El Guinness de Eibar ya es oficial

Vestidas de diferentes colores, las 2.500 personas formaron una imagen de récord. / FÉLIX MORQUECHO
Vestidas de diferentes colores, las 2.500 personas formaron una imagen de récord. / FÉLIX MORQUECHO

La firma de los récords confirma el logro mundial de las 2.500 personas que 'lanzaron' el plan del euskera

FÉLIX MORQUECHO EIBAR.

La vena romántica podría hacer pensar que cuando alguien intenta batir un récord Guinness aparece un señor inglés con su libreta, notario de gestas imposibles. Pero en los tiempos de la tecnología eso no es así y por eso Eibar ha tenido que esperar más de dos meses para confirmar que sí, que el 22 de junio logró batir la marca. La organización de Eibarren Akebai hizo pública ayer la respuesta de Guinness World Records confirmando la marca.

'Largest transforming human image' (la mayor imagen humana con transformación) es la categoría en la que Eibar entra en la lista de récords. La plataforma que desarrolla el plan estratégico de euskera se planteó una campanada para su puesta en marcha y así marcó el reto de reunir a 2.500 personas en la plaza de Unzaga. La iniciativa resultó todo un éxito al convocar esa cantidad de gente con la colaboración de 90 colectivos locales.

La anterior marca la tenía Dubai con 2.223, pero no bastaba con juntar a 2.500 personas. Todas ellas debían confeccionar un mosaico que en un momento determinado debía tener un transformación. Tal y como recoge la comunicación de Guinness World Records, la ciudadanía de Eibar dio vida a una flor que representaba a las asociaciones que trabajan en conjunto para promover el euskera. La jornada se vivió en ambiente festivo y los momentos en los que se desarrolló el movimiento llenaron de emoción a los 2.500 participantes.

«Se merecía el récord»

Sin señor inglés, la forma de hacer oficial el récord viene dada por las evidencias que exige Guinness. Para ello fue necesario desplegar una cámara colgada de un cable sobre la plaza, aportar fotografías y vídeos o controlar las entradas con cronometradores y testigos externo. Todo eso requirió la colaboración de un centenar de voluntarios que hicieron que todo saliese a la perfección. En un momento una de las participantes sufrió un mareo y las asistencias tuvieron que acceder a la zona acotada, pero esa incidencia finalmente no tuvo efecto en la resolución.

«Lo más importante para nosotros era lo que ocurrió el 22 de junio. Nuestro reto estaba bien definido y lo conseguimos. Pero al mismo tiempo creemos que todo ese trabajo se merecía el récord y teníamos la esperanza de que la respuesta fuera positiva», señalaba ayer Idoia Argoitia desde la organización. Eibarren Akebai es la plataforma que desarrolla el plan estratégico de euskera hasta el año 2025. Con el récord Guinness se trató de plantear un reto y llamar la atención sobre una iniciativa que busca promover el uso de la lengua vasca sobre todo entre la población más joven. Los organizadores destacaron la implicación social conseguida al afrontar el reto y ahora la certificación de la marca supone un respaldo añadido.

Tras la comunicación oficial solo cabe esperar que llegue a Eibar el certificado que acredita el récord. Eso no compromete que esta marca tenga que aparecer en el famoso libro Guinness, pero sí que la publicación está ya presente en su web. Como celebración, este viernes a las 20.30 la misma plaza de Unzaga acogerá una proyección de vídeos y fotografías para recordar una jornada histórica.

Fotos

Vídeos