Intercambio cultural a través del paladar

Una mujer rusa prueba té en la feria./
Una mujer rusa prueba té en la feria.

Atsegindegi acogió ayer la fiesta gastronómica organizada por el colectivo Amher, donde se degustaron platos de una veintena de países

MARÍA CORTÉS HERNANI.

Ocasión inmejorable la que se dio ayer en Atsegindegi plaza para poder conocer a través de la comida la cultura de otros países. Y es que un año más, el colectivo Amher de Hernani organizó la fiesta gastronómica en la que una veintena de naciones se dieron cita para, a través de sus platos típicos, dar a conocer sus lugares de origen.

Fue sin duda una buena oportunidad para degustar platos de todo el mundo. En esta ocasión se pudieron saborear comidas de 20 países. Hubo tacos de pollo de Nicaragua, cus-cus y té del Sáhara, enchiladas de Honduras, saka-saka de Malí, yassa de Guinea, buuz con ensalada de pimientos de Mongolia, ají de gallina y chicha morada de Perú, thieboudienne y hagri de Senegal, entre otros. También hubo representación de platos vascos y catalanes.

El colectivo formado por personas inmigrantes y autóctonas, Amher, repitió fórmula y posibilitó a vecinos y demás visitantes el poder realizar un pequeño paseo gastronómico por el mundo sin moverse de Hernani. «Me encanta comer y me parece una muy buena manera de probar otros sabores y maneras de cocinar. Es la primera vez que vengo, pero seguro que volveré el año que viene», aseguraba una de las asistentes a la feria organizada por el colectivo hernaniarra. Buen ambiente en una jornada en la que se fusionaron a la perfección la comida y cultura de diversos países.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos