Interior se plantea trasladar a los presos de Martutene hasta que abra la cárcel de Zubieta

Fachada principal de la prisión de Martutene, que se inauguró en 1948./LUSA
Fachada principal de la prisión de Martutene, que se inauguró en 1948. / LUSA

El 10 de enero Goia tendrá una reunión en Madrid para conocer el proyecto y fijar plazos. El alcalde donostiarra remitió la semana pasada una carta al ministro Zoido para apremiarle a desbloquear un asunto del que comenzó a hablarse en 2005

AMAIA CHICOSAN SEBASTIÁN.

La prisión de Martutene cumplirá 70 años el próximo 2018. Será inevitable. La acumulación de retrasos desde hace doce años para cerrar el «obsoleto y saturado» penal y construir uno nuevo, en Zubieta, que reúna unas condiciones dignas para los más de 300 reclusos que la ocupan hace impensable otra opción. Pero ayer el ministro del Interior volvió a abrir una ventana por la que, esta vez sí -confían en el Ayuntamiento donostiarra-, el proyecto puede desbloquearse y avanzar para que Martutene eche el cierre cuanto antes, incluso antes de que el nuevo Centro Penitenciario Norte III (nombre oficial de la futura prisión) esté terminado, no antes de 2021.

El tono de la respuesta parlamentaria que Juan Ignacio Zoido dio a en el Congreso a una pregunta del jeltzale Mikel Legarda sonó, a oídos del PNV y de su alcalde en San Sebastián, Eneko Goia, distinto al de hace un año, ya que hasta ahora «no se ha visto un escenario cierto de construcción», indicó el regidor. Pero ayer Zoido asumió que la cárcel «está obsoleta, tiene muchas carencias y no es justo» que los presos tengan condiciones dispares según el penal en el que les toque cumplir condena. Y el de Martutene es uno de los más antiguos de España. «Es el momento de despejar la situación, es imprescindible», aseveró el ministro desde su escaño, donde anunció una próxima reunión con el alcalde de San Sebastián para avanzar en una operación de la que están pendientes no solo los trabajadores y población reclusa que soportan a diario las condiciones del penal, sino también la segunda fase de la reurbanización de Txomin Enea, el nuevo barrio que se está construyendo además a una cota 3 o 4 metros más elevada para evitar inundaciones y que dejará a la cárcel más hundida si cabe.

Esa reunión, según confirman fuentes municipales, ya tiene fecha. Será el próximo 10 de enero en Madrid. Y en ella el alcalde Goia y el presidente de la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (SIEP), Miguel Contreras, intentarán acordar los plazos y las condiciones para liberar el suelo que, según contempla el plan general, saldrá a subasta para que se inicie la construcción en él de las casi 300 viviendas proyectadas para esa parcela. Además, se clarificarán las condiciones para la construcción de un penal, que ya tiene el proyecto constructivo elaborado desde hace más de un año, pero que permanece guardado en un cajón a la espera de que se desbloquee políticamente toda la tramitación.

Zoido se mostró ayer dispuesto a hacerlo. «Tiene usted razón», asumió el ministro ante el diputado del PNV. La cárcel de Martutene «está obsoleta, tiene muchas carencias» y es un proyecto que lleva «mucho tiempo coleando» y que debe «despejarse». Pero en el Ayuntamiento ya han escuchado las promesas con anterioridad y, aunque confían en que esta sea la definitiva, permanecerán a la expectativa hasta que se produzca la reunión.

De momento, es lo único que tienen confirmado. Más allá de las palabras ayer de Zoido, aseguran desconocer los planes concretos de Interior. Y si estos, como planteó ayer el ministro, pasan por adoptar una solución transitoria y trasladar a los presos a otra prisión -Zaballa o Pamplona serían las más próximas con capacidad para acoger reclusos- para cerrar Martutene sin tener que esperar a que Zubieta esté concluida. Nuestro plazo «es ya, cuanto antes», recalcan desde el Consistorio. Aunque el ministro ayer no fijó fechas.

El Gobierno propone una vía nueva para liberar el terreno de Martutene y no obstaculizar Txomin Enea REURBANIZACIÓN

La última hablaba de 2020 si las obras hubieran empezado a final de este año o principios de 2018 FECHAS

El cierre de Martutene y la construcción de Zubieta se incluyó en el plan penitenciario 2006-2012 RETRASOS

La última, la de 2020 estimada el pasado marzo, cuando se preveía licitar las obras en verano y comenzarlas a final de este año o principios de septiembre es ya imposible de cumplir. Por eso, ante el nuevo retraso, el alcalde remitió el pasado día 22 una nueva carta al ministro para urgirle a «adoptar las medidas que sean necesarias» para «amortizar» el centro penitenciario de Martutene, no solo por la «cada vez más precaria situación» que presenta, sino para evitar problemas de «funcionamiento y seguridad» una vez finalice la urbanización de la primera fase de Txomin Enea, que alcanza cotas de urbanización de «hasta 7 metros por encima» de la cárcel. «Se ha convertido en una isla hundida», comparó Legarda.

Muro de contención

En su carta, tal y como asumió ayer Zoido en el Congreso, el alcalde donostiarra recuerda que fue en 2005 cuando Instituciones Penitenciarias y el Ayuntamiento de San Sebastián suscribieron el primer documento «en el que se refleja la voluntad del Ministerio de trasladar el centro penitenciario».

La crisis económica, entre otras razones, paralizaron los planes. Y en 2011 ambas partes retomaron el proyecto y firmaron un nuevo convenio para el desarrollo de la nueva cárcel en la parcela de Ezkuzaitzeta, en Zubieta. A partir de aquel año, la SIEP acometió trabajos de explanación en la parcela, pero al terminarlos, en 2013, se produjo algún desprendimiento que obliga a ejecutar nuevas obras para sujetar el terreno antes de que se inicie la construcción. Zoido indicó ayer que el Gobierno acaba de licitar la construcción del muro para contener el talud.

Un pasito adelante, al que debería seguir el desbloqueo político para que Martutene, que se incluyó en plan de «amortización de centros penitenciarios 2006-2012», cierre sus puertas y no siga cumpliendo años.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos