Investigan si el varón ahogado en Hondarribia cayó al mar desde un barco

Efectivos del grupo de salvamento, junto al cadáver. / CRUZ ROJA

En la embarcación se celebraba, al parecer, una fiesta y nadie se habría percatado de la caída al mar de la persona fallecida

J. PEÑALBA SAN SEBASTIÁN.

La Ertzaintza investiga si el ciudadano francés cuyo cadáver apareció el miércoles flotando en aguas de la bahía de Txingudi cayó al mar desde un barco en el que se encontraba junto a varias personas más. Al parecer, ninguno de los acompañantes se percató de lo sucedido.

La víctima todavía no se encuentra identificada de manera oficial, aunque en realidad familiares suyos se personaron ayer en Donostia donde se llevó a cabo un reconocimiento del cuerpo. Se trata de Jean Dominique L., de 62 años.

El cadáver fue hallado sobre las ocho y media de la mañana del miércoles. Varias personas que se encontraban en el paseo Bidasoa, frente a la Comandancia de Marina de Hondarribia, detectaron en el agua el cuerpo de una persona. Efectivos de la Cruz Roja con base en la localidad se desplazaron al lugar a bordo de la embarcación Olearso. Un submarinista se introdujo en el agua y recuperó el cuerpo, que fue trasladado a tierra y posteriormente conducido al Instituto de Medicina Legal de Donostia.

Tras el hallazgo, la Ertzaintza inició una investigación gracias a los documentos identificativos que el fallecido conservaba aún entre sus pertenencias. El cuerpo llevaba poco tiempo en el agua, de ahí que las vestimentas que portaba se encontraban en buen estado y no habían sufrido desgarros por el roce con las rocas, y que todavía mantuviese la documentación.

Las primeras averiguaciones llevan a los investigadores a creer que el fallecido habría caído de la cubierta de un barco, en el que presuntamente un grupo de personas se había reunido para festejar una celebración. Esta se habría desarrollado en algún punto del mar o de la bahía de Txingudi, con el barco fondeado.

Todo apunta a que bien a la conclusión del festejo o durante el desarrollo del mismo, la víctima cayó al agua. Lo sorprendente del caso es que ninguna de las personas presentes reparó en la ausencia de Jean Dominique, con lo que el barco entró en el puerto, donde fue amarrado y donde las restantes personas descendieron a tierra.

Las fuentes consultadas no pudieron precisar si el navío en el que tuvo lugar la celebración tenía su base en la dársena de Hendaia o en la de Hondarribia.

El fallecido era natural de una localidad próxima a Toulouse, aunque en la actualidad residía en una población del País Vasco francés o de Las Landas, según precisaron las fuentes consultadas.

La autopsia practicada confirmó que el cuerpo no presentaba signos de violencia. En las labores de investigación está interviniendo el Centro de Cooperación Policial y Aduanero de Hendaia (CCPA), donde de manera coordinada trabajan cuerpos policiales españoles y franceses, entre ellos la Ertzaintza.

Fotos

Vídeos