«Esta huelga me ha obligado a cerrar una de mis dos autoescuelas»

Beatriz Lorente, de la autoescuela Zubiaurre, ha cerrado una de las dos secciones de su negocio por la huelga de examinadores./USOZ
Beatriz Lorente, de la autoescuela Zubiaurre, ha cerrado una de las dos secciones de su negocio por la huelga de examinadores. / USOZ

Al cierre y los EREs de varios centros de formación vial de Gipuzkoa se suman también ya despidos de profesores de conducir

IGNACIO VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

Beatriz Lorente cerró hace unos días de manera definitiva la persiana de una de las dos autoescuelas que regentaba en San Sebastián junto con sus hermanos. Los Lorente son tres socios que llevan más de 30 años impartiendo clases de conducir en la autoescuela Zubiaurre del barrio de Intxaurrondo. El negocio iba bien y un día les surgió la oportunidad de ampliarlo haciéndose cargo de otro centro de educación vial que se traspasaba por jubilación en el centro de Donostia: la antigua autoescuela Racing del Paseo de los Fueros, que pasó a llamarse también Zubiaurre, hasta su cierre hace solo unos días.

La crisis económica apretaba ya cuando los emprendedores hermanos se atrevieron a ampliar sus locales, pero ahora «entre la crisis y la huelga de examinadores de tráfico se han juntado un cúmulo de cosas que nos han hecho cerrar una de las dos secciones de nuestro negocio». Aunque Beatriz tiene claro cuál ha sido «la gota que ha colmado el vaso»: la huelga de evaluadores. «Los que nos dedicamos a esto tenemos miedo, es casi seguro que los paros seguirán al menos hasta final de año y eso va a poner en jaque a más autoescuelas».

Aunque oficialmente en Gipuzkoa solo ha trascendido por ahora el cierre de este centro de formación vial, algunos de los profesionales del sector hablan de más cierres, y otros que se producirán de manera inminente. Pero no se trata solo de echar el candado para no volver a abrirlo. Al menos dos autoescuelas «de mucho volumen» entraron en EREs temporales para que Lanbide les ayudase a costear los gastos derivados del pago a sus trabajadores, según afirma el presidente de la Asociación de Autoescuelas de Gipuzkoa, Josean Bengoetxea.

Ambos centros de formación han preferido permanecer en el anonimato, más allá de apuntar que «ellos son únicamente los afectados, junto con los alumnos, de un problema que existe entre la Dirección General de Tráfico y los examinadores», pero tienen claro que seguirán aguantando «hasta donde podamos».

Cierres y Expedientes de Regulación de Empleo aparte, en otros casos -normalmente en autoescuelas más pequeñas-, se han producido ya multitud de despidos de profesores y de administrativos «por no poder hacer frente a sus salarios», desvela Bengoetxea, que además de ser el presidente de la asociación guipuzcoana es también el gerente de la autoescuela que lleva su apellido. «Los que aún permanecemos abiertos recibimos varias llamadas al día de profesionales que han perdido su trabajo y nos ofrecen sus servicios, pero por desgracia, bastante tenemos con mantenernos abiertos», suspira.

2.500 alumnos

aproximadamente se han quedado sin poder examinarse del examen práctico en Gipuzkoa desde que empezó la huelga de examinadores el pasado mes de junio. Los examinadores hacen paros los lunes, martes y miércoles y todo apunta a que los continuarán al menos hasta final de este año.

La situación ha llegado hasta tal punto que en el sector reconocen que «nos miramos entre nosotros para sondearnos a cerca de quién puede ser el siguiente en cerrar», reconoce Bengoetxea, «porque estamos tirando del dinero del saco, pero quita y no pon se acaba el montón», sentencia.

¿Y qué hacer ante un problema que se encamina ya a los seis meses de duración y que no tiene visos de resolverse a corto plazo? Una comisión de trabajo de las autoescuelas guipuzcoanas se ha reunido esta semana para intentar buscar alguna medida que desbloquee el conflicto. «En primer lugar queremos juntarnos con el jefe provincial de Tráfico de Gipuzkoa, Alejandro Domínguez, para que nos exponga si tiene alguna propuesta ante este problema y cómo piensa disolver el tapón de exámenes que se está creando, porque encima el año que viene se jubila otro examinador (solo hay cuatro fijos en Gipuzkoa a los que se les suele sumar tres más itinerantes), pero lo normal es que eche balones fuera», considera Bengoetxea

«Estamos tirando del dinero del saco, pero pronto se acabará», dicen las autoescuelas

«Hace unos años hubo un problema similar en el que se juntaron muchos alumnos sin examinar y un sábado por la mañana nos mandaron un montón de examinadores de otros sitios. En un día se hicieron cientos de exámenes, 'pim-pam', y se resolvió el problema. A ver si esta vez se puede hacer algo similar», confía el presidente de las autoescuelas guipuzcoanas.

«Estamos acongojados»

Algunas autoescuelas llevan casi tres meses sin presentar alumnos a los exámenes prácticos de conducir porque la Jefatura está bloqueada y no deja elaborar más listas. «Estamos aguantando el chaparrón como podemos, pero estamos acongojados», reconoce Alberto Aragón, de la autoescuela donostiarra de su mismo apellido. «Muchos no vamos a poder realizar exámenes prácticos hasta enero y, claro, eso hace que los alumnos no se apunten a dar clases si saben que no se van a poder presentar», reconoce.

«El panorama es muy negro porque los evaluadores solo examinan los jueves y los viernes, y encima en el puente del Pilar, por ejemplo, no solo se cogieron fiesta el jueves sino también el viernes», se lamenta Aragón.

Por su parte, uno de los examinadores del territorio, Sergio Bilbao Garai, asegura que hasta ahora el 100% de ellos han secundado los paros que desde junio se han desarrollado los lunes, martes y miércoles y que su intención es «seguir con esta protesta hasta que consigamos lo que nos prometieron».

Más

Fotos

Vídeos