HABE y Lanbide facilitarán clases de euskera gratuitas a unos 400 parados

Borja Belandia, Beatriz Artolazabal, Bingen Zupiria y Jokin Azkue, tras sellar el acuerdo entre las dos instituciones. / MICHELENA

El acuerdo entre ambas entidades busca mejorar las posibilidades de encontrar trabajo en aquellos sectores en los que el conocimiento del euskera está más valorado

N. AZURMENDISAN SEBASTIÁN.

Los más de cien euskaltegis públicos y privados de la CAV que tienen convenio con HABE, en plena campaña de matriculación, están registrando estos días las inscripciones de nuevos alumnos, que se acercan al aprendizaje del euskera por motivos diversos. Para muchos, una razón de peso será mejorar la capacitación lingüística con vistas a encontrar trabajo.

Esa relación entre el conocimiento del euskera y la empleabilidad está también en el origen del proyecto piloto puesto en marcha por Lanbide y HABE, que ofrecerá a unas 400 personas desempleadas la posibilidad de matricularse en un euskaltegi sin asumir ningún coste. Ese es más o menos el cupo de demandantes de empleo que podrán beneficiarse en el curso 2017-2018 de una iniciativa que cuenta con un presupuesto de 200.000 euros y que, pese a estar vigente inicialmente hasta junio de 2018, podría prorrogarse hasta un máximo de cuatro años.

Sectores preferentes

El nuevo programa está sobre todo orientado a quienes estén realizando algún curso de Lanbide

En la presentación del acuerdo, la consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, y el consejero de Cultura y Política Lingüística, Bingen Zupiria -que comparecieron acompañados de los directores de Lanbide y HABE, Borja Belandia y Jokin Azkue, respectivamente-, desvincularon el proyecto de otras iniciativas tendentes a avanzar en la gratuidad del aprendizaje del euskera que tiene en marcha el Gobierno Vasco. Tampoco guarda relación con las líneas específicas de ayuda a personas desempleadas que proponen otras instituciones.

En este caso, como precisó la consejera Artolazabal, «no se trata tanto de aprender euskera como de mejorar la empleabilidad de las personas inscritas en Lanbide», que ha detectado «un incremento de demanda de servicios bilingües en familias profesionales relacionadas con la atención al público dentro del sector servicios».

La demanda es «especialmente notoria en las zonas con mayor porcentaje de vascohablantes», y contrasta con la discreta capacitación lingüística media de los demandantes de empleo susceptibles de ocupar esos puestos, lo que merma sus posibilidades de ser contratados. Por lo tanto, «estos cursos de capacitación lingüística permitirán que las personas participantes puedan mejorar su inserción laboral en las empresas que dirigen su actividad a la población bilingüe de Euskadi» y, en consecuencia, valoran el conocimiento del euskera.

El programa, que encaja el propósito general de «continuar ofreciendo facilidades para aprender euskera» que recordó Bingen Zupiria, es una propuesta formativa complementaria o paralela, puesto que está dirigida a las personas que, además de estar inscritas en Lanbide, están participando en alguno de sus cursos o «acciones cualificantes dirigidas a la obtención de certificados de profesionalidad». También podrán participar en quienes hayan obtenido dicho certificado en las convocatorias de 2014, 2015 y 2016.

Antes del 16 de octubre

Con anterioridad, HABE ya había puesto en marcha acciones orientadas a mejorar el conocimiento del euskera entre quienes buscaban empleo en la hostelería, el comercio o los servicios sociales, creando grupos integrados por personas del mismo sector.

Dado que la experiencia, como admitió el director de HABE, Jokin Azkue, proporcionó resultados mejorables, en esa ocasión se ha optado por una mecánica diferente, integrando a los participantes en la nueva iniciativa en los grupos ordinarios que se formen en los euskaltegis. Podrán apuntarse en cualquiera de los 103 euskaltegis conveniados con HABE, seleccionando el que más les convenga, y cursar cualquier nivel, desde el más básico (A1), al más elevado (C2).

Los seleccionados pueden estudiar en el euskaltegi que más les convenga, sin tener que pagar matrícula

Las experiencias precedentes inducen a pensar que los niveles más demandados serán el A1 y el A2. En el caso del nivel A1, deberán asistir a un curso de al menos 125 horas lectivas. La carga lectiva mínima en el resto de los niveles será de 165 horas. En el caso de quienes estén participando en algún curso de Lanbide, la formación en euskera se realizará de manera paralela, sin restar horas lectivas al curso.

Lo que deben hacer los interesados en participar en estos 'cursos de capacitación lingüística' es presentar la solicitud en los centros de Lanbide antes del 16 de octubre. El Servicio Vasco de Empleo comprobará, respetando el orden de inscripción, que la persona demandante cumple los requisitos establecidos y, si es admitida, se le facilitará una ficha de matriculación expedida y validada por Lanbide que deberá presentar en el euskaltegi elegido, de manera que formalizará la matrícula sin pagar la tasa correspondiente.

En caso de que la dotación económica prevista no alcance a cubrir toda la demanda, tendrán preferencia los candidatos relacionados con los sectores en los que «la capacitación lingüística en euskera tenga mayor incidencia a la hora de mejorar la empleabilidad».

Fotos

Vídeos