La huelga de examinadores se cobra el primer cierre de una autoescuela en Gipuzkoa

La huelga de examinadores se cobra el primer cierre de una autoescuela en Gipuzkoa

El número de alumnos sin examinarse supera los 2.500, mientras que los evaluadores amenazan con prolongar los paros hasta final de año

IGNACIO VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

La huelga de examinadores de tráfico que se inició el pasado mes de junio está poniendo en jaque la capacidad de aguante de las autoescuelas guipuzcoanas. Una prueba de fuego que no todas ellas están resistiendo y que tendrá consecuencias «fatales» para aquellas que lo consigan, según el presidente de la Asociación de Autoescuelas de Gipuzkoa, Josean Bengoetxea. «De hecho, estos paros se han cobrado ya el primer cierre y al menos dos autoescuelas más han pedido un ERE», confesó ayer Bengoetxea a este periódico.

«Nuestra situación es crítica», abundó, «un centro de educación vial del centro de San Sebastián ya ha echado el cierre y dos más han entrado en expediente de regulación de empleo para que Lanbide les ayude a costear el gasto por cada trabajador, ya que se trata de empresas grandes con varios empleados», señaló Bengoetxea.

Pero no acaban ahí los problemas. «En Irun, Errenteria y Donostia ya se han puesto varias autoescuelas en alquiler o venta, y las más consolidadas tampoco se libran de perder dinero o de pedir créditos a los bancos para hacer frente a los gastos derivados de abrir el negocio cada día, que no son pocos», se lamenta el presidente guipuzcoano, que también es propietario de la autoescuela Bengoetxea. «Todos lo estamos pasando mal», reconoce. Y añade que confía en que «ojalá los examinadores consigan algo de lo que reclaman porque si no me veo el próximo verano con el mismo problema».

Bengoetxea recuerda que también los evaluadores dejan de ganar unos 60 euros por cada jornada de huelga que secundan, «y si ponen fin a esta huelga sin conseguir nada de lo que reclaman, se pueden quedar con una herida abierta que a la postre puede generar en el futuro el mismo atasco que ahora, o incluso uno mayor».

Por eso mismo, el presidente de las autoescuelas guipuzcoanas lamenta que no haya ninguna negociación por parte del Ejecutivo con la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra). «Al Gobierno este tema se la trae al pairo. Si no hicieron nada para solucionarlo en pleno verano, cuando más presión pudimos hacer todos, no lo van a hacer ahora. Están centrados en lo de Cataluña y pensarán que los examinadores ya se cansarán», considera. «Pero si han llegado hasta aquí, no creo que desconvoquen la huelga sin haber conseguido nada, así que a ver cómo se soluciona este problemón».

«Seguiremos en huelga»

Por otro lado, uno de los siete examinadores que actualmente hay en el territorio, Sergio Bilbao Garay, confirmó ayer los temores de Bengoetxea y del resto de propietarios de autoescuelas. «Seguiremos en huelga hasta conseguir lo que nos prometieron en su día y, llegados hasta aquí, no vamos a desconvocarla sin haber conseguido nada». Bilbao Garay aseguró que los siete evaluadores guipuzcoanos secundan los paros que desde junio se están llevando a cabo los lunes, martes y miércoles y que ya han dejado sin examen práctico a más 2.500 alumnos en el territorio. En el resto del Estado, el seguimiento de la huelga se sitúa en torno al 70% y ha cancelado más de 130.000 pruebas prácticas de conducir.

«Estos paros tendrán consecuencias fatales para los negocios que consigan sobrevivir» Josean Bengoetxea Pte. Autoescuelas de Gipuzkoa

El comité de huelga de la Asociación de Examinadores de Tráfico amenaza con continuar los paros hasta concluir el año si la DGT no atiende a sus peticiones, además de exigir la dimisión de su director general, Gregorio Serrano, así como de su equipo asesor, por la «falta de soluciones» y por su «gestión pésima». Este anuncio se produce tras recibir la respuesta por parte de la DGT a la carta que hace dos semanas envió el colectivo, en la que formulaban nuevas propuestas para solucionar el conflicto, y que Tráfico ha rechazado.

En primer lugar, Asextra reclamaba en su carta un aumento de sueldo equivalente al incremento del complemento específico que inicialmente exigían (de 250 euros mensuales). Sin embargo, en el escrito de la Dirección General de Tráfico, el organismo reitera que no tiene competencias para incrementar el sueldo a ningún colectivo y que esas competencias le corresponden al Congreso cuando aprueba la Ley de Presupuestos.

Según explica Bilbao Garay, los paros continuarían con la misma fórmula que se ha estado llevando a cabo desde julio (huelga todos los lunes, martes y miércoles), y se registrará, «posiblemente esta semana», la convocatoria de huelga para noviembre. Aunque el comité de huelga de Asextra ya ha votado que, en caso de persistir la «inacción» por parte de la DGT, extenderían los paros hasta fin de año.

Fotos

Vídeos