«La inteligencia espacial nos da una visión más completa de la realidad»

Iñaki Ayestaran./MICHELENA
Iñaki Ayestaran. / MICHELENA
Iñaki Ayestaran. Presidente de Gislan, experto en geomática

La comunidad que trabaja en euskera en el ámbito de la geomática, una disciplina en plena expansión y al alcance de casi todos, mantuvo ayer su primer encuentro

NEREA AZURMENDISAN SEBASTIÁN.

El término 'geomática' no entró en el Diccionario de la RAE hasta el año 2014. En su equivalente normativo en euskera, el Diccionario de Euskaltzaindia, 'geomatika' aún no aparece. Pero, aunque sea una novedad en los diccionarios, esta disciplina, que ya cuenta con un grado en la UPV/EHU, se está extendiendo rápidamente. Un ejemplo: todas las plazas para la jornada 'Geomatika eta inteligentzia espaziala', que tuvo lugar ayer en Tabakalera, organizada por UEU (Udako Euskal Unibertsitatea) y la cooperativa Gislan, con la colaboración del Ayuntamiento de San Sebastián, se llenaron antes de que se presentara en público un encuentro que quiere ser la primera toma de contacto para la comunidad que trabaja en ese ámbito en euskera.

- 'Geomática' no es un término que utilicemos habitualmente, pero está muy presente en nuestro día a día. ¿Qué es eso que usamos cada vez más, aunque no seamos capaces de ponerle nombre?

- Cuando hablamos de geomática o de inteligencia espacial estamos hablando de la representación de los datos sobre el territorio. Para un profano puede parecer muy complicado, pero no lo es. Casi todos tenemos un smartphone en el bolsillo... Cuando entramos en Google Maps, cuando preguntamos qué restaurantes tenemos alrededor, o Google nos pide que valoremos el restaurante en el que cenamos la víspera, estamos utilizando esas tecnologías. Obviamente, esa es una parte mínima de las aplicaciones que tiene la geomática, el ejemplo más sencillo.

«Tenemos una de las infraestructuras de datos espaciales más completas y accesibles del mundo»

- ¿Y uno un poco más elaborado?

- Podemos fijarnos, por ejemplo, en los ayuntamientos. A la hora de gestionar un municipio, la inmensa mayoría de los activos, empezando por los propios vecinos, están situados en el territorio. Hasta ahora estábamos acostumbrados a pensar y decidir en base a cifras, tablas y gráficos. Con la geomática lo que hacemos es sumar el componente espacial a los análisis habituales, situar todos los parámetros en el mapa. Y eso nos da una visión mucho más precisa y completa de la realidad. Se pueden poner mil ejemplos.

- Empecemos con un par de ellos.

- Mediante la inteligencia espacial, un ayuntamiento puede ver con precisión dónde vive más gente mayor, o más niños; cuál es en cada calle la relación entre coches registrados y plazas de aparcamiento; dónde se recoge más basura... Poder combinar y visualizar los datos sobre el territorio supone una gran ayuda a la hora de tomar decisiones, de diseñar políticas públicas, de gestionar el día a día.... Al final, es un modo de convertir los datos en información, y contribuye a una gestión más eficiente.

- ¿Cualquier dato es susceptible de ser trasladado a un mapa?

- Sí, es algo que se puede hacer con casi todos los datos, incluido el patrimonio inmaterial. Situar en un mapa las distintas formas de decir una palabra permite ver, por ejemplo, cómo cambia la lengua por zonas. Eso también es geomática.

- ¿Y eso no se ha hecho toda la vida?

- El desarrollo de la geomática está muy relacionado con las nuevas tecnologías y la digitalización pero, efectivamente, ya hubo en el pasado gente que tuvo esa visión. Uno de los primeros referentes es un médico que vivió las epidemias de cólera que sufrió Londres en el siglo XIX. Fue apuntando los casos en un plano, y vio que se concentraban en una zona de la ciudad en la que no había red de saneamiento, lo que le permitió hallar el origen de la infección y el foco del contagio. Entre el médico que apuntaba casos a mano y el momento actual hay un abismo. Ahora esos procesos están digitalizados y automatizados, pero la visión es la misma.

«El software libre ha democratizado la geomática, antes las licencias eran muy caras»

- ¿Quién se apuntó antes a la geomática, el sector privado o el sector público?

- Como en casi todos los casos, fueron los militares quienes empezaron a usar estas tecnologías, y actualmente son las administraciones las que están impulsando su avance. El análisis del medio ambiente también ha jugado un papel importante en el desarrollo de la geomática, porque ahí se empezó a ver que podía aplicarse a todas las disciplinas.

- Además del aumento exponencial en la capacidad y velocidad de procesar datos de las máquinas, ¿qué otros factores han incidido en la eclosión de la geomática?

- Un elemento fundamental ha sido la filosofía 'open data', la liberación de datos que han realizado las administraciones y los servicios estadísticos públicos como Eustat -que ya está ofreciendo algunos datos georreferenciados- o el INE. Otro, la directiva europea INSPIRE, de 2007, que obliga a las administraciones a liberar datos espaciales. Con datos espaciales y alfanuméricos abiertos, lo lógico era que confluyeran...

- Eso sí, pero de ahí a estar al alcance del público hay un trecho.

- Es cierto que hasta hace poco las licencias para este tipo de aplicaciones eran muy costosas, había que invertir en formación, y solo les sacaban rendimiento grandes empresas y ciertas administraciones. Sin embargo, con el desarrollo del software libre la inteligencia espacial se ha democratizado. En la actualidad, un ayuntamiento mediano puede usar esta tecnología para su gestión. Es una disciplina nueva que normalmente entra a través de los servicios de urbanismo e implica una nueva visión, pero al final se convierte en una herramienta que todos pueden utilizar.

- En la jornada se presentaron los servicios de información geográfica de Gipuzkoa, la CAV y Navarra. ¿qué tal estamos en cuanto a la cantidad, la calidad y la accesibilidad de los datos?

- Se han presentado las plataformas GeoEuskadi del Gobierno Vasco; B5M de la Diputación de Gipuzkoa; IDENA de Navarra y el Geoportal de Francia. Yo diría que en la CAV y Navarra tenemos una de las infraestructuras de datos espaciales más completas y accesibles del mundo. Tienen una gran cantidad de datos, y los dan en formatos accesibles con los que podemos trabajar y realizar nuestros propios análisis. O encontrar nuevos modos de negocio, que era uno de los objetivos de la directiva europea.

«Nos ha sorprendido la gran respuesta que ha tenido la jornada, está claro que hay interés»

- ¿Para qué le pueden servir a una persona corriente, con un ordenador normalito y unos conocimientos medios de informática?

- Puede curiosear, ver qué información hay sobre su calle, su municipio, buscar datos sobre temas de interés... En general, son portales de uso bastante intuitivo. Pero también puede descargar de su GPS o su móvil al ordenador el 'track' del circuito que haya hecho a pie o en bicicleta, colocarlo sobre un mapa que puede descargar de Google o de cualquiera de esos servicios, añadirle información, ponerlo bonito, guardarlo o compartirlo en redes sociales. Sin ser un experto, puedes georreferenciar tus inquietudes y aficiones: los sitios donde se dan las mejores condiciones para que salgan hongos, para poder adelantarte al siguiente golpe; los lugares o monumentos que más te interesan... Hay mil posibilidades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos