La ikastola Jakintza tendrá un plan de seguridad y otro de obra

El Ayuntamiento de Donostia presentará hoy ambos documentos al centro, que ha tenido que retrasar el inicio del curso por inundaciones

AIENDE S. JIMÉNEZSAN SEBASTIÁN.

La ikastola Jakintza de Donostia contará desde hoy con un plan de seguridad y otro de ejecución de obra elaborados por el Ayuntamiento de San Sebastián, tal y como anunció ayer la concejala de Educación, Miren Azkarate. Ambos documentos serán presentados hoy ante el órgano máximo de representación del centro.

Esta decisión llega después de que tanto ayer como el lunes representantes del Departamento de Educación del Gobierno Vasco y del Consistorio donostiarra hayan mantenido diversas reuniones para conocer el estado del colegio, que ha sufrido numerosos destrozos a causa de unas inundaciones ocurridas en el mes de agosto.

«Personal del Departamento de Obras y Proyectos del Ayuntamiento, entre ellos un inspector y un técnico en riesgos laborales, escucharon las peticiones del centro y tras una nueva reunión que tuvo lugar ayer elaboraron un plan de seguridad y uno de ejecución de obra para el colegio Jakintza», señaló Azkarate en rueda de prensa. «Nuestra intención es entregar estos informes en mano para explicar los compromisos que en los mismos se recojan», añadió.

A la obra inicial hay que sumar la renovación de la instalación eléctrica y la reparación del comedor

Azkarate afirma que no hay retraso en las obras, proyectadas para terminar en torno al 2-3 de octubre

El plan de trabajo explicará «cómo se va a actuar desde ahora y hasta la finalización de las obras», aunque tal y como señaló la concejala, «estaba previsto desde un principio que las mismas finalizaran en torno al 2-3 de octubre, así que no hay retrasos sobre el plan de obra inicial».

Asimismo, a las obras de mejora de la cubierta del cole que se iniciaron este verano, habrá que sumar ahora la de la renovación de toda la instalación eléctrica, dañada por las lluvias, y la del acondicionamiento del comedor, una de las estancias más deterioradas del centro. El servicio de comidas se ha suspendido durante todo el mes de septiembre.

Estas nuevas intervenciones, «que no estaban incluidas en el presupuesto inicial de las obras», serán asumidas por el Departamento de Educación del Gobierno Vasco y por el Consistorio de Donostia, encargados de financiar los trabajos iniciales en un 60% y un 40% respectivamente.

Azkarate quiso aclarar que su departamento ha estado «permanentemente» en contacto con el centro durante todo el mes de agosto, realizando un «seguimiento» de la situación del colegio donostiarra, pero que, «evidentemente», una entrada de agua de esas características «no se puede solucionar en quince días».

Las inundaciones se produjeron durante la noche del pasado 9 de agosto, cuando unas fuertes lluvias acabaron venciendo la protección instalada para la reparación de la cubierta del centro, lo que provocó que el agua se filtrase desde la terraza por los cuatro pisos del colegio. Como consecuencia, se produjeron numerosos destrozos en suelos, paredes, techos, mobiliario y gran cantidad de material escolar.

Las lluvias torrenciales de la semana pasada no hicieron más que agravar la situación, y el órgano máximo de representación de la ikastola comunicó a los padres el pasado 31 de agosto que dado el estado en el que se encontraba el centro el inicio del curso escolar se retrasaba una semana, para empezar el próximo jueves 14, y no mañana, como marcaba el calendario.

Desde el centro llevan semanas tratando de acondicionar las instalaciones, castigadas por goteras y humedades, para que los 600 alumnos de la ikastola Jakintza puedan empezar las clases cuanto antes. Por el momento, el servicio de comedor está suspendido y los escolares tampoco podrán acceder al patio de juegos, en el que permanecerá instalada una grúa hasta que finalicen las obras, a principios de octubre.

Fotos

Vídeos