Las intensas lluvias dejan paso hoy a nevadas a 300 metros en Gipuzkoa

Las aguas del río Oria, ayer por la tarde vistas desde Anoeta. /LOBO
Las aguas del río Oria, ayer por la tarde vistas desde Anoeta. / LOBO

El observatorio de Igeldo, donde ayer se midieron 30 litros, acumula 161 en lo que va de mes, 42 por encima de la media

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBASan Sebastián

No hubo ayer otro protagonista que la lluvia. Desde el orto hasta el ocaso, no paró de caer y a ratos, de forma copiosa. Las precipitaciones hicieron que el nivel de los ríos subiera de manera significativa, aunque sin llegar a situaciones de riesgo. Hoy, el tiempo vuelve a cambiar. El aviso amarillo por lluvias de ayer deja paso a otro del mismo nivel, pero por nieve. La cota se situará entre los 300 y 500 metros. Las máquinas quitanieves volverán a entrar en acción.

El comienzo del año no ha podido ser más lluvioso. Enero finalizó con una pluviometría muy por encima de lo habitual. En el observatorio del aeropuerto de Hondarribia se totalizaron 309 litros por metro cuadrado cuando la media mensual de la estación es de 171. Y en Igeldo, llovió todavía más. Se recogieron 318 litros cuando lo habitual es que en enero se midan 150.

Febrero ha enfilado el mismo camino. Entre el día 1 y las siete de la tarde de ayer se llevaban recogidos 161 litros en el pluviómetro del monte Igeldo, un registro que ya supera en 42 litros la media del mes, y eso que solo han transcurrido doce jornadas. En lo que va de año, por tanto, el emblemático observatorio donostiarra acumula 479 litros, cifra que se acerca a un tercio de la precipitación anual, que se sitúa en 1.560 litros.

Por su parte, en Hondarribia han caído en febrero 121,9 litros. Todavía restan 20 para llegar a la media del mes.

La jornada más lluviosa de febrero fue la del día 1. Entonces se midieron 46,5 litros en Igeldo y 37 en Hondarribia. Ayer, aunque tampoco escampó en todo el día, se recogieron 30,7 en el centro donostiarra y 30,9 en el aeropuerto.

La cantidad de lluvia caída, unida al deshielo procedente de la nieve acumulada en cotas medias, hizo que el nivel de los ríos experimentase una subida. La crecida, sin embargo, no alcanzó en ninguna cuenca guipuzcoana niveles preocupantes. «No se espera que en las próximas horas se produzca un deshielo relevante. En todo caso, podría darse a partir del jueves o viernes», afirma Margarita Martín, delegada de la Agencia Estatal de Meteorología.

Nevadas otra vez

Las condiciones meteorológicas experimentan hoy un nuevo cambio. Regresa el ambiente más invernal. De acuerdo al pronóstico de la agencia vasca Euskalmet, a las precipitaciones se les sumará un descenso de los termómetros y también de la cota de nieve, que rondará los 500-700 metros de madrugada y los 300-500 metros el resto del día.

Además, es probable que se den tormentas y granizadas en puntos de la mitad norte. Por la tarde-noche, las precipitaciones irán remitiendo y la nubosidad «rompiéndose, lo que provocará un desplome de las temperaturas». Se producirán heladas en puntos del interior a últimas horas y el viento será del noroeste.

Mañana despejará por la noche y los termómetros registrarán valores negativos en prácticamente todo el territorio, por lo que las primeras horas serán especialmente frías en muchos puntos, afirman desde Euskalmet.

A partir de la mañana el viento se fijará del suroeste y con ayuda del sol los termómetros irán recuperándose. Durante las horas centrales comenzará a aumentar la nubosidad debido a la cercanía de un frente que atravesará el Golfo de Bizkaia, y que podría dejar algunas precipitaciones en puntos de la vertiente cantábrica sobre todo en su parte más oriental.

En la segunda mitad de la semana se prevé la entrada de viento del sur y subirán las temperaturas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos