Investigan posibles negligencias en una residencia de mayores en Lasarte-Oria

Vista de la fachada de la residencia de mayores Atsobakar de Lasarte-Oria, que acoge a 57 pacientes con diferentes dependencias./JOSÉ MARI LÓPEZ
Vista de la fachada de la residencia de mayores Atsobakar de Lasarte-Oria, que acoge a 57 pacientes con diferentes dependencias. / JOSÉ MARI LÓPEZ

La Diputación analiza las denuncias de más de una decena de familiares de usuarios de Atsobakar y una mujer ha sido trasladada del centro

AIENDE S. JIMÉNEZSAN SEBASTIÁN.

La Diputación de Gipuzkoa investiga posibles casos de negligencia en la residencia de mayores Atsobakar de Lasarte-Oria, después de haber recibido denuncias de más de una decena de familiares de usuarios residentes en la misma. Técnicos del área de Políticas Sociales del organismo foral que están analizando los hechos tratan de comprobar si se han cumplido todos los protocolos de actuación y si los pacientes han sido tratados con buena praxis por parte del personal del centro.

El detonante de esta investigación fue un incidente ocurrido hace dos semanas, cuando un vecino de la localidad guipuzcoana llamó a la guardia municipal para alertarles de que había una mujer golpeando una de las ventanas de la residencia y pidiendo auxilio.

Los hechos han sido denunciados por Cristina Vázquez, hija de una mujer de 82 años que padece un principio de alzhéimer y que ingresó en la residencia el pasado mes de diciembre. Tal y como relata la denunciante, su madre está ingresada en la UPSI, la unidad psicogeriátrica del centro. Al parecer, el pasado sábado 5 de agosto, sobre las once de la noche, su madre se levantó de la cama para ir al baño y salió de la habitación. «Al ser una unidad especial, las puertas están cerradas de modo que se puede salir, pero no entrar si no se tiene llave. Además, la planta se queda cerrada por las noches para evitar que los pacientes puedan salir de allí, ya que alguno tiene demencias muy avanzadas y pueden desorientarse», señala. «Cuando quiso volver a la habitación estaba cerrada y la planta también, así que se quedó a oscuras en el pasillo pidiendo ayuda, sin nadie que acudiera a socorrerla. Por eso se puso a aporrear una ventana», afirma su hija.

Tres agentes de la guardia municipal de Lasarte se personaron en la residencia, y Vázquez afirma que «tuvieron que saltar la valla para entrar porque nadie les abría la puerta». Asimismo explica que no fue informada de lo ocurrido por parte del centro hasta varios días después. Fue entonces cuando decidió denunciar lo sucedido a la Diputación de Gipuzkoa.

Tras conocer los hechos, el Departamento de Políticas Sociales que dirige la diputada Maite Peña tomó la decisión de trasladar a la paciente a otro centro. Desde hace unos días reside en Txara, donde un equipo de especialistas médicos está valorando su caso y determinará cuál será el nuevo centro que la acoja.

Más denuncias

Vázquez afirma que aunque fue el citado suceso el que le llevó a solicitar el traslado de su madre, desde que ésta ingresó en Atsobakar había detectado otras situaciones que ya le llevaron a poner otra queja en la Diputación el pasado mes de abril. «Mi madre aún está lúcida, se desorienta pero sabe perfectamente quién es y aún es independiente. Nos empezó a decir que le encerraban en un cuarto oscuro», recuerda.

Por otro lado, denuncia también que su madre estaba sobremedicada. «Me la encontraba muchos días dormida o mareada de todos los tranquilizantes que le daban. Desde que está en Txara le han quitado toda la medicación. Solo toma una pastilla para dormir y está fenomenal», afirma.

Un vecino alertó a la guardia municipal de que una mujer estaba golpeando de noche la ventana pidiendo ayuda HACE DOS SEMANAS

Once familiares de usuarios se reunieron el miércoles con la alcaldesa en funciones de Lasarte-Oria MÁS QUEJAS

La Diputación de Gipuzkoa ha enviado a dos técnicos para investigar si se han cumplido los protocolos MEDIDAS

El de la madre de Cristina no es el único caso que se ha denunciado. El pasado miércoles once familiares de usuarios de la residencia se reunieron con Lourdes Acebedo, alcaldesa en funciones del Ayuntamiento de Lasarte-Oria y concejala de Políticas Sociales, para denunciar otros casos de supuestas negligencias cometidas a pacientes. Ese mismo día dos técnicos de la sección de inspección del Departamento de Políticas Sociales de la Diputación se personaron en el centro para investigar si se están cumpliendo todos los protocolos y normas de actuación, así como para entrevistar a los trabajadores y responsables del centro.

Acebedo confirma que mantuvo una reunión con miembros del personal y con los técnicos forales «para esclarecer lo ocurrido. Es pronto para saber si se ha actuado bien o mal, pero lo que está claro es que hay unos hechos y que hay que investigarlos. Lo más importante es velar por la seguridad de todos los usuarios de la residencia, por lo que si se ha actuado mal se tendrán que tomar medidas». Asimismo, la alcaldesa en funciones aclara que «no es justo que quede en entredicho la profesionalidad del personal que trabaja allí, pero como Ayuntamiento nos corresponde llegar hasta el final y esclarecer si existe o no una mala praxis».

Por su parte, fuentes de la Diputación consultadas por este periódico señalan que «ante una queja, la sección de inspección comprueba si han habido negligencias y si es necesario toma las medidas oportunas, como ha ocurrido en este caso».

Atsobakar es una residencia que cuenta con 57 plazas para mayores dependientes y muy dependientes gestionada por el Ayuntamiento lasartearra hasta el pasado mes de mayo, cuando el pleno aprobó el traspaso a la Diputación de Gipuzkoa. Un traspaso que aún está pendiente de aprobación por parte de las Juntas Generales. Sin embargo, la empresa encargada de prestar el servicio en el centro es Clece S.A., cuyos responsables no han querido pronunciarse sobre los hechos denunciados.

Más noticias

Fotos

Vídeos