La huelga de examinadores de tráfico se salda con 3.000 alumnos afectados en Gipuzkoa

Una alumna durante una práctica de conducir./M. CECILIO
Una alumna durante una práctica de conducir. / M. CECILIO

En el conjunto de España se han aplazado en estos seis meses 219.000 pruebas prácticas, según el balance oficial de la DGT

IGNACIO VILLAMERIELSan Sebastián

Los seis meses de huelga de examinadores de Tráfico se han saldado con el aplazamiento de 219.000 pruebas prácticas de conducir en el conjunto de España, según los datos difundidos por la Dirección General de Tráfico (DGT). En Gipuzkoa, unos 3.000 alumnos no han podido hacer el examen práctico de conducir en el día previsto y al menos dos autoescuelas se han visto abocadas a echar el cierre por este paro y varias más han entrado en ERE.

Según el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, una vez que la huelga se desconvocó el pasado día 13 «la idea es volver a la normalidad lo antes posible, de modo que los ciudadanos que necesiten o quieran obtener el permiso de conducción puedan hacerlo sin problema y que las empresas del sector de las autoescuelas puedan ejercer su actividad sin circunstancias externas que lo alteren».

Por ello, además del incremento de la plantilla, Tráfico ha adoptado medidas para reducir lo antes posible la bolsa de exámenes prácticos aplazados por la huelga. Entre ellas, la figura de los examinadores itinerantes, que en Gipuzkoa son de sobra conocidos porque la mitad de los 7 examinadores que hay actualmente en el territorio corresponden a esta modalidad. Se trata de evaluadores que se desplazan de sus jefaturas habituales a aquellas donde existe una mayor necesidad. Lo que Tráfico sopesa ahora es la posibilidad de que realicen horas extras para lograr desatascar cuanto antes el tapón de alumnos sin examen, algo que las autoesculas guipuzcoanas verían con buenos ojos, según han manifestado en repetidas ocasiones.

Por su parte, desde el colectivo de examinadores, Asextra, siguen a la gresca con la DGT y han lanzado un duro comunicado en el que afirman que la mayoría de datos de la Dirección de Tráfico son «mentira». «Es una sarta inexplicable de falsedades de un organismo público, que antaño tenía cierta credibilidad por las altas responsabilidades que tiene encomendadas, aunque ahora se ha convertido en un organismo de ciencia ficción en el que nada es lo que parece y en el que debajo de las alfombras se acumula mucho polvo y no hay nadie dispuesto a limpiarlo», denuncia Asextra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos