«Los jóvenes de ahora son más creativos, pero les falta pensamiento crítico»

Guibert, ante las emblemáticas torres del campus de Deusto en San Sebastián.
Guibert, ante las emblemáticas torres del campus de Deusto en San Sebastián. / SARA SANTOS

El rector de Deusto, José María Guibert, acaba de renovar su cargo y una de sus preocupaciones es que la universidad esté pendiente de las demandas de la sociedad

TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

El azkoitiarra José María Guibert ha renovado por tres años su cargo de rector de la Universidad de Deusto. Gran conocedor del campus de Gipuzkoa, donde este jesuita fue vicerrector de 2003 a 2008, aboga por una formación que siga el espíritu ignaciano de «ayudar».

- Ha estado al frente del rectorado de la Universidad de Deusto durante cuatro años y ahora ha renovado para otros tres. ¿Está cumpliendo los objetivos que se había fijado?

- Los objetivos los establece el consejo de gobierno. El plan estratégico que está ahora en marcha alcanza hasta el año que viene y el siguiente será hasta 2022. Para diseñar el actual, tomamos los temas fundamentales de la Ley de la Universidad y profundizamos en ellos, tanto en el tema de personas como en la organización. Lo llamamos 'Personas para la misión' y uno de sus ejes se centra en la carrera académica del profesorado, del personal de investigación, del de administración y servicios. Estamos rehaciendo con más perspectiva las carreras y la progresión de los profesores desde la categoría de ayudante a encargado, titular y catedrático. También hemos hecho un plan de desarrollo del investigador, cuya figura hasta ahora no existía. Ahora también nos estamos centrando en el desarrollo de las personas que trabajan con nosotros, más allá de lo legal y administrativo. Nos interesa que crezcan, participen y se impliquen. Debemos saber qué quieren.

«Los alumnos quieren resultados muy rápido y son más creativos, pero falta pensamiento crítico»

«En Deusto, lo religioso se traduce en lo social, lo educativo y lo humano; en atención y valores»

«En nuestra agenda para el futuro está la opción de hacer grados en inglés y la formación dual»

«La formación continua es una necesidad de los profesionales, y nosotros nos volcamos en ella»

- Ese desarrollo se ha reflejado, entre otros aspectos, en la creación de nuevos grados.

- Sí. En el caso del campus de Gipuzkoa, a partir de 2013 se han implantado Educación Primaria y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte; los doble grados de Ciencias de la Actividad Física y Deporte más Educación Primaria, Derecho más Comunicación y Educación Social y Trabajo Social; y por último los títulos propios asociados a grado Internacional Management Skills y Digital Business Skills, que comienza este año. En la última década la oferta ha crecido y se ha consolidado, como ADE más Ingeniería Informática, que es una carrera con tasa cero de paro según las últimas encuestas. Ha sido un esfuerzo importante.

- ¿Cómo son los alumnos que acuden a Deusto?

- Quieren las cosas, los resultados muy rápido, y son más creativos que los de mi generación. En cambio son menos abstractos y creo que es ahí donde debemos incidir, trabajar las competencias que desarrollan el pensamiento crítico y la argumentación; en definitiva que aprendan a usar la razón de una forma más amplia y a ahondar en competencias como la comunicación, el razonamiento ético, la capacidad de diálogo intercultural, gestión del tiempo... Son elementos que ahora se buscan más allá de los conocimientos. Además, a la hora de contratar, los empresarios buscan honestidad y ética.

- ¿Qué aporta Deusto a la educación de un joven para que sus padres paguen una universidad privada en lugar de una pública, con el desembolso económico que supone?

- Aquí nos dedicamos a los estudiantes y no quiero decir que otros no. El enfoque está claramente puesto en ellos. Uno de los verbos que más definió la espiritualidad ignaciana es la palabra ayudar. Cuatrocientos años después ese talante sigue y lo aplicamos a apoyar al alumno a través de tutorías, con una atención más personalizada.

- Los últimos ranking reflejan una mejora integral como universidad.

- Nosotros nos fijamos en ellos, no para quedar bien, sino porque nos ayudan a mejorar la gestión, supone tener datos y saber qué pasa en la universidad. Ahora estamos siguiendo unos ochocientos indicadores. Por ejemplo, en el U-Multirank de la Comunidad Europea hace dos años nos dieron la máxima calificación en 5 indicadores de 31, el año pasado en 7 y en este en 10. En el presentado recientemente, realizado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigación Económic, en el rendimiento docente estamos en primer lugar... Además, el Gobierno español nos ha aprobado de manera definitiva como campus de excelencia internacional.

- ¿Y qué acciones van a acometer en el futuro para mantener estos buenos resultados en los ranking?

- Lo que sucede en una universidad no se decide de un año para otro. Siempre digo a mi equipo rectoral, que de lo que hacemos ahora bien, una parte importante es por el trabajo del equipo anterior realizado hace cinco o diez años, y lo que decidamos ahora tendrá repercusión en 2025. En la agenda, por ejemplo, tenemos que estudiar la posibilidad de hacer grados en inglés y la formación dual.

- Que es un tema de plena actualidad en el campo de la educación universitaria.

- Sí. El Gobierno Vasco tiene un plan muy ambicioso con las universidades y Confebask. En Alemania y Francia está plenamente integrada e incluso legislada, y aquí estamos muy lejos todavía. Nosotros tenemos una larga tradición de relaciones con las empresas, pero todavía tenemos que acercarnos más. El curso pasado 2.755 estudiantes realizaron prácticas en 1.506 empresas con un total de 996.822 horas, tanto de grado como máster. Además, hay 80 empresas, fundaciones y asociaciones que apoyan económicamente iniciativas de la Universidad de Deusto. Hace dos años creamos el vicerrectorado de Emprendimiento y Formación Continua. También creo que hay que cambiar algunas dinámicas, los grados son estudios a largo plazo pero cada vez se deben crear más cursos cortos que cubran las necesidades de la sociedad. Si en una sociedad no se estudia, no hay que hacerlo porque vive de tópicos antiguos, pero cuanto más formada, más necesidad de reciclaje. La formación continua es una necesidad de los profesionales y nosotros nos estamos volcando en ello. También en el emprendimiento.

Investigación

- También le han dado un impulso a la investigación.

- Hace diez años publicábamos unos 30 artículos y ahora estamos en los 200. En cuanto a los equipos de excelencia reconocidos por el Gobierno Vasco tenemos 12 de categoría A, cuando hasta hace poco solo eran 5. Además estamos apoyando a otros que tienen categoría C y B para que dentro de dos años asciendan a la siguiente. Hay que reconocer el trabajo que ha hecho Cristina Iturrioz, que durante cuatro años ha sido vicerrectora de Investigación y Transferencia en Donostia. Destinamos la mitad de los ingresos que proceden del Ejecutivo vasco a la investigación y así los equipos tienen medios para viajar, para ir a congresos, tener becarios, para poder dejar de impartir algunas horas de clase y dedicarse a la investigación.

- ¿Al ser una universidad religiosa deben implicarse de una manera especial con la sociedad?

- Tenemos dentro de nuestro plan estratégico el proyecto Responsabilidad Social Universitaria (RSU) que trabaja temas de igualdad, inclusión, accesibilidad, cooperación, salud, justicia y medio ambiente, es decir ponemos el acento en el servicio y el compromiso. Voy a poner un ejemplo, el envejecimiento y las personas mayores: tenemos ocho equipos de distintas áreas como psicología, empresa, ingeniería, ocio, bussines...

- ¿El alumno viene porque es una universidad religiosa o porque es más fácil entrar que en la pública?

- Habrá de todo. En Deusto, lo religioso se traduce en lo social, en lo educativo, en lo humano. Lo religioso tiene una doble dimensión: el hecho religioso y pastoral y la concepción humanista de trabajar con la gente y ayudar. Hace unos años hicimos una encuesta telefónica y en las respuestas se destacaba la calidad de enseñanza, los valores, la atención al estudiante, la capacidad de empleo y la internacionalización, aunque molestaba el precio. Al final lo importante es que los jóvenes que vienen aquí estén a gusto trabajando. Buscando que parte de nuestra identidad sean los valores, la ayuda al estudiante y generar trabajos comunes. ¿Que vienen porque al salir de aquí encuentran empleo?... Cuando comenzó la primera universidad jesuítica en Roma hace más de cuatro siglos, Fernando Ledesma ya fijó las razones por las que debíamos tener una universidad. Estaba la dimensión 'humanitas', que es saber razonar; 'utilitas', porque se aprende para la vida; 'iustitia' porque atiende los temas de la sociedad y el gobierno justo; y por último 'fides', saber razonar el hecho religioso en la sociedad. Esas cuatro palabras siguen totalmente vigentes.

Más

Fotos

Vídeos