimentar y después transferir el conocimiento.

- ¿Entonces se puede decir que ahora están preparando a los alumnos para profesiones del futuro, de las que ahora casi no hemos oído hablar?

-- Los expertos dicen que las profesiones del futuro a día de hoy no existen y que no nos las podemos imaginar. No puedes preparar para lo que no existe pero sí a profesionales que sean capaces de gestionar el cambio y los centro de FP tenemos que ser ágiles en la respuesta. Hace cinco años se empezaba a hablar de la impresión 3D y ahora existe en todos los centros.

- ¿Ahora que parece que se está saliendo de la crisis, tienen miedo de que los jóvenes no necesiten una salida profesional rápida y no se matriculen en FP?

- Al final es oferta y demanda. Sí es verdad que en época de crisis sí parecía que la Formación Profesional era una salida para encontrar trabajo. Pero la FP es algo más que encontrar trabajo, es una formación práctica que te da un oficio. Poco a poco este mensaje está arraigando y por eso no creo que los jóvenes dejen de venir por ir a la universidad. De notar un descenso de matriculaciones será por la bajada de la natalidad. El mensaje que hay que dar es que es una opción que no cierra puertas a otras alternativas.

- Dice que es algo más que una salida para encontrar trabajo, pero la realidad es que la empleabilidad al terminar la FP es muy elevada.

- Sí. Hay ciclos que rondan el 100%. Estamos volviendo a ofertas de empleo anteriores a la crisis, cuando un chaval tenía hasta cinco empresas para elegir, sobre todo en los ciclos superiores. En el resto, el porcentaje es del 80%.

- Uno de los aspectos negativos es que se mantiene la idea de que la FP es para hombres.

- Está claro que los estereotipos se mantienen. Hay familias, sobre todo las técnicas, donde la presencia de la mujer es mínima y en otros sectores donde pasa lo contrario como en imagen personal, sanitario y servicios. Se está dando un cambio, pero vamos muy lentos porque los estereotipos están muy arraigados. Se piensa que las empresas son sucias, que hace falta fuerza, que es un mundo de hombres... y eso no es real. Hay que olvidarse de profesiones de hombres y profesiones de mujeres y centrarse en las personas que toman decisiones en función de por dónde quieren dirigir su futuro.

- ¿Qué se puede hacer para que las mujeres opten por las ramas técnicas?

- Yo creo que hay que visualizar que la imagen que tenemos no es real, que las mujeres podemos trabajar en cualquier empresa. Para conseguir un objetivo hay que ir dando pasos poco a poco. Una manera de romper barreras es apareciendo y que se vea que estamos ahí.

- ¿El hecho de que una mujer esté al frente de Ikaslan Gipuzkoa puede ser sinónimo de cierta normalización?

- Es un primer paso. La verdad es que en veinticinco años soy la primera mujer presidenta de la asociación, pero tengo claro que no voy a ser la última. En estos momentos, de 25 directores 10 somos mujeres. Creo que es importante que una figura que representa a los centros públicos de formación profesional sea una mujer porque, como decía antes, permite visualizar.

- El Parlamento Vasco está trabajando en la ponencia sobre una ley de Formación Profesional. ¿Qué aspectos debe contemplar?

- Para llevar adelante todos los retos de los que hemos hablado en esta entrevista hace falta tener una ley propia. Tenemos unas características y unos modelos especiales. Necesitamos nuestra propia ley. Es fundamental que salga para dar respuesta a lo que somos y nos permita avanzar a la velocidad que queremos. En estos momentos estamos dentro de un sistema que no nos acompaña.

- ¿A qué se refiere cuando habla de un sistema que no responde a sus necesidades?

- En este momento, la Formación Profesional, en cuanto a leyes, está muy unida a la Enseñanza Secundaria y nosotros somos muy diferentes a un instituto de Bachillerato. Con nuestras características de dar respuestas rápidas, ser ágiles, de implantar un sistema dual, de dar formación continua, impartir cursos a medida, necesitamos un ámbito propio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos