Un informe pericial aprecia «insuficiencias» en la autorización ambiental de la incineradora

Un informe pericial aprecia «insuficiencias» en la autorización ambiental de la incineradora

El estudio, elaborado por dos científicos del CSIC y encargado por GuraSOS, será presentada junto a una demanda ante el TSJPV

GAIZKA LASA SAN SEBASTIÁN.

GuraSOS presentó ayer en el Colegio de Médicos de Gipuzkoa un informe pericial elaborado por científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que revela «insuficiencias» en la autorización ambiental integrada de la incineradora de Zubieta, permiso preceptivo otorgado por el Gobierno Vasco para poder poner en marcha la infraestructura. La organización de padres y madres preocupados por los efectos de la planta en la salud anunció que sus servicios jurídicos presentarán este informe junto con la correspondiente demanda contra la citada autorización ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV).

Uno de los autores del documento científico, el profesores Eduard Rodriguez Farré -ha sido miembro de la Comisión científica de la Unión Europea para los Nuevos Riesgos para la Salud-, explicó ayer su contenido en la jornada 'Diálogo sobre la salud y la incineración de residuos' que tuvo lugar en el Colegio de Médicos de Gipuzkoa. Firma también el trabajo el doctor Fernando Palacios (Departamento de Biodiversidad y Biología evolutiva del CSIC).

Según el propio Rodriguez Farré, la conclusión principal del informe pericial es que la autorización ambiental integrada analizada «no garantiza la salud al no establecer controles ni limitaciones sobre sustancias que se emitirán a la atmósfera y se diseminarán en el entorno, depositándose en la vegetación, el suelo y el agua, de las que se conocen sus efectos cancerígenos, mutágenos o sobre la reproducción humana, tal y como obliga la Ley 16/2002». El documento pericial hace, por tanto, especial hincapié en que la autorización del Gobierno Vasco no establece valores límites de emisión ni requiere un control de «sustancias con toxicidad acreditada».

El informe concluye que la autorización no garantiza la salud al no controlar la emisión de sustancias

Según el informe, que tras su presentación fue objeto de un debate en el que participó Rodriguez Farré, «todas estas sustancias que no están incluidas en la autorización ambiental integrada podrán ser emitidas por la instalación libremente, ya que no existe obligación de controlarlas».

Prosigue el documento señalando que como consecuencia de lo anterior se llegaría a una situación con «efectos muy adversos sobre la salud de las personas que residan o trabajen en el entorno de la incineradora y sobre el medio ambiente». Y acaba asegurando que «si no se toman medidas, se puede presumir que la incorporación de las nuevas sustancias en las emisiones de las incineradoras producirá un efecto sobre la salud aún más serio que lo que se conoce a través de los datos publicados hasta el momento.»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos