Gureak es ya la segunda empresa con más personal de Gipuzkoa, con 5.664 trabajadores

Presentación del informe anual de Gureak. /Unanue
Presentación del informe anual de Gureak. / Unanue

Invierte 1,4 millones en adaptar puestos de trabajo a las capacidades de la plantilla, un 83% con alguna discapacidad

Amaia Chico
AMAIA CHICO

Gureak va a dedicar 2018 a «digerir» y «estabilizar» un crecimiento que le ha convertido en la segunda empresa de Gipuzkoa en cuanto a volumen de personal. Los 527 empleos que sumó el pasado año elevan su plantilla a 5.664 personas, casi la totalidad en las diferentes instalaciones y divisiones que tiene en el territorio, y que año tras año sigue ampliando a la vista de un negocio multidisciplinar sustentado en un equipo humano que en el 82% de los casos tiene alguna discapacidad intelectual, física, mental o sensorial.

La memoria de actividad de 2017 refleja un año más que el objetivo de Gureak «de generar y gestionar oportunidades laborales estables adaptadas a las personas con discapacidad, prioritariamente a las que presentan mayores necesidades de apoyo», sigue una evolución ascendente e imparable desde hace 40 años, y «plantea el reto» de hacerla «sostenible» en el tiempo. El presidente de Gureak, Iñaki Alkorta, ha explicado los grandes números y objetivos que el grupo se plantea en el corto y medio plazo para gestionar «una oferta que se basa en una atención personalizada y adaptada a las necesidades de cada persona», y que llegados a este punto «pone a prueba» incluso la propia capacidad de sus instalaciones, que ya están pensando en ampliar, tanto en la planta central de Goyeneche en San Sebastián como en un nuevo comedor en Hernani, y otros proyectos en Bergara o Usurbil.

La división industrial de Gureak, que presta servicios en el sector de la automoción o el eólico, sigue siendo el «motor» de una empresa que desarrolla además actividad en el área de los servicios o el marketing. El pasado año obtuvo un beneficio de 7,6 millones de euros, a los que si se añaden los 7,2 destinados a amortización, explica el director general Iñigo Oyarzabal, les permitió «cerrar el ejercicio con un cash-flow de 14,8 millones». Un margen que se reinvierte casi en su totalidad en terrenos, maquinaria y equipamientos en «una clara apuesta de futuro». En 2017, la inversión alcanzó los 13,4 millones.

Además, remarcó Oyarzabal, Gureak continúa con un nivel de autofinanciación superior al 80%, lo que «nos hace ser ahora referentes» para otras empresas de este tipo del resto de Europa, que se sitúan en niveles del 50% y ahora vienen «a visitarnos» cuando «antes éramos nosotros los que nos fijábamos en ellos». El 20% restante se obtiene a través de subvenciones públicas, 44,4 millones el pasado año. «Pero también en este punto hay que remarcar que Gureak no cuesta dinero a la sociedad guipuzcoana, porque revierte a través del pago de impuestos directos más de lo que recibe, el pasado año 46 millones», añadió su presidente.

Para llegar a estos números, Gureak invirtió el pasado año 1,4 millones de euros y 160.000 horas de formación para adaptar puestos de trabajo y formar a esa ingente plantilla de trabajadores, para los que desde el Área Gureak Itinerary, se diseñan los itinerarios laborales para permitir su desarrollo en función de sus capacidades. «Realizamos una labor de adaptación de los entornos y de los procesos, y formamos y apoyamos la empleabilidad» de todos los perfiles con múltiples programas como la formación dual, ha explicado Ainhoa Askasibar, responsable de este área. Una formación que por ejemplo el pasado año permitió que 54 personas con alguna discapacidad fueran contratadas en empresas «del entorno ordinario».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos