Imputada una mujer de Andoain por una banda que compraba coches y pedía prestamos bajo estafa

La operación se ha saldado con seis personas detenidas en Pamplona, Villava y Leitza, y la imputación de la guipuzcoana

EFEPamplona

La Policía Nacional ha desarticulado una banda organizada dedicada a la compra de vehículos nuevos y a la solicitud de préstamos personales, obtenidos mediante la falsificación de documentación y usurpando la identidad de varias personas vecinas de Pamplona. La operación se ha saldado con seis personas detenidas en Pamplona, Villava y Leitza. Además, ha sido imputada una mujer de Andoain. Se han recuperado cuatro vehículos y se ha calculado que el total estafado ronda los 320.000 euros.

Según ha explicado la Jefatura Superior de Policía de Navarra en una nota, la organización, que habría actuado en la Comunidad Foral de Navarra y Gipuzkoa, llegó incluso a desplazarse a Sevilla para efectuar la compra de un vehículo el cual matricularon a nombre de una vecina de Pamplona.

La operación se inició con la denuncia presentada por el departamento de seguridad de una de las más importante entidades bancarias nacionales en la que comunicaban que habían financiado la compra de una serie de vehículos, aunque con posterioridad se habían percatado de que la documentación presentada en la solicitud de financiación había sido falsificada.

Iniciada la investigación se pudo constatar la existencia de múltiples víctimas del mismo delito, entre ellas varios particulares y también grandes entidades bancarias y de concesión de préstamos.

Posteriormente se localizó y contactó con las víctimas, que desconocían que en la Dirección General de Tráfico constaban a su nombre los vehículos adquiridos de manera fraudulenta.

En Leitza se detuvo a un matrimonio de unos 30 años y que acumulan entre ambos un total de 55 detenciones

Las mismas fuentes señalan que, además de lo anterior los detenidos también habían solicitado multitud de préstamos personales a nombre de terceros, quienes se habían percatado de lo sucedido cuando las entidades bancarias se ponían en contacto con ellos reclamándoles las deudas adquiridas y que constaban a su nombre. Entre otros, se solicitaron hasta 20 préstamos personales por importes de hasta 15.000 euros.

Efectuada la investigación documental, la Policía Nacional de Pamplona estableció un dispositivo para detener a los cabecillas de la banda, que destacaban por su gran movilidad y cambios constantes de domicilio. Así, en Leitza se detuvo a un matrimonio de unos 30 años y que acumulan entre ambos un total de 55 detenciones. Uno de ellos era un "conocido alunicero" que a pesar de su juventud había cumplido siete años de prisión y sobre el que desde hacía más de un año constaba una orden de detención por parte de un Juzgado del Principado de Asturias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos