La inversión para el TAV se reduce a la mitad al entrar las obras en su recta final

Imagen de la obra entre Hernani y Astigarraga, el tramo del TAV en Gipuzkoa que más retraso acumula./MICHELENA
Imagen de la obra entre Hernani y Astigarraga, el tramo del TAV en Gipuzkoa que más retraso acumula. / MICHELENA

El Gobierno Vasco destina 156 millones a la obra en Gipuzkoa, un 55% menos que el año anterior, porque ajusta el presupuesto al grado de ejecución real

IRAITZ VÁZQUEZSAN SEBASTIÁN.

La inversión del Gobierno Vasco para la obras del Tren de Alta Velocidad (TAV) en el tramo guipuzcoano desciende a la mitad para el año que viene. Los trabajos ya han entrado en su recta final en Gipuzkoa por lo que desde el Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras han tomado la decisión de ajustar el presupuesto «a la ejecución de obra real». Así, la inversión prevista para cumplir con ese acelerón que se pretende dar al trazado que gestiona bajo encomienda el Ejecutivo de Vitoria es de 156,2 millones de euros para 2018.

El departamento que encabeza Arantxa Tapia defiende que su apuesta por la Y vasca sigue intacta, y de hecho quieren imprimir más velocidad a una infraestructura que tiene más de la mitad del trazado concluido. Ahora 12 de los 17 tramos guipuzcoanos ya están finalizados y cuatro están a punto de hacerlo. El trazado debe estar finalizado -salvo el tramo Hernani-Astigarraga que se volverá a licitar tras modificados y largos parones- para comienzos de 2019. El ritmo de trabajo no se verá afectado por tanto por esa reducción del 55% en el presupuesto, ya que cada vez queda menos obra por hacer, y en los últimos años no se ha ejecutado ni la mitad del presupuesto que se había previsto.

Las partidas

Según explican en el departamento, ese desfase de los últimos años tiene una explicación, y es política. Desde 2012, todos los ejercicios se han presupuestado 350 millones de euros para la Y vasca en Gipuzkoa como muestra de su apuesta por la infraestructura. Pero a medida que las obras han ido avanzando, la inversión necesaria ha ido bajando y el desfase, según los gráficos que ayer presentó Tapia en el Parlamento Vasco, entre presupuesto y ejecución real ha ido a más. Por eso, para 2018 han querido afinar lo máximo posible la inversión prevista y se deja en 156 millones.

El presupuesto | Las partidas

TAV
156,2 millones de euros para ejecutar las obras pendientes en el tramo de Gipuzkoa. Un 55% menos que en años anteriores.
Metro
19,9 millones de euros para la pasante subterránea de San Sebastián.
Trintxerpe
Ejecución de las obras de urbanización por 3,9 millones de euros.
Autoridad del Transporte de Gipuzkoa
1,4 millones de euros en ayudas.
Supresión de pasos a nivel en Zarautz o Usurbil
1,1 millones
Inversión en puertos
1,8 millones para el dique de Mutriku, la escolleras de Orio o el muelle de Hondarribia.
Hondarribia
0,6 millones para la ladera de Interlimen.
Deba
0,3 millones para la dársena de la ría.
Estaciones
2,6 millones para mejoras en Elgoibar o Hendaia.

Las partidas presupuestarias del Gobierno Vasco han podido servir también de acicate para exigir inversiones al Gobierno central, que hasta este año ha tenido bastante paralizados todos los trabajos que le corresponden a él -nudo de Bergara, estaciones en las capitales, conexiones con Burgos y Navarra...-. La encomienda para ejecutar las obras del TAV en Gipuzkoa corresponde al Gobierno Vasco. Es decir, el departamento adelanta el dinero para llevar a cabo los trabajos necesarios. Pero, posteriormente, desde el Ejecutivo de Urkullu se pasa 'la factura' al gobierno central a través del acuerdo del Cupo. El tramo que atraviesa Bizkaia y Álava lo ejecuta el Ministerio de Fomento.

Ese hecho hace que Gipuzkoa se lleve en 2018 la mayor inversión vasca en infraestructuras. Además del TAV, el departamento consigna los primeros 10 millones para la estación del TAV de San Sebastián, que costará 90. A esa partida, le seguirán en 2019 otros 70 millones y otros 10 millones para finalizar en 2020.

Doce de los 17 tramos guipuzcoanos ya están finalizados y cuatro están a punto de hacerlo

El departamento reserva 20 millones de euros para las obras de la pasante subterránea del Topo

La otra gran partida presupuestaria del departamento de Infraestructuras está destinada al Metro de Donostialdea, que comienza sus obras en los próximos días. Según explicó ayer la consejera, la primera partida para las obras de la pasante subterránea es de 19,9 millones de euros para 2018, del total de 181,5 millones que costará la obra. Mañana se llevará a cabo el último trámite administrativo con la firma del acta de replanteo antes de que las máquinas empiecen a construir el tramo Lugaritz-Miraconcha, el primero.

Los presupuestos, además, contemplan 3,9 millones para la pasarela de Trintxerpe-Herrera; la supresión de pasos a nivel en Zarautz o Usurbil, o la remodelación de la estación de Hendaia.

Temas

Y Vasca

Fotos

Vídeos